Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID MARTES 24 s 6 s 2008 ABC Se reduce el número de alumnos que aprueba la Selectividad, pero aun así lo hace el 86 I. VIANA G. D. OLMO MADRID. El porcentaje de alumnos que superaron los exámenes de Selectividad en las universidades madrileñas descendió ligeramente con respecto al año anterior. Del 88,43 de 2007 se ha pasado en este 2008 a un 85,95 datos, en cualquier caso, óptimos para los responsables educativos. José Luis Lázaro, vicerrector de Docencia y Estudiantes de la Universidad de Alcalá, presentó ayer en el campus los resultados de este año y se mostró satisfecho con ellos: Ha habido una ligera reducción en el número de aprobados que el año pasado, pero es que venimos de tres años consecutivos de incremento de aprobados Las estadísticas vuelven a demostrar, un año más, que el coco de la selectividad, que atormenta a los estudiantes que han de enfrentarse a él, no es tan temible como lo perciben los examinados. Cuatro de cada cinco superan la prueba. Un total de 22.300 se presentaron a las Pruebas de Acceso a la Universidad y 19.167 aprobaron. Los alumnos que lograron el apto en mayor proporción, un 95,51 fueron los que cursaron el Bachillerato en la modalidad de Ciencias de la Salud Científico- Tecnológica. En el otro extremo se sitúa la opción de Ciencias Sociales, de cuyos alumnos sólo aprobó un 79,98 Por sexos, de los chicos aprobó un 86,55 un porcentaje mínimamente superior al de las chicas, de las que alcanzaron el grado de aptitud un 85,49 Este viernes se abre el plazo para que los aprobados en junio soliciten carrera. TENDENCIAS Rafael Puyol Fundación Instituto de Empresa CRECEMOS os costó rebasar la mítica barrera de los 40 millones pero después aceleramos el paso hacia el horizonte, no muy lejano, de los 50. A 1 de enero del 2008, las cifras del Padrón que acaba de salir sitúan nuestra población en casi 46,1 millones, es decir, 900.000 personas más que el año pasado. No somos todavía una potencia demográfica, pero crecemos más que nadie en Europa. Y como en años anteriores esa añadidura es protagonizada sobre todo por los extranjeros (81 Los españoles hemos entrado en una languidez poblacional provocada por una fecundidad raquítica que no permite renovar las generaciones. Además de otras consecuencias benéficas, la inmigración, que ahora nos preocupa tanto, ha permitido alejar de nosotros la sombra alargada del estancamiento poblacional. Ya tenemos 5,2 millones de extranjeros empadronados, que, sin duda, son más debido a la presencia de un volumen de irregulares difícil de cuantificar. La inmigración sigue viniendo del Norte de África y de la otra orilla del Atlántico, pero cada vez tenemos más ciudadanos comunitarios debido al crecimiento de la colonia rumana, que se ha convertido en la nacionalidad más representada. Ese cuadro de natalidad anoréxica e inmigración progresiva se completa con el tercer pivote sobre el que gira nuestro modelo demográfico: un envejecimiento creciente y esperanzador, pero preocupante por sus consecuencias a medio plazo. En 2008 las personas de 65 años y más rebasan los 7,6 millones y los octogenarios los 2 millones. En términos cuantitativos la población española tiene nombre de mujer. En la población total hay más hembras que hombres, cuya presencia merma según escalamos los tramos superiores de la pirámide de edades. Con 50 años los sexos están equiparados, pero con 80 hay sólo 68 hombres por cada 100 mujeres. La estructura por edades no cumple los fundamentos de la Ley de Igualdad. Más población, poca natalidad, más extranjeros, más mujeres, más viejos: he ahí los ingredientes de un menú demográfico que se está haciendo crónico. N