Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 24 s 6 s 2008 INTERNACIONAL 35 Florentino Portero Los laboristas israelíes votan mañana la moción para disolver el Parlamento El primer ministro israelí amenaza con echar a sus ministros de ese partido, que pretenden provocar una cuestión de confianza y el adelanto de elecciones LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Para la prensa de Tel Aviv se trata de una inmensa batalla de egos Pero en el ámbito de la desacreditada política israelí, mañana podría escribirse el principio del fin de la coalición de Gobierno de Ehud Olmert, que ha amenazado por escrito a sus ministros laboristas con echarles del Gabinete si el miércoles cumplen su decisión de votar a favor de una moción para disolver el Parlamento. Espoleados por su jefe de filas y titular de Defensa, Ehud Barak, los diputados del principal socio en el Ejecutivo acordaban ayer decir sí a esta moción presentada por el conservador Silvan Shalom, del opositor Likud. Una iniciativa que- -salvo muchas sorpresas- -no prosperará por falta de apoyos, aunque la posterior expulsión en bloque de los siete ministros laboristas precipitaría, según todas las lecturas, el inicio de una cuestión de confianza y la convocatoria de elecciones anticipadas... que podrían celebrarse en noviembre. Debo decirte que, en mi opinión, tu partido está llevando a cabo una estrategia errónea que, desafortunadamente, conducirá al fin de nuestra asociación es parte del texto hecho público por el rotativo Yedioth Ahronoth que Olmert remitió de su puño y letra el domingo a un ministro laborista, no identificado, durante la reunión semanal del Gobierno. Bajo mi punto de vista- -añade la nota- votar a favor de elecciones anticipadas podría ser, en efecto, una moción de no confianza personal contra el primer ministro. Es legítimo para quienes lo piensen así, pero votar eso no permitirá a un ministro continuar siendo miembro del Gabinete Pero lejos de dejarse intimidar por los avisos de Olmert, la mayoría de los 19 parlamentarios laboristas optaban por secundar el lunes por la tarde la disciplina a favor de la moción impuesta por Ehud Barak. Estás hundiendo el Gobierno tú solo, y al final vas a encontrarte en minoría en el Parlamento con una moción de no confianza era la respuesta desafiante, también por escrito, que uno de ellos hacía llegar al primer ministro, para quien con sus notas ahora reveladas, el primer ministro ha firmado su suicidio, y la tumba colectiva de su partido, Kadima La posición de los laboristas llegaba nítida, aunque entre profundas disensiones y las acusaciones de que, también Barak, ha optado por una vía suicida Barak ha convertido el partido en su propio negocio. No puede ser que sólo valgan sus designios en un voto tan significativo como éste. Barak ha hecho todo lo que estaba en su mano por causar una división en el partido eran los reproches lanzados por el diputado Yoram Marciano, uno de los cinco que se opuso a la disciplina, y a quien ayer se escuchó gritar de indignación tras la puerta en la que los laboristas estaban reunidos. Si hay elecciones anticipadas, las encuestas prevén que bajen hasta los 12 escaños. Barak rehusó dejar solo a Olmert tras el desastre de la guerra con el Líbano y el informe posterior de la Comisión Winograd, y si ahora su rebelión se debe al último caso de corrupción que acosa al primer ministro- -envuelto en un oscuro caso de soborno- todos saben que el único beneficiado será Benjamín Netanyahu, el líder del Likud, al que los sondeos dan repetidamente como vencedor de unos comicios. El primer ministro ha sido investigado en al menos cinco casos de corrupción aunque nunca ha sido llevado ante la justicia. En relación al último, Olmert ha negado haber cometido delito alguno. EL TIEMPO JUEGA A FAVOR DE IRÁN uando todavía estábamos inmersos en la lectura de los análisis sobre las últimas maniobras militares israelíes, con más de cien cazas en el aire junto con aviones nodriza en un ensayo de lo que sería un ataque a las instalaciones nucleares iraníes, recibimos la buena nueva de la aplicación de sanciones económicas por parte de la Unión Europea. Hay que agotar todas las vías antes de hacer uso de la fuerza, y en eso estamos. No sólo el Consejo de Seguridad tiene que aprobar sanciones que dobleguen a los iraníes, cualquier estado puede hacerlo a título particular y esa será una inversión en paz. Sin embargo, los propios diplomáticos europeos son escépticos sobre su eficacia. Las sanciones llegan tarde y no son suficientemente coercitivas. Irán ya está cerca de lograr su objetivo y no es previsible que ceda a estas alturas. Israel hace pública demostración de músculo, pero su capacidad de destrozar las instalaciones nucleares iraníes es limitada. De ahí que se esfuerce por convencer a Estados Unidos de que debe atacar desde sus poderosos grupos aeronavales y desde su base en Guam, donde se encuentran los superbombarderos. Pero Bush está atrapado. A pesar de toda la retórica, de todas las amenazas vertidas, la última Estimación de la CIA considera que aún hay tiempo, que no urge un ataque. Sólo ellos lo afirman, aunque los israelíes señalan que el problema no es cuándo Irán dispone de la bomba sino cuándo accede a la tecnología y el conocimiento. Pero no importa. El presidente Bush está atrapado y la mayoría demócrata está dispuesta a convivir con un Irán nuclear. Los israelíes dudan si esperar a McCain o atacar antes. Cuanto más tarde peor, no sólo por lo avanzado del programa nuclear sino por la llegada del sistema de defensa antiaérea- -radar más misiles- -vendido por Rusia para proteger a su aliado. Por otro lado, el momento político es nefasto, con un presidente del Gobierno a punto de dimitir por un escándalo financiero. El tiempo juega a favor de Irán. C Netanyahu, el beneficiado Estrategia errónea Vía suicida REUTERS El Ejército toma las calles de Trípoli para poner fin a las luchas partidistas Las fuerzas de seguridad libanesas (en la foto) tomaron ayer las calles de Trípoli para poner fin a las luchas en las que murieron al menos seis personas. Sobre todo en los barrios de Bab el Tebaneh y Yabal Mohsen se habían desarrollado intensos combates entre seguidores de la mayoría parlamentaria y de la oposición. El Ejército y la Policía advirtieron que harían callar las armas de todas las facciones y que volverían el orden y la ley.