Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 24- -6- -2008 Berlusconi pide que los divorciados casados por segunda vez puedan comulgar 33 Sarkozy apoya a Israel frente a Teherán, pero reclama el fin de las colonias El presidente francés insiste en que se requiere ya una respuesta decisiva LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Nicolás Sarkozy arrancó ayer los encendidos aplausos del Parlamento de Israel al repetir hasta la extenuación lo que todos ansiaban oír del nuevo gran amigo francés: que Francia estará al lado de Israel Que Francia se interpondrá en el camino de aquellos que piden de manera escandalosa la destrucción de Israel Que un Irán nuclear es intolerable que se requiere ya una respuesta decisiva por parte de la Comunidad Internacional Y que París está determinado a intensificar las sanciones si Teherán no cumple su parte. En medio de una gran expectación en la que era la primera alocución de un presidente francés ante la Knesset desde Mitterrand en 1982, Sarkozy rompió filas con todos sus predecesores al expresar un apoyo total a los israelíes. Francia está lista para proveer sus garantías, lista para movilizar su servicio diplomático, sus recursos, sus soldados. Pueden confiar en Francia insistió, según afirmaría también, ha- Nicolas Sarkozy escucha al primer ministro Ehud Olmert, ayer en el Parlamento israelí blando desde el corazón Y desde el corazón, o al menos desde la valentía, se aventuró también a lanzar al Gobierno anfitrión, -presente en el salón de plenos con el primer ministro, Ehud Olmert a la cabeza- el mensaje de que la seguridad de Israel no funcionará hasta que no haya un Estado Palestino. Y que no será posible si no se frenan los asentamientos. No puede haber paz sin el cese de la colonización reclamó Sarkozy, no puede haber paz si los palestinos no pueden circular o vivir en sus territo- REUTERS rios o sin solucionar el problema de los refugiados o sin el reconocimiento de Jerusalén como capital de dos Estados Por una defensa del Estado palestino en la misma sede, Mitterrand fue despedido con ademanes gélidos. Sarkozy, ayer, con respeto.