Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23- -6- -2008 Tenis s Wimbledon DEPORTES 107 Un asunto serbo- ruso con tintes americanos El torneo femenino está más abierto que nunca, con un abanico de favoritos J. M. C. MADRID. Corren nuevos tiempos en el tenis femenino, tiempos de revolución, de relevo generacional y de niñas al poder, que las que van más allá de 24 parecen unas pobre viejas decrépitas que tienen poco que hacer. Llegan las niñas de 18, 19 o 20 años, a lo sumo, y arrasan las pistas. Hace dos años emergieron las rusas y parece que se había acabado el mundo. De hecho, Elena Dementieva iba pasando rondas en Roland Garros y comentaba en petit comité Qué barbaridad, no paro de eliminar compatriotas y siempre me viene una nueva. Parece que sólo hay rusas en el circuito Bien dicho, parece, porque a la hora de la verdad las que están dominando no son las rusas, que siempre están ahí, sino las serbias, que son pocas pero mandonas. Después de la retirada de Justine Henin, acudieron todas, celosonas rabiosas, a hacerse con el número uno. Por ranking llegó Maria Sharapova, pero le duró un suspiro, el que le dio la arcilla para caer demasiado pronto y aupar a la serbia Ana Ivanovic al número uno. Al final, el asunto se ha reducido en una lucha serbo- rusa, con dos de las primeras, Ivanovic y Jankovic, contra un nutrido grupo de rusas acechando el menor fallo de las serbias: Sharapova, Kuznetsova, Dementieva, Safina, Chakvetadze... De todas ellas, Sharapova es la que tiene más opciones porque en la hierba su buen saque y su repertorio de golpes planos tiene más efectividad ya que la bola le corre a mucha velocidad. El problema de las rusas es que la hierba londinense se ha vuelto más lenta, por lo que la mayor versatilidad de las serbias cobra protagonismo. Y de cualquier forma, hay dos terceras en discordia: la primera es la actual campeona, la estadounidense Venus Williams, que hizo un grandísimo torneo el pasado año, con un tenis de altísima calidad, tenis que, por cierto, no ha vuelto a repetir en toda la temporada. Su hermana, Serena, siempre es una amenaza en esta clase de pistas donde su potencia puede ser fundamental. Con todo, va a ser un torneo más abierto que nunca con posibilidades para casi todas. Las dos hermanas Rafa Nadal descansa tras su primera toma de contacto, ayer, con la hierba de Wimbledon AFP LOS OTROS ASPIRANTES AP REUTERS REUTERS AFP AP Nikolay Davydenko El número cuatro del mundo, alternado con David Ferrer, está realizando una buena temporada, con un juego muy sólido y algunas actuaciones notables. Ha ganado tres torneos este año, Poertschach, Miami y Varsovia, fue finalista en Estoril, donde perdió con Federer, y semifinalista en Dubai, Montecarlo y Doha. Ha llegado a tener momentos de gran tenis, sobre todo en la final de Miami donde ganó a Nadal en dos sets. David Ferrer Ha estado más irregular que de costumbre el alicantino, con subidas, al principio de temporada (buen torneo en Australia) posterior bajada y luego ascenso de nuevo con aceptable papel en Roland Garros. Parece haberle afectado más que a nadie todo el lío de la Davis, pero es un valor sólido. Viene de ganar en Holanda (en hierba) y en Wimbledon puede hacer valer su resto, que es de los mejores del circuito. Andy Roddick A su aire el norteamericano. Acuciado por las lesiones va renqueando según le toque un tipo de superficie o la clase de rival. Con su saque por bandera, ha conseguido ganar en San José y Dubai, siendo semifinalista en Queen s, donde perdió con Nadal. El año pasado se quedó en cuartos de final de Wimbledon, varado en la irregular raqueta de Gasquet. La lentitud de la hierba del torneo londinense ha quitado potencial a su tenis. David Nalbandian Tanto talento disperso en kilos y kilos de hamburguesas y grasas variadas. El mayor talento argentino va y viene en el ranking en función de su físico. A finales del año pasado bajó unos cuantos kilos y su tenis subió como la espuma. Liquidó con facilidad a los tres grandes y, henchido de euforia, se comió tres McDonalds. Resultado: este año sólo ganó en Buenos Aires, pero de su clase y calidad se puede esperar lo mejor. Richard Gasquet El francés viene de no jugar en Roland Garros por una inoportuna lesión, pero está realizando un buen tenis aunque no ande fino en cuanto a resultados (sólo cuarto finalista en Queen s) Su valor añadido viene dado porque se maneja bien en Wimbledon. De hecho el año pasado llegó a semifinales para allí perder con Federer. Tenista capaz de lo mejor y de lo peor, tiende a trazar su curva hacia esto último.