Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 23 s 6 s 2008 ABC ROCK Omega Enrique Morente y Lagartija Nick. Lugar: La Riviera (Madrid) Fecha: 21- VI- 2008. Los problemas con Gaudí son síntoma de que algo va mal en la sociedad española Manuel Borja- Villel s Director del Reina Sofía, firmante del manifiesto en defensa de Gaudí ¿Se ha primado el lucro en todas estas reformas? Omega no es el final JESÚS LILLO Tira de samples Enrique Morente para meter en su flamante aproximación a Picasso campanas de iglesia malagueña y ruido de sables y bombas. Asistido por ordenador, el cantaor sigue añadiendo elementos extraños a la dramatización de unas piezas flamencas que ya con Omega (1996) alcanzaron con la distorsión- -entonces fueron las guitarras de Lagartija Nick; ahora es un tumulto de voces pregrabadas, en la frontera del hip- hop de batalla- -unos estándares de violencia sonora con los que reinterpretar la angustia del tiempo de las vanguardias del XX. Precisa, cuidada al detalle, la reposición de Omega en Madrid no fue, el pasado sábado, un ejercicio de autocomplacencia con el que exponer en vivo una obra de museo sin continuará, enmarcada y estática, sino el punto seguido para explorar, ahora de la mano de Pablo de Málaga la fractura del verso, la libertad del cante y la huida hacia adelante de un artista que ha encontrado en los textos de Picasso el soporte necesario para perder otra vez el norte y las formas musicales. Lástima que al público que llenaba La Riviera- -incómodo, recalentado, sin aire, amasado- -sólo le llegase con nitidez, valga la paradoja, el frenesí guitarrero y las bullas de un Omega que, saturado de señales cruzadas y contrapuestas, pasado de prisa y gravedad, sigue reflejando la angustia de Poeta en Nueva York y las pesadillas de Leonard Cohen. Ni siquiera los fallos del aparato eléctrico del conjunto granadino con el que mide Morente su voz tronante lograron empañar una interpretación que estuvo a la altura del eco generado por su guión discográfico. Peor suerte corrió la presentación de algunos cortes de Pablo de Málaga en el que el cantaor ensaya desarrollos vocales inéditos y de riesgo, como en Compases y silencios y en el que asume la abstracción del texto picassiano para desfigurar su fraseo y desarmar al oyente. No era una sala en la que se jalean los excesos de un grupo de rock el lugar más propicio para apreciar la valentía de un Morente que, ahora sin ruido, a pulmón, parece buscar la continuidad de Omega -dónde si no- -fuera de su propio alfabeto. -El lucro y lo kitsch. Si se entendiera la obra, sería todo más refinado. Las acciones hasta ahora tienen muy poco que ver con Gaudí. Ha habido una importante falta de sensibilidad en la gestión. Gaudí en alerta roja Los directores del Museo Reina Sofía, Fundación Miró, Fundación Tàpies, Fundación Espai Guinovart, Fundación Vila Casas, los presidentes del FAD y del Instituto de Estudios Catalanes denuncian en un manifiesto estos hechos: -El incumplimiento de las mínimas leyes democráticas. -La ejecución de la obra de la Sagrada Familia sin ningún permiso municipal. -El desembolso para construir un templo expiatorio tan alejado hoy en día del pensamiento contemporáneo y con prioridades más urgentes en la ciudad. -La pretensión de una institución religiosa y privada de expropiar la vía pública y una isla del barrio de l Eixample y de detener la construcción de una infraestructura tan importante como el AVE. nal, sino porque ese público es ahora más activo. Hay que reformular el concepto del museo de paseo y de cátedra. Y hay que modificar la falsa dualidad de esos dos públicos. El director del Reina Sofía es uno de los firmantes del manifiesto Gaudí en alerta roja un llamamiento al cese de las depredaciones de sus obras, algunas de ellas en serio peligro MARTÍN ZARAGÜETA BARCELONA. El pasado viernes salía a la luz un manifiesto impulsado desde el FAD (Fomento de las Artes Decorativas) que sacaba de nuevo a la palestra el debate sobre las intervenciones que se llevan a cabo en varias de las obras de Antoni Gaudí en Barcelona. Los firmantes de Gaudí en alerta roja entre los que se encuentra el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja- Villel, reclamaban la toma de decisiones valientes ante las continuas depredaciones que se han hecho en sus creaciones. La discusión en torno a la gestión de dichas obras saca a relucir otro descontento, el de muchos especialistas de arte en torno a la gestión cultural y artística en España, de la que se hacía eco Borja- Villel en una entrevista con ABC. ¿Y a qué era sensible esa gestión, entonces? ¿Se siguen vendiendo tópicos en pro del turismo? -A motivos puramente políticos y a la especulación. Todo esto responde a una cultura predemocrática en la que, por ejemplo, se ha vendido el templo, la obra colectiva... Se ha convertido en una cultura de EuroDisney, y eso es sólo un síntoma de que algo no funciona en la sociedad española. -Existe en torno a estas obras una promoción del turismo de flamenco y pandereta. Hay una explotación de lo folclórico que nada tiene que ver con estas obras. Y eso se debe a una falta de entendimiento. ¿Se están promoviendo ya esos cambios en el Reina Sofía? -Dejando de usar el sistema tradicional y la estructura educativa, que se remonta al siglo XVI y XVII. Dejando atrás esa exposición estética burguesa en la que el visitante recibe impresiones ajenas y pedagógicas. Ahora, el público muestra un interés y una actividad que no se conocía anteriormente. Por ello, hace falta un viraje hacia el fomento de la contemplación y la discusión. -Sí. Se ha creado una tercera subdirección- -comandada por Berta Sureda- -dedicada a esos programas. Se crearán unos espacios en los que sea posible esa contemplación y discusión por parte del visitante. El museo se hará ciudad- ¿De qué forma? -No se entiende ni la modernidad ni otros momentos del arte del país, como el de principios del siglo XX. Hay una falta de historiografía seria, y eso lleva a que sustituyan ese arte por otro muy alejado del originalmente concebido, a uno totalmente kitsch. ¿No se entiende a Gaudí? ¿Es necesario un cambio de perspectiva en torno al arte? -En cuanto a recepción, sí. Hasta ahora sólo había dos tipos de visitantes, las élites y el turismo. La gente normal no puede acceder a los museos, no sólo por cuestiones de horario, que siguen en su línea tradicio- -Exacto. Ahora todo está mucho más entrelazado. Se tiende a museificar y estetizar la ciudad, pero lo que pretendo hacer con el Reina Sofía es darle la vuelta, dejar de pretender convertir la ciudad en museo y convertir al museo en ciudad. -Dejar de primar la estética... ¿Qué se está haciendo mal con Gaudí? ¿En la Sagrada Familia, por ejemplo? -La combinación monstruosa que le rodea. La especulación inmobiliaria, el desconocimiento de su historia y la sustitución por un ambiente totalmente kitsch. Las continuas intervenciones que se llevan a cabo en sus obras han acabado convirtiéndose en un Terra Mítica, donde prima la urbanización y la especulación pura y dura. -La Sagrada Familia no está siendo entendida. No pasa nada por dejarla tal y como estaba. La idea de la ruina forma parte de la historia del siglo XX. En todo caso se debe rehacer lo que se ha hecho mal. FABIÁN SIMÓN El Iceberg de Bieito se estrena en Zaragoza La Exposición Internacional de Zaragoza 2008 estrenó el sábado, al fin, el espectáculo, dirigido por Calixto Bieito, Iceberg. Sinfónica poético visual una fábula apocalíptica sobre la destrucción del planeta con final feliz que pudieron contemplar miles de personas desde el frente fluvial del Ebro.