Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23 s 6 s 2008 MADRID 57 HISTORIAS MADRILEÑAS De paseo por los seis mil Carmen Vijuesca es de las pocas mujeres que escala picos de seis metros de altura. Es pura afición. Federada pero sin financiación, está feliz de sentir, allí arriba, la fuerza interior que da la montaña POR MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Carmen ya ha hecho su maleta: un par de piolet dos pares de botas de expedición, un saco de dormir que aguanta más de 40 bajo cero, varios plumas y ropa de alta montaña. Y, por supuesto, su llamador de ángeles un amuleto que nunca descuelga del cuello porque cree- -está segura, vamos- -que le trae suerte. Morena, menuda, extrovertida, pura fibra. Así es, por fuera, Carmen Vijuesca. Desde dentro se asoma una mujer de 38 años fuerte, tenaz, disciplinada, serena, coherente y cabezota. Pero cabezota dicho en buen son porque, para qué negarlo, son muy pocas las mujeres que, por pura afición, se suben a una montaña de seis mil metros de altura como el que se sube los cuatro pisos de su casa cuando se estropea el ascensor. Ella ya lleva escalados varios seis mil como si tal cosa. Tanta altura no es nueva para Carmen. Ya ha saboreado tocar cumbre en Huayna Potosí y Volcán Uturuncu (Bolivia) ambos de seis mil metros. Pero es que, además, se ha hecho varios cinco mil en el Himalaya y los 4.800 del Mont Blanc. Reconoce que la aventura de Perú va a ser dura. Llevan porteadores y cocinero. Montarán el campamento base a cuatro mil metros de altura. A partir de ahí, escalada en hielo. La cordada es de tres personas: ella, su chico y un amigo de ambos. Los compañeros de cordada son mucho más que eso. Tienen que ser una especie de tres en uno perfectamente conjuntados, física y mentalmente. La compenetración ha de ser perfecta. Es verdad, porque en muchas ocasiones ponemos nuestra vida en manos de los compañeros. Yo, por ejemplo, siempre escalo con hombres. Y con mi chico estoy muy segura. Es el mejor. Cierto es que las mujeres no tenemos la misma resistencia física que los hombres pero, al final, llegamos donde ellos a base de tesón y de fuerza mental comenta Carmen. Periodista de profesión, Carmen lleva cuatro años en el alpinismo. Este deporte, para el que no cuenta con ninguna financiación, te hace enfrentarte a la vida con una actitud más fuerte. La montaña es sabia y te ayuda a relativizar cualquier problema No acierta a describir la emoción que se siente cuando se corona un seis mil A la vuelta nos lo cuentas. ¿Vale? Sin financiación Carmen nada más escalar la vía Snake Dike, en la cima del Half Dome, en Yosemite (EE. UU. Este fin de semana, Vijuesca pone rumbo a Perú. Gastará allí su mes de vacaciones. Está ilusionada. Le esperan varios picos. A saber. El Urus (5.430 metros) Ishinca (5.530) Tocllajaru (6.030) y Alpamayo (5.947) Este último- -cuenta- -está en la cara norte de la Cordillera Blanca, en los Andes peruanos Nada. Coser y cantar. El panorama que muestra cualquiera de estas montañas es de altas cumbres, nieves perpetuas, glaciares, grietas, pare- ABC Los Andes, el Himalaya y el Mont Blanc son pan comido para esta periodista que combina tesón y entrenamiento Es más, se sonroja mientras nos lo está contando porque, dice, sólo es cuestión de entrenamiento y de fuerza interior des de granito y hielo... La ruta de ascenso que vamos a utilizar para llegar a la cumbre- -añade- -está en la pared suroeste, bastante comprometida y conforma una pirámide de hielo casi perfecta con una pendiente por encima de los 65 grados de inclinación Lo dicho: como ir de paseo. ¡Ah! El Alpamayo fue declarado por la Unesco como la montaña más hermosa del mundo durante el Concurso de Fotografía Escénica de Munich, en 1966 aclara.