Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23 s 6 s 2008 MADRID 53 Los intercambiadores de Chamartín y Conde de Casal costarán 100 millones La Comunidad convocará los concursos de obra a finales de este año con el objetivo de que el primer anillo de estas infraestructuras se concluya antes de 2011 M. CONTRERAS MADRID. A finales de este año la Comunidad convocará los concursos de obra de los futuros intercambiadores de transportes de Conde de Casal y Chamartín, cuyos anteproyectos están prácticamente acabados y cuyas obras deberán finalizar en esta misma legislatura. En ellos se invertirán unos 100 millones de euros para alcanzar los mismos niveles de calidad, climatización y accesibilidad que los últimos inaugurados en la Plaza de Castilla y Moncloa que ya utilizan cerca de 550.000 viajeros cada día. Las instalaciones previstas en Conde de Casal y Chamartín se quedaron fuera en la anterior legislatura, pese a que su construcción fue anunciada por la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón. En abril de 2004 ambas instituciones firmaron un acuerdo para construir 6 nuevos intercambiadores para beneficio de medio millón de viajeros diarios. Cuatro de ellos, la ampliación de Moncloa, Chamartín, Plaza de Castilla y Plaza Elíptica ya están en funcionamiento. Los otros tuvieron que esperar porque se decidió evitar nuevos puntos de obra en la ciudad, ya que se estaba ejecutando la remodelación de la M- 30. También a final de año, según fuentes de la Consejería de Infraestructuras que dirige Manuel Lamela, empezarán las obras para reformar el intercambiador de la Avenida de América que en muy pocos años se ha visto saturado por la gran afluencia de autobuses con que cuenta. Las características que tendrán los nuevos intercambiadores son las siguientes: Conde de Casal. Los 19.000 metros cuadrados con que contará se dividirán en dos niveles subterráneos situados bajo la avenida del Mediterráneo, entre la plaza de Conde de Casal y la M- 30. Con su puesta en marcha se eliminarán de la superficie los 1.100 autobuses diarios que acceden desde la carretera de Valencia a esta zona de la capital. Se prevé que el nuevo intercambiador lo usarán 18,7 millones de viajeros al año, puesto que conectará 48 líneas de autobús con la línea 6 de Metro, la Circular. Chamartín. El futuro intercam- biador se levantará en la parcela triangular situada entre la estación de Renfe y la calle Mauricio Legendre. Su principal función será prestar servicio a los autobuses de largo recorrido que llegan a la capital por las carreteras de Burgos y Colmenar y que accederán a las nuevas instalaciones a través de un túnel. Además, completará la macroestación existente que une las líneas 1 y 10 del Metro con el tren. Tendrá 50.400 metros cuadrados en dos plantas, 40 dársenas y 200 plazas de aparcamiento rotatorio e incluso dependencias policiales. Con estas dos nuevas instalaciones, junto con la terminación a primeros de año de las obras de remodelación que se realizan en el de Moncloa, se habrá concluido el primer anillo de intercambiadores dentro de la ciudad. Se podrá dar paso, por tanto, a la construcción de los nuevos intercambiadores que Ayuntamiento y Comunidad, a través del Consorcio Regional de Transportes, han anunciado y diseñado en las afueras de la ciudad para tratar de disuadir a los conductores de penetrar con el coche en el interior de la capital e invitarles a usar el transporte público. Primer anillo La Comunidad pide que Fomento cumpla los plazos del túnel del AVE La luz verde dada por el Consejo de Ministros para que Fomento licite las obras del túnel exclusivo para el AVE, bajo la calle de Serrano, ha llevado a la Comunidad a recordar que el proyecto se ratifica siete años después de que lo anunciara el ministro de Fomento del entonces gobierno popular, Francisco Álvarez- Cascos. Por ello, solicita que no se dilate más el proyecto y que se cumplan los plazos anunciados ahora. El consejero Manuel Lamela también ha recordado que esta actuación supondrá nuevas necesidades en Atocha, por lo que la ampliación de la estación debe compaginarse con las del nuevo subterráneo Avenida de América