Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL LUNES 23 s 6 s 2008 ABC El líder opositor de Zimbabue se retira de los comicios por la presión de Mugabe Morgan Tsvangirai deja la carrera presidencial para protestar por la represión contra sus partidarios s La violencia gana el pulso a la oposición zimbabuesa PAULA ROSAS CORRESPONSAL EL CAIRO. Mugabe ha declarado la guerra y nosotros no vamos a ser parte de ella Con estas palabras anunciaba ayer Morgan Tsvangirai su decisión de no participar en la segunda vuelta de las presidenciales de Zimbabue contra el actual jefe del Estado, Robert Mugabe. El líder del Movimiento para el Cambio Democrático (MCD) ponía así fin a más de tres meses de infierno para sus seguidores, que han resistido estoicamente una ola de violencia organizada que ha causado 86 muertos, 10.000 heridos y cerca de 200.000 desplazados. Una vez más, la brutalidad se ha impuesto en uno de los pocos países de África que hasta ahora disputaba elecciones democráticas. La violencia ha ganado el pulso y Mugabe será de nuevo presidente los próximos cuatro años ya que es el único candidato en las elecciones del próximo viernes 27 de junio. En el MCD no podemos pedir a nuestros seguidores que voten pues eso les podría costar la vida dijo Tsvangirai en una rueda de prensa televisada. Hoy es imposible celebrar elecciones libres y justas en Zimbabue dijo, opinión que comparte la mayor parte de la comunidad internacional. Las imágenes que ayer se vieron en Harare, capital de Zimbabue, resumen la odisea que han vivido el MCD y sus seguidores desde que obtuvieran la mayoría de los votos en la primera vuelta el 29 de marzo. Poco antes de que Tsvangirai tirase la toalla, miles de fieles del partido del gobierno acorralaban armados con palos a los congregados para escuchar un mitin de la oposición. Varios periodistas fueron agredidos y, según la oposición, dos personas acabaron en el hospital con heridas de gravedad. Para el partido gobernante Tsvangirai ha abandonado para evitar una humillante derrota en las urnas. Es consciente de que iba a perder, por eso se ha retirado declaró ayer Patrick Chinamasa, portavoz del ZANU- PF, a la agencia AFP. Mientras que la primera vuelta, que tuvo lugar a la par que las elecciones legislativas, se celebró casi sin incidentes, la violencia ha ido en aumento en los últimos meses. EL MCD se hizo entonces con el control del Parlamento y Tsvangirai ganó un 47,9 por ciento frente al 43,2 por ciento que obtuvo Mugabe. La comisión electoral tardó casi un mes en anunciar los resultados, lo que desató los rumores de fraude electoral. Desde entonces los veteranos de la guerra de independencia, fieles al régimen, han aterrorizado a la población especialmente en las zonas rurales, ayudados en gran medida por el Ejército, la Policía y los seguidores del ZANU- PF. Tsvangirai pidió ayer la ayuda de la ONU y de la Unión Africana para poner fin al genocidio según sus propias palabras, que se está viviendo en Zimbabue. La respuesta no se ha hecho esperar. Tanto Washington como Londres, la antigua potencia colonial, condenaron ayer la campaña de inti- Los 500 más ricos tienen más dinero que los 416 millones más pobres ALFONSO ARMADA MADRID. El siglo XXI amenaza con disparar las desigualdades entre ricos y pobres es no sólo un titular de impacto, sino la conclusión más descorazonadora del informe elaborado por Oxfam Internacional y escrito por Duncan Green. A pesar de que, como se ha dicho más de una vez, hay recursos para todos, mil millones de almas subsisten cada día con un 4 por ciento de la riqueza global, no en vano los ingresos de las 500 personas más ricas del mundo son superiores a los ingresos de los 416 millones más pobres. La economía global produce cada año cerca de 9.550 millones de dólares en bienes y servicios per cápita, 25 veces más de los 365 dólares que definen la pobreza extrema en la que sobreviven mil millones de seres. Valga para hacer más visibles los desniveles un dato extraído de Hierba alta. Historias de paz y sufrimiento en el norte de Uganda el libro que acaba de publicar José Carlos Rodríguez Soto con Mundo Negro. Violencia en aumento El precio de un derribo Morgan Tsvangirai, líder de la oposición a Mugabe AP Agresiones En los últimos tres meses la violencia organizada ha causado 86 muertos, 10.000 heridos y 200.000 desplazados entre la oposición a Mugabe midación de Mugabe. David Milliband, jefe de la diplomacia británica, anunció además que presionará para que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tome cartas en el asunto. Desde que Mugabe tomó el poder en 1980, la que fue en su día la despensa de África ha entrado en un callejón sin salida. Las pésimas reformas económicas del Gobierno, que expropió enormes fincas agrícolas a los blancos para repartirlas entre la población negra y pobre pero que, en su mayoría, han ido a parar a seguidores de Mugabe, han desatado la inflación hasta la esperpéntica cifra del 200.000 por ciento, la más alta del mundo. Esta situación ha provocado que miles de personas huyan del país en busca de trabajo y alimento. Un tercio de la población sobrevive gracias a la ayuda internacional. Callejón sin salida ¿El fin de la violencia o el inicio de la guerra civil? P. ROSAS CORRESPONSAL EL CAIRO. Muchos en Zimbabue se preguntan si la retirada de Tsvangirai de la carrera electoral supondrá el fin de la violencia en el país o, por el contrario, se convertirá en el inicio de una guerra civil. La división que se vive en el seno del Movimiento para el Cambio Democrático, que ha decidido finalmente no presentarse a la segunda vuelta electoral el próximo 27 de junio pese a la oposición de algunos de sus miembros, hace pensar que quizás lo peor está aún por venir. Tsvangirai podría optar por organizar un gobierno en el exilio, y eso podría suponer una guerra civil en Zimbabue señalaba ayer desde Londres Georgina Godwin, periodista y antigua presentadora de la emisora zimbabuense SW Radio Africa, en una entrevista concedida a la televisión Al Yasira. La esperanza que muchos votantes habían puesto en Tsvangirai podría llevar a sus seguidores a la calle en protesta, donde pocos dudan de que se encontrarán con las fuerzas del orden, todas leales a Mugabe. En 120 millones de dólares evaluó en noviembre de 2003 Jan Egeland, subsecretario de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, el coste de garantizar un mínimo de asistencia a los dos millones de desplazados en el norte de Uganda por las acciones del Ejército de Resistencia del Señor. Ese mismo año, un mes antes, Rodríguez Soto había sido invitado a dar unas charlas en la Universidad de Connecticut, Estados Unidos. El campus estaba en obras y preguntó por el presupuesto para tirar y rehacer un viejo edificio de 30 años: 120 millones de dólares. Duncan Green asegura que el incesante incremento de los precios de los alimentos y de los carburantes está marcando una nueva era de escasez. A menos que actuemos rápidamente, la brecha entre los que tienen y los que no tienen crecerá sin control, exacerbando las desigualdades existentes y condenando a millones de personas más a la pobreza Para Gonzalo Fanjul, director de investigaciones de Intermón Oxfam, ahora está más claro que nunca que la única forma de acabar con las flagrantes desigualdades que han condenado a la miseria a más de mil millones de personas es a través de una redistribución profunda de poder, bienes y oportunidades