Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL LUNES 23 s 6 s 2008 ABC Alberto Sotillo Sarkozy se declara siempre amigo de Israel en su primera visita oficial al país A falta de tres semanas para la cumbre de la Unión Mediterránea, los países árabes observan cada detalle del viaje s En la agenda, la paz con Siria, el Líbano y los palestinos LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Pocos dignatarios europeos han sido recibidos en Israel con el calor y la fanfarria que Tel Aviv brindó ayer al presidente de Francia. Acompañado por su esposa, Nicolas Sarkozy aterrizó por la tarde en la capital en medio de una pomposa ceremonia de bienvenida con alfombra roja y banda de música, diseñada a mayor honor del primer mandatario galo que- -desde Chales de Gaulle, y lejos de las posturas de Miterrand o Chirac- -ha proclamado desde el Elíseo su compromiso con el Estado hebreo. Y Sarkozy, nieto de un judío griego, no defraudó. Siempre he sido y siempre seré un amigo de Israel fueron sus primeras palabras ante los anfitriones: su homólogo israelí, Simon Peres- -que alojará al matrimonio presidencial en su propia residencia- -y el primer ministro, Ehud Olmert. Ambos acudieron a darle la bienvenida agradecidos por el giro en la política exterior francesa, -la prensa israelí hablaba ayer del romance entre París y Tel Aviv- y la férrea oposición del jefe de la Quinta República al programa nuclear iraní. Sin olvidar tampoco que Francia asumirá el próximo mes la presidencia de turno de la UE, que la pasada semana acordaba iniciar con Israel un proceso de asociación especial de extrema importancia, todavía pendiente de definir. Sarkozy llega a Israel decidido a reforzar su imagen como aliado y reparar los vínculos con Washington dañados por la guerra de Irak, en un mal momento de popularidad dentro de su país, y al borde de una delicada cumbre de la Unión Mediterránea prevista el próximo día 13 en París, por la que deberá evitar en esta gira molestar a los líderes árabes, a riesgo de encontrarse con sonadas ausencias entre los invitados. Sabedor de que cada paso será observado de cerca en Israel, por los palestinos y por el mundo árabe -señalaba un diplomático galo- no obvió ayer referirse rápidamente al proceso de paz con los palestinos para mostrarse a favor de la solución de dos Estados. Un acuerdo es posible, mañana, y permitiría a los dos pueblos vivir lado a lado en paz y seguridad dijo en referencia a las conversaciones que se mantienen tras la conferencia de Anápolis. Y añadió: Creo que el camino de la paz no está cerrado, he venido a dar mi apoyo, el de Francia y el de la UE, vuestros socios en las negociaciones En sintonía con el interés demostrado por Sarkozy en el conflicto regional, el proceso de paz con Damasco- -que el francés quiere impulsar provocando un encuentro entre Olmert y el presidente sirio, Bashar al Assad, en la cita parisina del día 13- y el posible inicio de un diálogo entre Israel y el Líbano, estarán, sin duda, entre los principales puntos de la agenda de esta visita de Estado de tres días. Durante la estancia, hoy será el primer inquilinio del Elíseo en hablar ante el Parlamento israelí desde que Miterrand lo hiciera en 1982, también se desplazará con su esposa a conocer a los padres del soldado franco- judío capturado por Hamás, Gilad Shalit, y se entrevistará en Belén con el presidente palestino, Mahmud Abbás. Coincidiendo con el viaje, un joven judío de 17 años fue agredido ayer en París, en un ataque condenado por el presidente. VIDA BEATA Y SIN PETRÓLEO quel que ven a la izquierda era hasta hace ocho años un convento de clarisas. Ahora es un hotel de cuatro estrellas con spa Desde la almena del alcázar, nuestra guía nos describía el panorama del castellano pueblo a orillas del Duero donde proliferaban bodegas de diseño y hoteles con encanto instalados en remozados monasterios. La vida evoluciona. Puede imaginarse que hasta hace ocho años el gasto energético del cenobio entraba en los límites de lo razonable. Quizás las monjas de la comunidad hasta tuvieran su televisor, pero el gasto no se prolongaría mucho más allá del telediario, porque antes de que luciera el sol ya había que estar en pie y cantar misa, escardar el huerto, estudiar, rezar, dorar el retablo... Hoy, tal sistema de vida nos parece tan lento y sufrido como una de aquellas películas de arte y ensayo de los años setenta. Preferimos el hotel de cuatro estrellas con spa. Somos hijos de nuestro tiempo: nos aburrimos mortalmente cuando el cuerpo no quema energía al derrochador ritmo de la locomotora de los Hermanos Marx. No es nada reprochable, pero hay que ser coherentes. Y no es coherente imaginar que el combustible se genera por arte de magia, pedir más subvenciones para seguir quemando más petróleo, vivir a todo trapo y rechazar la energía nuclear, quejarse de que se acaban las gangas en los vuelos de avión y que el recibo de la luz sube por los cielos. No es coherente defender tal frenesí y, a la vez, prometer que algún día se solucionará el cambio de clima. Hemos vivido en la ilusión de que podíamos dar el salto de la España cenobita a la de los spa cuatro estrellas sin que subiera la factura y sin huella alguna sobre nuestro equilibrio ecológico y espiritual. Quizás la alternativa sea que el Estado promocione un estilo de vida beato y morigerado, que obligue a la diaria lectura de Fray Luis de León, promueva una nueva generación de cenobios, y que predique la vuelta a la edad de oro que glosaba Don Quijote, cuando la humanidad se alimentaba con un puñado de aceitunas. Esa sería la única solución de verdad: un cambio de mentalidad. Pero, como ni tirios ni troyanos están por la labor, haya coherencia al menos. A Un acuerdo es posible La prensa israelí señalaba ayer que París y Tel Aviv viven un romance tras la visita del presidente francés AP Una mujer suicida mata al menos a quince personas en Baquba (Irak) Al menos 15 personas murieron ayer en el atentado perpetrado por una mujer suicida en Baquba. La suicida hizo detonar la carga cerca de una patrulla de agentes que se encontraban delante del tribunal de la citada ciudad. El convoy policial objetivo del ataque estaba esperando para trasladar a varios detenidos de la sede del tribunal a la cárcel. Entre los muertos (uno de ellos, en la imagen) había seis agentes de las fuerzas del orden.