Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL www. abc. es internacional LUNES 23- -6- -2008 ABC Un habanero lee un ejemplar de Granma el pasado miércoles; Fidel Castro utiliza habitualmente este medio oficial para publicar sus reflexiones AFP Fidel Castro avisa que no hay divergencias con su hermano sobre las críticas a la UE El dictador cubano descarta que el Gobierno de Raúl vaya a suavizar las invectivas, porque en el Partido no hay facciones ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. El Consejo de Ministros de Agricultura de hoy- -el primero con capacidad de decidir que se celebra después de la cumbre del jueves- -tiene previsto aprobar sin debate el nuevo documento sobre las relaciones con Cuba, a pesar de la reacción hostil que ya hizo llegar el sábado desde su lugar secreto de convalecencia el comandante en jefe Fidel Castro y que reiteró ayer en un segundo comunicado en el que se reafirma en sus críticas. Fuentes de la presidencia eslovena y del Consejo Europeo confirmaron que no hay cambios en el orden del día y que el contenido del acuerdo sobre Cuba alcanzado a Veintisiete en la cena informal del jueves será aprobado sin más, tal como estaba previsto. Castro, de 81 años, hizo publicar ayer un segundo comunicado en el que repite sus críticas a la decisión de la UE que incluye la anulación de las sanciones diplomáticas al régimen de La Habana. Frente a los que pensaban que la reacción oficial del Ministerio cubano de Asuntos Exteriores podría ser diferente, Fidel Castro asegura que en Cuba no hay divergencias en el seno del régimen. No soy ni seré nunca jefe de fracción o grupo. No puede deducirse, por tanto, que haya pugnas dentro del Partido señala en este segundo artículo, que igual que el primero fue enviado a la página web Cubadebate y reproducido después en la versión electrónica del diario oficial Granma En esta última reflexión reitera que la decisión tomada por los ministros de Asuntos Exteriores en Bruselas es una enorme hipocresía y más concretamente afirma: No escribí ninguna diatriba contra Europa, dije sencillamente la verdad. Si esta ofende, no es mi culpa El flujo de mensajes emitidos desde La Habana por internet ha pillado a la mayoría de responsables europeos de fin de semana, por lo que los pocos europeos no españoles que han conocido la noticia han reaccionado con estupor. Los ministros de Agricultura no tendrán más remedio que aprobar la decisión en el consejo de hoy, porque como decía una fuente diplomática europea cuando se toma una decisión así y entra en el sistema, ya no se puede parar A petición de España y de la Comisión Europea, la UE ha decidido levantar las sanciones diplomáticas- -reducción del rango de los intercambios de visitas oficiales e invitación a los disidentes a las recepciones oficiales en las embajadas europeas- -a cambio de favorecer un diálogo de alto nivel con el que Madrid espera que se produzcan cambios en el régimen. Sin embargo, también se acordó que si los resultados de esta política no satisfacen a todos los Gobiernos de la UE dentro de un año, el diálogo será suspendido. Para aceptar la reanudación de relaciones, Cuba había pedido que la UE rectificase retirando las sanciones (que de hecho estaban formalmente suspendidas) pero sin establecer nuevas condiciones. El segundo comunicado de Castro parece excluir que el Ministerio Cubano de Exteriores pudiera reaccionar de forma favorable al gesto de la UE como esperaba el Gobierno español. La declaración de Fidel se refiere a que no hay divisiones en el seno del Partido que es el único organismo político que todavía encabeza formalmente, después de que transfiriese los cargos de presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros a su hermano Raúl. Si éste tenía planes de aceptar la mano tendida desde Europa como creen algunos, no lo tendría facil después de los dos mensajes inequívocos de Fidel, pero tampoco logrará que tomen cuerpo las versiones sobre supuestas divergencias entre los hermanos. Prietas las filas Los Veintisiete aprobarán formalmente hoy su nueva estrategia pese al desdén de La Habana