Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23 s 6 s 2008 XVI CONGRESO DEL PP LOS PROTAGONISTAS ESPAÑA 19 Muchos en el PP han comparado el congreso de Valencia con el de la refundación del partido en 1989. Ha sido una cita trascendental con varios protagonistas que resumen las distintas caras del congreso. Cospedal es la imagen de un nuevo PP que pasa página; Ruiz- Gallardón toma fuerza dentro del aparato del partido; Aguirre esperaba más, pero se mantiene como miembro nato de la Ejecutiva; Camps suma puntos entre los populares y Acebes se despide y sale por la puerta grande Protagonistas de una cita histórica María Dolores de Cospedal Secretaria general del PP Alberto Ruiz- Gallardón Miembro del Comité Ejecutivo Esperanza Aguirre Miembro nato Comité Ejecutivo Francisco Camps Pte. Generalitat Valenciana Ángel Acebes Ex secretario general EN EL NÚCLEO DURO DEL PP El alcalde de Madrid se ha llevado algunos de los mayores aplausos M. C. VALENCIA. El equipo más cercano del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, está eufórico desde la tarde del sábado, cuando se conoció la lista final del Comité Ejecutivo del PP. Mariano Rajoy cuenta con el alcalde de la capital, pero también con su mano derecha Manuel Cobo, y con la número dos de la lista municipal del PP en las últimas elecciones de Madrid, Ana Botella. Gallardón, que se ha mantenido en un discreto segundo plano durante todo el congreso- -el hecho de que se celebrara en Valencia ha hecho que no pronunciaran discursos ni él ni la presidenta de la Comunidad de Madrid- ocupará, además, un puesto en el reducido Comité de Dirección del PP, el núcleo de poder más cercano a Mariano Rajoy. Su satisfacción estaba así justificada. El alcalde de Madrid, que no consiguió su objetivo de acompañar a Rajoy en la candidatura del PP por Madrid en las últimas elecciones generales, se ha llevado algunos de los mayores aplausos de los compromisarios durante los tres días del congreso nacional. UN EFECTO BALSÁMICO Su peso político en el PP propició un acercamiento entre Aznar y Rajoy P. CERVILLA VALENCIA. El éxito de la organización de este congreso tiene en Francisco Camps un nombre propio, al ser el anfitrión de las más de cinco mil personas que ha movido este cónclave popular. Con la elección de Valencia como sede de esta cita congresual, la dirección popular respalda el apoyo electoral que la Comunidad valenciana siempre aporta a la cuenta de resultados de esta formación política. El respaldo masivo de los valencianos ha tenido también su reflejo en la incorporación de tres nuevos miembros más en el Comité Ejecutivo, pasando de cinco a ocho. Junto con los andaluces, es la segunda comunidad con mayor presencia en la dirección. Pero al margen de su peso político en la Comunidad, Camps es patrimonio indiscutible del PP nacional. Y también ha jugado un papel fundamental, al propiciar un encuentro entre Mariano Rajoy y José María Aznar, después del polémico discurso crítico que pronunció en el congreso el ex presidente del Gobierno. Se limaron asperezas y se evitó dar una imagen de desunión. RENOVACIÓN SIN CUOTAS Rajoy y el PP han apostado por las mujeres, que toman el poder M. CALLEJA VALENCIA. En el Partido Popular no hay cuotas de sexo, ni falta que le hace. La renovación emprendida por Mariano Rajoy tiene rostro de mujer. Primero, en el Congreso, con Soraya Sáenz de Santamaría como portavoz, y después, en el partido, con María Dolores de Cospedal como número dos El presidente del PP ha puesto en sus manos buena parte del destino de este partido. En su primera intervención como secretaria general, De Cospedal perfiló el nuevo modelo de partido que quiere: abierto, moderno, ágil y pisando la calle, mucha calle. Se acabó hacer política de despacho. La número dos de Mariano Rajoy ha comenzado su camino con una buena dosis de humildad y mucha ilusión, y con un recuerdo emocionado al trabajo de su predecesores, con Ángel Acebes a la cabeza. Su principal objetivo interno será consolidar la unidad del PP y la integración de todos en el nuevo proyecto de Rajoy. Tiene a su favor su buena relación con Esperanza Aguirre, quien la fichó como consejera en la pasada legislatura. UN REFERENTE NACIONAL La presidenta regional de Madrid, de las más queridas en el congreso M. C. VALENCIA. Esperanza Aguirre es una de las dirigentes del PP más queridas por sus militantes, y este fin de semana ha vuelto a comprobarse. Los compromisarios le dedicaron ayer una ovación cuando Rita Barberá pronunció su nombre como miembro nato del Comité Ejecutivo Nacional del PP. Aguirre esperaba más de este congreso. Según fuentes cercanas, Rajoy le pidió dos nombres para incorporarlos a su equipo, y ella le propuso a Ignacio González (que ya estaba) y a Francisco Granados. Ninguno de los dos está en el Comité Ejecutivo, pero sí Juan José Güemes, su consejero de Sanidad y uno de los hombres más próximos a la presidenta madrileña. Que no se aprobaran ninguna de los dos centenares de enmiendas del PP de Madrid que llegaron vivas al congreso fue también significativo. Ahora soy el verso suelto dentro del poema comentó Aguirre con humor. La nueva secretaria general ha advertido en más de una ocasión que cualquier proyecto nacional del PP tiene que contar con Aguirre, a quien conoce y admira. EL ADIÓS MÁS EMOTIVO Un discurso emocionado y elegante como adiós a la secretaría general P. C. VALENCIA. Se ha ido sin hacer ruido, y después de vivir desde la secretaría general del PP una de las etapas más duras de esta formación política. Su discreción ante la crisis interna que se ha vivido, al menos ante la opinión pública, se la ha reconocido la militancia en forma de una emotiva despedida. A cada referencia a Ángel Acebes, un aplauso, a cada irrupción suya en el plenario, una bienvenida en pie para hacer llegar al ya ex secretario general que su trabajo no ha pasado desapercibido ni su esfuerzo por dar la cara ha sido en vano. Él lo ha sabido devolver con un emocionado y elegante discurso, en el que no ha querido destilar ni un ápice de rencor para nadie, que seguro que lo habrá. La nostalgia del ya ex número dos de los populares le llevó a pronunciar sus palabras al borde de las lágrimas, haciendo más de una referencia a su mujer y a sus hijos, que acompañaron a Ángel Acebes en el duro trance de pasar el testigo a María Dolores de Cospedal. Ayer, cuando llegó a la sesión inaugural, los suyos todavía le ovacionaban en pie.