Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 s 6 s 2008 CIENCIAyFUTURO 99 El corazón del mayor acelerador de partículas del mundo, el LHC. En su interior los físicos podrán reproducir los primeros instantes del Universo El fin del mundo tendrá que esperar La paciencia es la madre de la ciencia. Y su prima la ironía. La Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en francés) ha acudido a ambas para desmentir que su nuevo acelerador de partículas vaya a destruir el mundo POR ANNA GRAU NUEVA YORK. Casi desde el principio ha habido miedos y suspicacias con el Gran Colisionador de Hadrones (LHC por sus siglas en inglés, esta vez) más propios de la época de Galileo. Lo cual quizás no sea tan raro si se considera que estamos hablando de una revolución científica comparable. Hablamos del acelerador y colisionador de partículas más grande jamás concebido, localizado en Suiza, con un túnel de 27 km de circunferencia, donde por primera vez colisionaran hadrones (protones) en lugar de electrones y positrones. Está previsto que estos protones se aceleren hasta 7 Teraelectronvoltios, energía que se doblará en el momento de la colisión. Quien no sepa qué es exactamente un Teraelectronvoltio (un trillón de electronvoltios) que no se preocupe: puede ser hasta mareante intentar tener toda esa energía en la cabeza. Ya hubo en el 2003 un primer informe del CERN para garantizar la bondad y la seguridad del monstruo, además de su utilidad. Si todo sale bien el LHC puede llevar la comprensión empírica del universo más lejos que nunca. Rellenar los huecos de la teoría de la relatividad especial, detectar si existe o no la llamada partícula de Dios que explica cómo se cargan de masa todas las demás, esclarecer de qué está hecho el 95 de la materia, etc. Lo que da miedo es que algo salga mal y que el castigo divino sea terrible, mucho peor que el diluvio universal o que el feo asunto de Sodoma y Gomorra. El atávico temor a desencadenar fuerzas que no se puedan controlar ha vuelto a activarse con fuerza ahora que ya sólo faltan meses para la entrada en acción del acelerador. De ahí que el CERN haya intentado curarse en salud sacando un nuevo informe. Esta vez son 96 macizas páginas, coordinadas por científicos del CERN y de la Universidad de Santa Barbara, en California, poniendo especial énfasis en el mayor coco invocado por los temerosos del acelerador: que en su seno se forme un agujero negro capaz de tragarse la Tierra. El informe del CERN considera casi imposible que se formen, pero, de ser así, asegura que serían microscópicos, con lo cual les faltaría fuerza gravitacional para atraer materia. Según las teorías de Stephen Hawking, los agujeros negros pierden masa a medida que emiten energía, con lo cual si no tienen materia que atraer se evaporan en seguida. Ciertamente no todo el mundo considera probadas al cien por cien las teorías de Hawking. Pero en el CERN no se cansan de insistir en que gran parte de la aprensión que inspira el acelerador nace de la ignorancia de que las energías que maneja pueden parecer muchas para una máquina pero son irrelevantes para el universo. La vieja Tierra (y Júpiter, y la Luna, y todo lo que se mueve allá fuera) está acostumbrada a soportar de oficio radiaciones cósmicas mucho mayores. En el informe llegan a comparar la energía de dos haces de protones colisionando dentro del LHC con un tren de 400 toneladas viajando a 150 km por hora. Pero insisten en que la energía realmente liberada durante la colisión es mucho más pequeña, equivalente a la de catorce mosquitos en pleno vuelo. La cifra sube bastante si lo que colisionan son núcleos de plomo- -otra gran aventura pendiente- pero aún así, no pasa de mil mosquitos. Visto así, parece poca cosa para destruir un planeta. Pero hay otros peligros que conjurar. El informe descarta incluso con buen humor la posibilidad de ser engullidos por un strangelet un pedazo de materia exótica o extraña supermasiva, quarks en teoría más patibularios que los normales. Los científicos descartan que estas partículas, de existir realmente, tengan la sangre fría electromagnética de combinarse con la materia ordinaria. Asimismo el informe descarta la formación de monopolos magnéticos (partículas con un único polo, positivo o negativo, previstas por la teoría de la relatividad) que presuntamente podrían llevar a la desintegración del protón, una reacción nuclear nada halagüeña, de ser posible. Otro fantasma a alejar de la mente es que el LCH genere un vacío cuántico en cuyo interior está claro que no podríamos existir, ni nosotros ni nadie. El LCH ya se está enfriando. Empezará este verano a acelerar y colisionar hadrones aún por debajo de su capacidad, con la idea de alcanzar su máxima potencia la próxima primavera. Si entonces aún estamos aquí para contarlo, será que los pacientes irónicos del CERN tenían razón. Máxima potencia en 2009 Agujeros negros Un informe de 96 páginas La energía que maneja el nuevo acelerador de partículas es irrelevante para el Universo Más datos: http: public. web. cern. ch public en LHC Safety- en. html