Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 MADRID DOMINGO 22 s 6 s 2008 ABC El bullicioso éxtasis del fan El Canto del Loco abarrotó ayer el Palacio de Deportes en la presentación de Personas ante su público madrileño s Carlos Gamón tomó las baquetas tras la salida del baterista Jandro Velázquez IGNACIO SERRANO MADRID. Si es que lo que no puede ser, no puede ser. Eso de ir de grupo que ha madurado a El Canto del Loco no le va, porque ignora ese alma de Peter Pan madrileño que llevan dentro y que adoran sus fans. Fíjense si les ha sentado mal, que de tanto tanto madurar, a uno de ellos le ha dado por dejarse de ¿rockear? y se ha abandonado a la vida familiar, y en mitad de la gira. Cierto es que el miembro saliente, el baterista Jandro, era el abuelo del grupo con sus 35 años, pero la espantada ha sido de aúpa porque ni siquiera ha sido un hasta luego -además, ahí tenemos ejemplos como el de Ariel Rot, que demuestran que ni dos retoños pueden impedir más sexo, drogas y rock n roll- Sus motivos tendría el ya ex loco, pero a fin de cuentas, lo que ayer importaba era ver cómo el resto de la banda conectaba con el sustituto, Carlos Gamón, pues la profesionalidad de éste estaba ya más que demostrada con sus trabajos junto a Amaral, Carmen París, David Angulo o Najwa Nimri. Y la cosa salió bien, incluso bastante bien en algunos momentos en los que Gamón añadió su toque personal. Abrieron la noche unos teloneros llamados Sin Rumbo, que practican una fórmula parecida aunque con algunos matices anglosajones interesantes. Un poco más de práctica en grandes escenarios- -les faltaron virtudes escénicas- -y pronto les veremos firmando discos a mansalva. De repente, oscuridad en el Palacio de los Deportes y una cuenta atrás de cinco minutos en las pantallas gigantes. Muy simple, esto de marcar la puntualidad para calentar el ambiente, pero muy efectivo. El delirio se apodera del pabellón en el último minuto, y comienzan a sonar las guitarras de Personas con un montaje de vídeo de fondo que también va de maduro. Afortundamente, comienza la música y todo vuelve a ser El Canto del Loco de siempre. Dani Martín sabe incendiar al público- -además de posar para los fotógrafos del foso- tanto como cualquier estrella del rock consagrada. Durante casi todo el concierto, parece ser el que más vive la música de su banda, y hace partíci- Dani Martín sabe incendiar a su público tanto como cualquier estrella del rock consagrada El nuevo baterista, Carlos Gamón, hizo que no se echara de menos a Jandro, recién salido del grupo pes a sus fans a cada segundo ofreciéndoles la voz cantante. Y cómo responden. Sigue el show con Insoportable y las 15.000 voces- -sobre todo femeninas- -lanzan las letras de Dani hacia el escenario, en el que se palpa la satisfacción. Estamos emocionados, desde las siete de lamañana no hemos podido dormir gritó el actor y cantante. ¿Estáis listos? ¿Pues arriba esas manos! Corazón y La suerte de mi vida -dedicada a su Patri- -siguieron haciendo que miles de niñas se marcasen sus air guitar como locas, hasta que David Otero (guitarrista) tomó el micro para pedir al público que sacase mecheros y móviles para iluminar la colaboración de Lucas Masciano en Madrid La noche continuó a base invitados sorpresa, hasta que los locos volvieron a quedarse solos en el escenario para unirse a la fiesta de su hinchada con el bullicioso final de Foto en blanco y negro Un coro de 15.000 personas Dani Martín demostró su valía anoche en el escenario FRANCISCO SECO