Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 MADRID www. abc. es madrid DOMINGO 22- -6- -2008 ABC Crimen en La Elipa: mata al supuesto amante de su mujer en un ataque de celos La víctima tenía 67 años y el agresor 68 s Fue detenido por los vecinos y casi linchado cuando intentaba huir MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Los celos tiñeron ayer de sangre las calles del barrio de La Elipa. Enrique D. 67 años, caminaba a eso de las dos de la tarde por la calle Montejurra, muy cerca de la confluencia con Marqués de Corbera. Nunca pensaría que aquellos iban a ser sus últimos pasos. Se le cruzó otro hombre, Manuel L. de 68 años. Se conocían, al menos de oídas y de cara. Sin tiempo para reaccionar, Enrique recibió tres puñaladas. La tercera era mortal de necesidad: le había llegado al corazón y, además, le había seccionado la arteria aorta. Tú te ves con mi mujer, ¿no? Pues toma Estas fueron las lacónicas palabras que, al parecer, dijo el presunto agresor cuando alcanzó a su víctima. Los pocos testigos que presenciaron el suceso aseguran que eso fue lo que escucharon. Rozaban las dos de la tarde. Calor sofocante. En la acera por la que transitaba Enrique pegaba un sol de justicia. Allí quedó a la vista un gran charco de sangre cuando se procedió al levantamiento del cadáver. A esa hora, varios vecinos de esas calles se percatan de la agresión que se acababa de producir. Vieron a un hombre tirado en el suelo que se desangraba y a otro que, si al principio se quedó parado, reaccionó segundos después para emprender la huída. Unos llamaron de inmediato al Samur para que vinieran a socorrer al herido que les daba mala espina porque sangraba a borbotones. Daba mala espina La Policía Científica recoge ayer pruebas del crimen en la calle de Montejurra ERNESTO AGUDO Tú te ves con mi mujer, ¿no? Pues toma fue lo que escucharon algunos testigos En el lugar del suceso, la calle Montejurra casi esquina a Marqués de Corbera, quedó un gran charco de sangre La víctima recibió tres puñaladas; dos en el abdomen y otra en el corazón, la mortal, que le seccionó la aorta Otros persiguieron al agresor. Cuando el Samur llegó al lugar de los hechos se encontró, efectivamente, a un varón, español, de 67 años, tendido en el suelo en medio de un charco de sangre y en parada cardiorrespiratoria. Presentaba tres puñaladas producidas por un cu-