Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ECONOMÍAyNEGOCIOS Finanzas DOMINGO 22 s 6 s 2008 ABC Fernando González Urbaneja Cajas y bancos alquilan sus redes a los grandes grupos aseguradores RANKING DE PROVISIONES VIDA POR ENTIDADES A 31 de marzo de 2008 Entidad Vidacaixa Mapfre Vida BBVA Seguros JORGE HOLGADO MADRID. Las cajas de ahorros y los bancos están aprovechando la actual coyuntura para alquilar sus redes comerciales a las grandes aseguradoras para que vendan sus productos de seguros. Con este alquiler de sus redes, las entidades financieras matan dos pájaros de un tiro. Por una parte, consiguen financiación para realizar sus proyectos de expansión y, por otra, liberan recursos propios, ya que el marco regulador de Basilea II (que son las normas de capital para los grupos bancarios) penaliza el consumo de capital para las compañías de seguros propiedad de entidades financieras. La operación se realiza generalmente con la venta del 50 de la filial de seguros de un banco o una caja a una gran aseguradora internacional, para que ésta diseñe los productos y aporte su experiencia y la entidad financiera se encargue de su distribución a través de su red comercial. El mayor beneficiado por este tipo de operaciones es la entidad financiera, que mejora su capacidad industrial en el área de seguros. Cajas y bancos tienen unas buenas redes de distribución, pero les falta expertise (capacidad técnica y experiencia) en seguros, que es lo que tienen precisamente las aseguradoras. Por otra parte, al crear una sociedad al 50 además de la mitad de los beneficios que genere la nueva empresa, se van a llevar las comisiones de distribución, por lo que al final van a recibir bastante más que la aseguradora. Otra de las ventajas para la entidad financiera es que al poner a disposición de sus clientes productos más sofisticados, puede contribuir a su fidelización y a aumentar las ventas y, por tanto, sus ingresos. En este tipo de operaciones, la caja o el banco mantiene el control de su red y es, por tanto, quien decide a qué productos dar preferencia para su venta, si bancarios o aseguradores, por lo tanto en un conflicto de intereses, es el que decide. Las aseguradoras se quejan LA LIQUIDEZ COMO Banco Sabadell y Caixa Cataluña buscan OPORTUNIDAD os bancos y cajas se tientan la ropa antes de prestar, exigen más garantías, más precio y mucha solvencia. Y además tienen que andar listos para atender los vencimientos de sus propias emisiones con las que financiaron la expansión pasada. Y los clientes que necesitan financiación para atender la nómina y los proveedores ordinarios se las ven y desean para conseguirlo. Y todos tienen razón, los unos en su prudencia y los otros en su irritado agobio. Porque el empresario que no descuenta luego no paga e inicia la cadena de incidencias que pone al personal contra las cuerdas, a los camioneros en las cunetas y a los obreros en el paro. Las turbulencias no concluyen, las pérdidas ya incurridas no acaban de aflorar, las que vienen serán severas y la normalidad no regresa. La economía navega como un barco averiado que trata de llegar al dique de reparaciones. En tanto hay que tapar los boquetes. Hay que suministrar liquidez para que la máquina no pare y abra más vías de agua. Al ICO le han incrementado las disponibilidades para ayudar a las empresas, pero no es suficiente. Se requieren más instrumentos y más procedimientos para que el motor no pare. La operación requiere cooperaciones varias: quien puede aportar garantías que lo haga, por ejemplo el Estado; quien disponga de liquidez y recursos a largo plazo que lo ponga en juego, con premio de alguna prima de riesgo; y quien sepa calificar y distribuir riesgos que se ponga a la tarea con dinero en la caja. La época de vacas gordas propició la acumulación de reservas en varias cajas de resistencia, fondos de garantía y de reserva. Ponerlos en juego ahora para animar la liquidez no quiere decir poner en riesgo esos recursos. Se trata de dinero que debe ser productivo, que puede enseñarse (no gastarse) para que las cañerías financieras cumplan su función de amamantar el crecimiento, el empleo y la confianza. La crisis está servida y cuesta abajo, ahora hay que pararla y poner los medios para salir y recuperar el crecimiento potencial, ese 3 que garantiza un aumento del empleo y la prosperidad. Un 3 que puede volver allá para el 2010 avanzado. L socio para su negocio de seguros, mientras que fuentes del sector señalan que hay otras cuatro operaciones en marcha Una práctica bastante habitual en España De esta práctica hay numerosos ejemplos, entre ellos el de CaiFor, la aseguradora de La Caixa, que hasta hace poco estaba participada por la caja catalana y por el grupo belga holandés Fortis, que fue la primera gran operación de este tipo que se realizó en España, hace ahora 15 años. El pasado año se invirtió esta operación y fue La Caixa, a través de Criteria, la que compró su parte a Fortis para tener la totalidad de la empresa. Entre las aseguradoras compradoras destacan la británica Aviva y la holandesa Aegon, aunque en las últimas operaciones las que se han mostrado más activas han sido la española Mapfre y la suiza Zurich. Millones de euros 15.997,36 13.696,98 9.572,69 9.095,75 4.533,64 4.508,05 4.254,30 3.783,65 3.471,84 3.325,35 3.257,21 Santander Seg. Caser Vitalicio Seg. Allianz Aseval Axa Vida Ibercaja Vida Bansabadell Vida OPERACIONES DE BANCASEGUROS En millones de euros Fecha 2000 2000 2001 2001 2002 2002 2004 2004 2005 2005 2007 2007 2007 2007 2008 2008 2008 2008 2008 Entidad financiera Caja Madrid Aseval (Grupo Bancaja) Biagalicia (G. Caixa Galicia) Unicaja Caja España La General (Caja de Granada) Cajamar CAM (Caja Mediterráneo) CAN Vida y Pensiones Caja de Badajoz CCM Bankinter Cajamurcia Caja Cantabria Caja Duero CAN Vida y Pensiones Caixa Sabadell Banco Sabadell Caixa Catalunya Socio compañía aseguradora Mapfre Aviva Aviva Aviva Aviva Aviva y Unicaja Generali Aegon Aegon Aegon Mapfre Mapfre Aviva Aegon Mapfre Zurich Zurich? Productos y experiencia de que el precio que pagan por el 50 de la joint venture con un banco o una caja es excesivo, pero es el mercado el que fija el precio. Además, cerca del 80 de la distribución del seguro de vida está en manos de bancos y cajas, por lo que las grandes aseguradoras, ya sean extranjeras o españolas, si quieren ganar cuota de mercado tienen que pasar por el aro de estas alianzas. En la mayoría de los casos, los precios que pagan las aseguradoras son difíciles de justificar a corto plazo, por eso generalmente pagan una cantidad al principio y el resto por objetivos de venta. Actualmente hay varias operaciones en marcha. Dos entidades financieras, un banco y una caja, han anunciado públicamente que buscan un socio estratégico para compartir el desarrollo futuro de su negocio asegurador, mientras que, según fuentes del sector, otras cuatro operaciones (tres cajas y un banco) están en marcha, pero prefieren ampararse en el anonimato. El Banco de Sabadell es una de las entidades que está estu- diando alternativas para desarrollar su actividad aseguradora. Para ello ha encargado a Deutsche Bank la venta de este negocio a alguna aseguradora. Entre los candidatos suenan Aviva, Zurich, Mapfre... sobre todo esta última que siempre ha mantenido unas excelentes relaciones con el banco catalán y está empeñada en seguir creciendo tanto en España como en el extranjero. La entidad que preside Josep Oliu cuenta con 1.200 oficinas en España y tiene a BanSabadell Vida, BanSabadell Pensiones y BanSabadell Seguros Generales como filiales aseguradoras que gestionaban 6.635 millones de euros y un beneficio neto de 41 millones en 2007. La otra operación puesta en marcha es la de Caixa Cataluña, que ha encargado a Morgan Stanley la búsqueda y selección de un socio estratégico para compartir el desarrollo futuro de su negocio asegurador. La caja, que cuenta con una red de 1.200 oficinas, se ha decantado por Morgan Stanley por su experiencia en este campo, ya que ha participado en alguna de las grandes operaciones ya materializadas en España. Ascat Vida, la aseguradora de Caixa Cataluña, tuvo unos beneficios de 57,9 millones en 2007, unas primas de vida de 55,5 millones, un volumen de 1.543 millones en planes de pensiones y 2.281 millones en ahorro- vida. ABC