Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL DOMINGO 22 s 6 s 2008 ABC LA ENCRUCIJADA BOLIVIANA Un grupo de mineros de Potosí, armados con dinamita, asaltaron anteayer las instalaciones de la Prefectura de Impuestos Nacionales de esa ciudad EFE La ola autonómica avanza en Bolivia al compás de la protesta contra Evo Morales El departamento de Tarija podría convertirse hoy en la cuarta región que rompe con el indigenismo centralista del presidente BALDWIN MONTERO PLAZA CORRESPONSAL LA PAZ. Tarija, la región boliviana que concentra una de las más grandes reservas de gas de Suramérica, cierra este domingo 22 de junio un círculo de cuatro referendos autonómicos departamentales, en abierto desafío al Gobierno del presidente Evo Morales. La Administración central no pudo hacer nada contra el avance de este proceso, aun con el respaldo de la Corte Nacional Electoral, que declaró ilegales los referendos, y una infinidad de bloqueos y movilizaciones protagonizados por las bases campesinas e indígenas del oficialismo. Contrariamente, Morales se encuentra debilitado por un creciente rechazo interno que en los últimos dos meses le cerró las puertas de ingreso a cuatro poblaciones del país, donde la oposición recuperó fuerza tras su derrota en la elección de diciembre de 2005, cuando el Movimiento al Socialismo (MAS) obtuvo un histórico 53.7 Cerca de 200.000 tarijeños asistirán el domingo a las urnas, tal como el 4 de mayo lo hicieran los habitantes de Santa Cruz y el 1 de junio los de Pando y Beni, regiones donde más del 79 de votantes aprobaron estatutos autonómicos departamentales. En el caso de Tarija, las encuestas anticipan una victoria de los autonomistas con el 75 Los estatutos, que para el Gobierno ocultan afanes divisionistas, se han convertido en la principal bandera de lucha de la oposición política y regional. Con marcadas diferencias entre ellos, estos documentos definen la base jurídica y organizativa de gobiernos autónomos, aunque no están reconocidos en la Constitución Política del Estado vigente. No obstante, los líderes autonomistas apelan a la legitimidad de los procesos electorales para lograr el reconocimiento estatal de sus estatutos, bajo la amenaza de aplicarlos por la fuerza en caso de persistir el rechazo gubernamental. Para definir cómo hacerlo, los prefectos (gobernadores) y cívicos de las cuatro regiones convocaron a una reunión para el lunes, a la que además invitaron a líderes de La Paz, Cochabamba Chuquisaca y Potosí, departamentos en los que las autonomías tienen distintos grados de avance. En el caso de Oruro, el noveno departamento de Bolivia, el pedido de autonomía es disperso y aún no encontró liderazgos. El objetivo es extender las autonomías a todo el país confesó el jueves el prefecto de Tarija, Mario Cossío, durante el acto de cierre de campaña por el voto al sí al Estatuto Autonómico de Tarija. Están en pura estrategia de posicionamiento político, de posicionamiento de poder replicó el vicepresidente, Álvaro García Linera, quien fracasó en dos oportunidades en su intento de promover un diálogo con las regiones. Estas gestiones fracasaron porque el Gobierno de Morales mantiene firme su posición de desconocimiento de los referendos departamentales, lo que además provocó que en dos meses el Mandatario sea virtualmente vetado en cuatro regiones del país, a las que no pudo llegar para cumplir con actos oficiales. El primer veto se produjo el 24 de mayo, en Sucre, la capital del país. El jefe de Estado no pudo llegar a una concentración que lo esperaba en el estadio de esa ciudad, debido a que una turba de jóvenes impidió su arribo, pese al fuerte control policial y militar. El 13 de junio ocurrió exactamente lo mismo en Pailas, Santa Cruz, donde debió inaugurar un puente. Un día después tuvo que cancelar una visita a Villamontes, Tarija, a donde había invitado al presidente de Paraguay, Nicanor Duarte, para recordar el cese de hostilidades entre ambos paises por la Guerra del Chaco (1932- 1935) El 18 de junio, los tarijeños se movilizaron para impedir su llegada a la capital, donde campesinos, indígenas, colonizadores y zafreros lo esperaban para una entrega de obras. El control de la Policía y de las Fuerzas Armadas no logró que Morales pise suelo tarijeño. Con este antecedente, los pobladores de este departamento del sur de Bolivia, de 38.000 kilómentros cuadrados y 400.000 habitantes, asistirán al referéndum que cerrará el ciclo de las cuatro regiones autonómicas y abrirá el de la autonomía a nivel nacional. Como ocurrió en los otros tres departamentos, las bases sociales del Gobierno organizaron bloqueos en tres de las seis provincias que componen Tarija y los autonomistas desplegaron una guardia civil en los recintos electorales. Estatutos no reconocidos Las encuestas anticipan una amplia victoria de los autonomistas; Tarija posee una gran reserva de gas