Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA XVI CONGRESO DEL PP EL OTRO CÓNCLAVE DOMINGO 22 s 6 s 2008 ABC Noticias en breve El PP no se olvida de los gitanos El diputado del PP en las Cortes Valencianas Manuel Bustamante manifestó el compromiso del PP con el pueblo gitano, consistente en seguir impulsando políticas que favorecen la integración. Bustamante, que fue el primer diputado gitano en el Parlamento valenciano e intervino en el congreso con la comunicación Gitan s siglo XXI ha iniciado defendiendo su doble militancia como gitano y miembro del PP. Los gays del PP, satisfechos Los portavoces del Grupo de Gays y Lesbianas del PP, Javier Gómez y Manuel Ródenas, consideran la Ponencia Política del PP como un paso más hacia el reconocimiento de la unión entre dos personas del mismo sexo como matrimonio. Mostraron su apoyo al nuevo equipo que rodea a Rajoy y, sobre todo, destacaron el papel de Soraya Sáenz de Santamaría y de la nueva secretaria general, María Dolores de Cospedal. El ganador de las europeas, comisario El PP propuso ayer un acuerdo al PSOE para que el próximo comisario que represente a España en la Comisión Europea a partir de 2009 sea el cabeza de la lista más votada en las elecciones europeas del próximo año. Este acuerdo fue propuesto por Gerardo Galeote, portavoz adjunto del PP en el Parlamento Europeo, durante su exposición de la comunicación España ante la Unión Europea que presentó ante el plenario. Los nacionalismos son nacionalismos El presidente del PP de Cataluña y candidato a la reelección, Daniel Sirera, dijo ayer que los nacionalismos son nacionalismos y que todos buscan lo mismo y abogó por seguir trabajando juntos para tener una España más fuerte El nacionalismo es inviable en el actual marco constitucional, insistió. Sirera matizó que se debe poder hablar con todo el mundo sobre las cosas que afectan a los españoles Los alienígenas nunca viajan solos El discurso de Aznar consiguió lo que parecía imposible: vaciar los pasillos, terrazas y hasta la tienda del PP s Un público entregado, apasionado y casi hipnotizado abarrotó el salón del plenario y penetró en tromba sin que nadie pudiera frenarlo POR DOMINGO PÉREZ VALENCIA. El reportero marciano, superadas las primeras 24 horas desde su aterrizaje en el planeta político, y con el jet lag emocional ya algo más regulado, comprobó que no está solo. Que hay muchos más alienígenas despistados y sueltos por la Feria de Valencia, que es el enorme recinto que alberga el Congreso del PP. En su afán por ponerse al día, parece increíble la cantidad de información inútil que puede llegar a acumular un extraterrestre atento. Por ejemplo, averiguó que Don Juan José Zorrilla Puntas es el último que, por orden alfabético, aparece en la lista de los compromisarios asistentes. Superado el gozo de la exclusiva, quedó claro que de poco servía el descubrimiento. De esa mina no saldría carbón para un reportaje, pero ahí queda el detalle para que los jefes no digan que no se lo trabaja el muchacho. La mañana no la pasó tan solo como el día anterior. Deambulando de corrillo en corrillo de avispados periodistas, se hizo coleguita de Manuel. Castellano de pro, con los surcos del arado incrustados en su rostro. Se encontraron estos dos desubicados en la puerta del recinto. Admirando la llegada de los que viajan en cochazos y con chófer. La conversación surgió espontánea, mientras descendía del vehículo Federico Trillo. ¡Vaya, vaya! ¡Qué enormidad! ¡Lo que no habrá costado este edificio! ¡Y montar todo este lío reflexionó en voz alta el labriego, que esa es su profesión. A lo que respondió el periodista de estreno: ¡Ya ves! Hay que reconocer que el diálogo se acerca bastante a una charla de besugos, pero sirvió el encuentro para descubrir que existe otro PP otra rea, lidad más allá de la que muestran las cámaras y la prensa. Gente humilde, trabajadora, que sabe poco o nada de ponencias y enmiendas, que se asombra al entrar en un mega edificio en el que tal vez cabría todo su pueblo y alguna de las pedanías cercanas. Personas que se ilusionan cuando alguno de los famosos les da la mano Hombres y mujeres que no saben de política, pero hacen cada día una política imprescindible y muda, partiéndose el cobre para que sus pequeños municipios sean un poco más cómodos, o un poco más verdes o un poco más humanos. Gente del pueblo. Se pasó la mañana rápida y en agradable paseo. Arriba y abajo por la avenida central del ferial, que algunos ya llaman la calle Colón, que viene a ser para los valencianos lo que Serrano para los madrileños. Lo cierto es que estaba todo muy concurrido. Bien es verdad que 3.000 compromisarios y casi otros tantos invitados dan para que haya mucho movimiento, pero la impresión generalizada es que dentro, a las salas de trabajo, no acude mucha gente. Las cuatro terrazas que albergan el complejo siempre están colapsadas, colas en la tienda, tertulias improvisadas en cada esquina... Y, eso sí, muchas caras de sueño. Retazos de conversaciones pilladas al vuelo como algunos: ¿Habéis dormido hoy? o ¡Cómo nos lo pasamos, eh! desvelaban que la noche del viernes había sido larga. Transcurría pues la mañana de sábado de resaca y ojeras cuando, de repente, todo se paralizó. Los bulliciosos pasillos se silenciaron. Se vaciaron. La gente, como hipnotizada, se apresuraba hacia el enorme salón del plenario. Manuel y el marciano siguieron a la marea, traspasaron la puerta, arrollaron a los porteros tan estrictos durante todo el Congreso y penetraron en el templo Intervenía Aznar. La gente, emocionada. Ni una silla vacía y los vomitorios de acceso colapsados con un público en pie y entregado. Entre una madre y una hija, que manejaban con destreza los abanicos, el extraño se quedó encajado y pudo presenciar un espectáculo inenarrable. Miles de personas entregadas. Aplaudiendo cada palabra. Afirmando con la cabeza cada aseveración del ex presidente. Catarsis colectiva. Y susurros, muchos susurros- ¡Está arreando a todo bicho viviente! -acompañados de jaleos del corte de ¡Viva! de ¡Presidente! Hasta de ¡Guapo! que se le escapó a una señorona. Esa debía de ser de Venus o más allá. Gente del pueblo Existe otro PP más allá del de los políticos famosos, otra realidad de hombres y mujeres que no saben de ponencias o enmiendas Los corrillos desaparecieron cuando intervino Aznar ALBERTO SAIZ