Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES DOMINGO 22 s 6 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) J. L. Sánchez Izquierdo (Deportes) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera INQUIETUDES EN EUROPA a cumbre europea que ha servido para cerrar el semestre de presidencia eslovena ha terminado en tablas. Después del no de los electores irlandeses, los jefes de Estado y de Gobierno han querido enviar un mensaje de optimismo sobre el futuro de la UE, pero no les ha salido del todo bien y sólo han podido ocultar medianamente su zozobra. Querían haber proclamado que el tratado de Lisboa vive y han terminado diciendo que aún vive, añadiendo un matiz de precariedad cada vez más inquietante. Resulta ahora que un juez británico todavía puede detener una ratificación que lleva ya la firma de la Reina, que el Tribunal Constitucional checo puede emitir un dictamen comprometido o que el Senado de Praga podría negarse a dar su conformidad. Cualquiera que sea el desenlace de esta reforma institucional- -cuya necesidad queda bien probada por el hecho de producirse en un momento en que los electores de un país pequeño tienen en jaque el futuro de toda la Unión- -la principal lección que todos los responsables europeos deben sacar es que hay un problema grave de comunicación y que las sociedades europeas han perdido su relación emocional con el proyecto europeo, precisamente cuando éste había alcanzado con el euro o la desaparición de las fronteras interiores los mayores éxitos de toda la historia del continente. La Europa de dos velocidades puede acabar siendo el mal menor y la consecuencia inmediata de esta crisis, pero nunca será la solución definitiva. L RAJOY LANZA EL NUEVO PP L Partido Popular cerró ayer los principales objetivos marcados para el Congreso que hoy concluye en Valencia: definición política, nueva dirección y liderazgo consolidado. En su intervención previa a la votación, Mariano Rajoy despejó incertidumbres, aclaró conceptos y deshizo equívocos. Esta era su principal responsabilidad ante los militantes del PP más allá de quiénes fueran las perso, nas que acabaran integrándose en sus órganos colegiados y en su equipo de mayor confianza. Rajoy se presentó como el valedor de la unidad y de los principios del PP y lo hizo con un discurso convincente, directo y pensado para quienes dudaban que el PP fuera a ser leal a las señas de identidad que recabaron el apoyo de mas de diez millones de votantes en las pasadas elecciones. El temor a una política blanda con los nacionalistas, eje polémico de los sectores críticos, fue replicado contundentemente por Rajoy, quien, además de reiterar su compromiso con las víctimas del terrorismo, declaró innegociable con estos grupos la unidad nacional, la soberanía del pueblo español y la igualdad de los españoles. Las discrepancias nominalistas en torno a la relación con los nacionalismos perdieron su razón de ser ante la proclamación pública de estas líneas rojas que el PP por decisión de sus compromisarios, no está dispuesto a traspasar. La apuesta por el diálogo mostrada por la nueva dirección del PP excluye, salvo para quienes estén dispuestos a hacer prejuicios de intenciones a todas horas, la cesión ante políticas o propuestas soberanistas. La defensa de la igualdad de todos los españoles y del derecho a recibir educación en castellano está en el umbral de la acción política del PP en esta nueva etapa. La polémica sobre la democracia interna quedó también zanjada con la implantación de un modelo de primarias similar al estadounidense, que combina el sistema de compromisarios con la elección directa del presidente del partido. Es una reforma sensata y oportuna, que demuestra que el XVI Congreso del PP podía servir para algo más que para un pa- E seo triunfal de Rajoy. Y si al final lo ha sido, a pesar de algún notable abandono de última hora, aunque no improvisado, como el del eficaz y brillante Ignacio Astarloa, en buena medida se debe a la indeterminación de los argumentos con los que se ha venido criticando a Mariano Rajoy desde las filas de su partido. Tampoco han ganado contenido político concreto determinadas ausencias que, aun siendo por sí mismas dolorosas, como la de María San Gil, no estaban traducidas en una alternativa a las ideas expuestas por Rajoy. Las suspicacias y los sentimientos son libres y frente a ellos es difícil luchar, pero habrá de reconocerse a Mariano Rajoy que el proceso de cambio que impulsó después del 9 de marzo ha sido de renovación, no de fractura, y que este Congreso que hoy finaliza no va a ser de resultados efímeros. Algunos apostaban por aplazar la verdadera disputa para 2011. Se equivocan si afrontan estos tres años como una tregua en la lucha por el poder interno. Sólo el PSOE sale ganando con tal planteamiento. El nuevo presidente del PP ha superado una política de desgaste contumaz contra su persona, desproporcionada respecto de los errores que ha cometido en los meses previos al congreso. Su tarea ahora es cerrar heridas internas. Cuenta con un equipo directivo que, sobre el papel, aúna todas las tendencias expuestas desde que Rajoy anunciara su candidatura. La unidad del PP fue un clamor en todos los discursos, especialmente en el de Ángel Acebes, cuya memorable y nada complaciente intervención emocionó a todos y acreditó, además de su dimensión humana, un calado político muy superior al que dibujaba el injusto estereotipo sobre su persona. Acebes encarnó el valor de la continuidad en los principios y valores, la necesidad de no renunciar a la propia identidad sólo para agradar a quienes nunca votarán al PP Y el Congreso se cierra con esta idea firmemente asentada en el discurso de Mariano Rajoy: el cambio que ha empezado en el PP no afecta a los principios, sino a los procedimientos a la forma de comunicar y relacionarse con los españoles. EXTRANJEROS D EN EL PADRÓN e acuerdo con el nuevo padrón municipal, España supera los 46 millones de habitantes a 1 de enero de 2008. Algunos datos censales resultan muy llamativos, como que los extranjeros supongan ya el 11 por ciento de la población, superando de largo la barrera del 10 por ciento que el Gobierno consideraba razonable hace poco tiempo. Por cada nuevo español se empadronaron en 2007 nada menos que cinco extranjeros. El número de ciudadanos rumanos creció el 38 por ciento en un solo año, y supera ya con mucho al de marroquíes. En total, hay casi tres millones de extranjeros más en sólo cinco años. Existen, sin duda, factores muy positivos en una inmigración legal y ordenada, entre ellos la ruptura de una tendenciaque apuntaba al progresivo e imparable envejecimiento de la población, pero hay también elementos que merecen un análisis cuidadoso. En esta delicada materia, los excesos y las desproporciones pueden generar a medio plazo problemas de convivencia social.