Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo SÁBADO 21- -6- -2008 ABC La NASA está convencida de que la sonda Phoenix ha desenterrado hielo en Marte Las manchas blancas descubiertas por la pala del brazo robótico desaparecen, posiblemente por sublimación S. BASCO MADRID. Los científicos encargados del seguimiento de la misión Phoenix se muestran cada vez más convencidos de que la sonda de la NASA ha encontrado hielo a pocos centímetros por debajo de la superficie de Marte, muy cerca del Polo Norte. La pala de su brazo robótico ha desenterrado hasta ahora ocho pequeños retazos de material blanco y brillante, de apenas un par de centímetros cuadrados de superficie- -apenas como un dado- que fueron fotografiados el pasado día 15 por las cámaras de la Phoenix. Cuatro días después, el pasado jueves, esas manchas blancas y brillantes habían disminuido considerablemente su tamaño, o simplemente ya no estaban en su lugar, cuando las cámaras volvieron a captar imágenes de la misma huella dejada por la pala. No eran visibles. Los técnicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, Jet Propulsion Laboratory) en Pasadena aseguraban ayer, en la página web de esta institución, que estas manchas estaban constituidas por agua helada, que se ha sublimado tras verse expuesta al Sol durante unos días En ese caso, la placa de hielo no podría ser muy gruesa. Esto debe ser hielo afirmaba también Peter Smith, de la Universidad de Arizona, responsable científico de la misión Phoenix, al explicar que esos pequeños trozos han desaparecido totalmente durante los últimos días, lo que constituye una indicación perfecta de que se trata de hielo Smith relataba ayer que se había producido un debate entre el equipo técnico sobre si ese material blanco que veíamos en las fotos era hielo o sal, pero la sal no se funde bajo el Sol Los expertos de la Agencia Espacial estadounidense han descartado la posibilidad de que pueda tratarse de dióxido de carbono helado, o de que el polvo pueda haber cubierto la placa blanca y brillante. Esas trazas blancas habían aparecido bajo la acción de la tuye una novedad para la Ciencia, pero esta sería la primera vez que el hombre es capaz de observarlo y, probablemente, de obtener muestras del mismo para analizarlo, algo que tratará de hacer la Phoenix durante las próximas semanas. Desde las imágenes captadas durante 2002 por la sonda orbital estadounidense Mars Odyssey, y con las mediciones que efectuó por medio de sus espectrómetros de rayos gamma e infrarrojos, los científicos saben con certeza que existe una gran masa helada permanente en el Polo Norte marciano. Precisamente en un lugar en el que la NASA supone que ese hielo es más superficial- -apenas unos centímetros bajo el suelo- -es donde se posó hace ya 27 días la sonda Phoenix, sobre el permafrost o mezcla de hielo y tierra- -probablemente en una proporción 70 a 30- -que forma la superficie del polo marciano. Si alguna vez corrió el agua por allí, habrá dejado su huella sobre la superficie y en los minerales que la componen. En ese caso, las impurezas que la sonda pueda detectar en el hielo tendrán mucho que decir sobre la historia geológica de Marte, sobre las condiciones climáticas del pasado y sobre la posibilidad de que alguna vez haya existido vida en el planeta. Marte es ahora demasiado frío para que pueda existir en su superficie agua en forma líquida, pero tal vez en un pasado lejano las regiones polares hayan conocido tiempos mejores, climáticamente hablando. Al menos eso suponen los científicos de la NASA. El agua es, qué duda cabe, el elemento esencial para la vida tal como la concebimos. Si está allí, helada, tal vez un día estuvo en esa región en estado líquido. Entonces existió al menos la posibilidad de que la vida se desarrollase en Marte. ¿La hubo? ¿no la hubo? Puede que la Phoenix proporcione una respuesta. Seguir la pista a la vida Una indicación perfecta Imagen captada por la sonda el 15 de junio (izquierda) junto a la foto tomada el pasado jueves pala del brazo robótico, cuando escarbaba para retirar una porción de tierra destinada al análisis. Era el pasado día 15, cuando la Phoenix llevaba ya 21 días sobre suelo marciano, tras haberse posado en la región ártica del Planeta Rojo el pasado 25 de mayo. Esa marca de la pala fue bautizada por los científicos como DodoGoldilocks El pasado jueves, la pala de la sonda se topó con una superficie muy dura cuando trataba de realizar otra cata del suelo marciano, esta vez en una forma poligonal en el lugar denominado Wonderland También podría tratarse de hielo. La pala ha cavado en un nuevo lugar y ha encontrado una capa muy dura, a la misma profundidad que en la anterior pa- NASA Esto debe ser hielo afirma Peter Smith, de la Universidad de Arizona, responsable científico de la misión Se trata de pequeñas placas blancas y brillantes, no mayores que un dado y a escasa profundidad lada afirmaba Ray Arvidson, de la Universidad Washington en Saint Louis (Missouri) uno de los científicos encargados del movimiento del brazo robótico de la sonda. Después de rea- lizar hasta tres intentos de cavar en ese lugar, el brazo quedó inmovilizado, tal y como debe reaccionar cuando topa con una superficie dura, según ha sido programado. El brazo va equipado con un pequeño taladro capaz de perforar unos cuantos centímetros diversos tipos de superficies duras, y de tomar muestras del material que las compone para que sean analizadas en uno de los ocho pequeños hornos de que dispone la sonda. En su interior, las muestras pueden ser calentadas hasta los mil grados centígrados con el fin de determinar su composición química. La presencia de hielo en la superficie de Marte no consti- Perforar y tomar muestras Más información sobre el hallazgo: http: www. jpl. nasa. gov