Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LA NOCHE DE LOS CAVIA 2008 SÁBADO 21- -6- -2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 87 Emilio de Palacios, en un momento de la cena Pío Cabanillas conversa con José Joly Tomás Cuesta escucha a Mercedes Monmany antes de la cena José María Carrascal, Rafael Atienza y Salustiano del Campo José María de Areilza y Alberto Aguirre de Cárcer OPORTUNIDAD, CREACIÓN Y FANTASÍA ANTONIO MINGOTE e toca transcribir las impresiones del jurado de este año. Procuraré hacerlo con la oportuna y conveniente brevedad. El premio a la mejor foto periodística es también un premio a la oportunidad. La eterna cuestión de si una imagen vale por mil palabras o no lo vale la ha resuelto en esta ocasión el periodista fotógrafo que ya andaba con la mosca en la oreja. Me di cuenta de que los Reyes iban a darse un beso ha declarado. Y oprimió el disparador. ¿Qué palabras pueden ser más elocuentes que la imagen de la Reina ofreciendo la mejilla al Rey que la besa mientras ella frunce los labios para corresponderle? Por nuestra parte, ante esta tan expresiva imagen, nuestras palabras, muchas menos de mil, sólo pueden ser estas: Majestades, con el debido res- DISCURSO DEL PRESIDENTE DEL JURADO M peto, enhorabuena. El jurado ruega a los Príncipes, cuya presidencia hoy aquí tanto nos complace y reconforta, transmitan esta felicitación a nuestros Reyes. Y felicitamos también Andrés Ballesteros por su oportunidad. El jurado eligió, entre otras valiosas y muy atendibles candidaturas al premio Luca de Tena, la de Felipe López Caballero, presentada por otro ilustre colombiano, el ex presidente Andrés Pastrana Arango. Pertenece el premiado Felipe López Caballero a la heroica especie de periodista creador, fundador de periódicos, hacedor de periodistas y, en definitiva, benefactor de su pueblo. No hablaré aquí de sus premios, numerosos y memorables, ni siquiera de su pericia como periodista de investigación y denuncia en Colombia, donde la violencia de las bandas de narcotraficantes le obligó en algún momento a abandonar el país. Me refiero ahora a su obra más considerable periodísticamente: Semana la revista de mayor prestigio y circulación en Colombia, registro permanente de los acontecimientos del país y del mundo, tan poderosa y eficaz como para remover de sus puestos, tras denunciarlos, a ministros indignos y capitostes de distintos pelajes y categorías. Revista donde se han criado periodistas notables, merecedora de incontables distinciones y matriz a su vez de otras revistas, a saber: Dinero para asuntos económicos y empresariales; Fucsia revista femenina; Jet set atenta a la farándula y la sociedad; Semana junior para niños y adolescentes; Plan B entretenimientos; Arcadia cultural... Y se puede asegurar que no quedará aquí la cosa y que la obra de Felipe López Caballero, que hoy nos prestigia con su asistencia, continuará tan fructífera y provechosa como hasta ahora. Felicidades. No sabemos si el premio Mariano de Cavia de este año ha alegrado más al receptor o a los amigos que han tenido la oportunidad de dárselo, aunque mejor sería decir de reconocérselo porque el premio lo había ganado Raúl hace tiempo. Raúl del Pozo, nuestro amigo, es un grandísimo escritor, fantaseador de novelas cuando toca y espectador atento a lo que pasa para entenderlo, desentrañarlo, interpretarlo y contárnoslo después con la habili- Felicidades a Vocento, que hace posibles estos premios y mantiene a flote este viejo barco de tantas memorables singladuras en la historia del periodismo español dad del narrador, la justeza del testigo agudo y fiel y la comprensión del hombre liberal y tolerante. Digno sucesor en las páginas de su periódico del Francisco Umbral, que todos recordamos con admiración. El artículo premiado, magistral, está dedicado a esas gentes del sur a las que tanto debemos y de las que ya estamos temiendo la exigencia del pago de la deuda con intereses, plusvalía y sacada general de pies del plato. Los aproximadamente descendientes de los que, dice Raúl, nos trajeron el álgebra y los albaricoques, vienen ahora buscando amparo y sustento. Bien está. Y mejor estaría si con ellos no viniera la nueva vanguardia de esos creyentes fanáticos que, Raúl otra vez, quieren recular la Historia hasta la peste. Felicidades, Raúl. Y felicidades también a ABC, que mantiene vivos estos premios al viejo oficio- -dice Camacho- -de ver y contar. Y felicidades a Vocento, la empresa que los hace posibles y mantiene a flote este viejo barco de tantas memorables singladuras en la historia del periodismo español.