Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS LA NOCHE DE LOS CAVIA 2008 SÁBADO 21 s 6 s 2008 ABC DISCURSO DEL PREMIO MINGOTE ATRAPAR EL ALMA DE LOS PERSONAJES ANDRÉS BALLESTEROS M e alegra profundamente participar hoy en esta Casa de ABC de la entrega de los Premios anuales que llevan nombres tan ilustres como Mariano de Cavia, Torcuato Luca de Tena y Antonio Mingote. Unos galardones que acumulan una larga y prestigiosa trayectoria al haber sabido valorar el trabajo de personalidades del periodismo, y de la que hoy tomo parte activa gracias al jurado que decidió elegir una de mis fotografías como merecedora de este premio Mingote. Señalaba un prestigioso psiquiatra español nuestra etapa infantil como uno de los momentos en los que alcanzamos lo que denominaba estado de felicidad completa. Y apuntaba sus razones. A esa temprana edad tenemos cubiertas todas las exigencias básicas. Nos proporcionan el alimento, nuestras necesidades higiénicas están satisfechas, y no tenemos preocupación económica alguna. El cuarto requisito para alcanzar tal estado de felicidad se ve resuelto cuando comenzamos a decir nuestras primeras palabras, unidas siempre a la necesidad de reconocimiento por parte de los demás de nuestras actividades diarias. Gracias de nuevo al jurado por este galardón, que me permite regresar por momentos a mi infancia. Pensar que gracias a una de mis fotografías se iba a reconocer mi labor profesional y concederme este premio, era algo que no aparecía ni en el más remoto de mis sueños. Pero no quiero que se trate del reconocimiento a un fotógrafo. Esta capacidad para narrar situaciones, atrapar el alma de los personajes, congelar el tiempo, recordar instantes No recuerdo cuándo ocurrió, sólo sé que desde hace años y hasta la mañana de hoy no he hecho otra cosa que levantarme con la idea de mirar y la única intención de contar historias a través de mis fotografías inolvidables, en definitiva, captar lo que el maestro CartierBresson denominaba momentos decisivos de nuestra vida y los demás en los que la imagen cobra una especial importancia, la compartimos todos aquellos profesionales que día a día nos levantamos con la única idea de mirar a través del objetivo de nuestra cámara y contar con imágenes lo que otros magníficamente hacen utilizando las 28 letras del alfabeto, como es el caso de los galardonados con los Premios Luca de Tena y Mariano de Cavia. ¡Qué difícil es saber captar el momento preciso para que una imagen sea especialmente relevante! y ¡qué difícil es que reconozcan la labor de los que toman esas imágenes! profesionales con quienes los periódicos a veces son injustos con su trabajo, escondiéndoles o incluso quitándoles la firma y su momento de gloria. No recuerdo cuándo ocurrió, sólo sé que desde hace años y hasta la mañana de hoy no he hecho otra cosa que levantarme con la idea de mirar y la única intención de contar historias a través de mis fotografías, todas ellas bajo el amparo de la Agencia Efe. Por ello, mis primeras palabras de agradecimiento van dirigidas a todos los que forman parte de esa factoría de excelentes periodistas. Aprovecho esta feliz ocasión para expresar mi reconocimiento a la valiosa labor diaria de todas las gentes de ABC: desde sus propietarios, directivos y redactores, hasta sus colaboradores, técnicos y trabajadores en todos sus niveles. Quisiera dedicar este premio a todos mis compañeros de profesión por su apoyo y estímulo constante; a mis alumnos por su comprensión demostrada en relación a mi quehacer docente; a mis padres por el ejemplo de conducta y sacrificio personal que me ha permitido una educación de excelencia, y en especial a mi mujer, Diana, y mis hijos, Jorge y Jaime, que son los que a diario sufren los inconvenientes, que también los tiene, del que convive con alguien que tiene como profesión la de periodista. Como admirador reconocido de Cartier- Bresson, siento la tentación de citarlo de nuevo antes de dar por finalizadas estas palabras. El mundo pasa rápidamente. Podemos asistir pasivamente a ese paso o podemos guardar los instantes para la posteridad Carmen Tello compartió mesa con su marido, Curro Romero, y Santiago Castelo Andrés Ballesteros, premio Mingote, junto a Álex Grijelmo, presidente de Efe Rafael Spottorno junto a María Zurita de Borbón Juan Manuel de Prada, junto a Luis Alberto de Cuenca y Beningno Pendás