Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 21- -6- -2008 31 La libertad de conciencia ya está amparada en la ley Tiene que ser la jurisprudencia y no el Parlamento la que resuelva los conflictos entre la libertad religiosa y otros derechos L. D. MADRID. El Gobierno sigue empeñado en su reforma de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa (LOLR) Al pretendido trato igualitario a todas las confesiones, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha añadido esta semana una razón más para emprender esta iniciativa legislativa: el reconocimiento en el marco de la ley del derecho a la libertad de conciencia. En la Comisión Constitucional en el Senado, la vicepresidenta señaló que la actual normativa no sólo desconoce este derecho sino que tampoco contempla los muchos avances introducidos por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional (TC) en este sentido. Los argumentos esgrimidos por el Gobierno para justificar esta reforma siguen sin convencer a un amplio grupo de expertos en Derecho Eclesiástico del Estado. El catedrático Rafael Palomino, de la Universidad Complutense, recuerda que la actual normativa ya contempla el derecho a la libertad de conciencia en el artículo segundo, al plantear que las personas pueden profesar las creencias religiosas que libremente elijan o no profesar ninguna; manifestar libremente sus propias creencias religiosas o ausencias de las mismas, o abstenerse de declarar sobre ellas Palomino tampoco encuentra ninguna exigencia constitucional que obligue a cambiar el contenido de la actual ley, ya que cuando ha sido necesario el TC ha establecido con claridad el desarrollo, contenido y límites del derecho a la libertad de conciencia Para ello, baste recordar algunas sentencias, como la de mayo de 2000, en el que esta instancia judicial dio la razón a un padre al que se le había restringido su derecho de visita a sus hijos por pertenecer a un grupo religioso tildado como secta. Entre los argumentos que ha utilizado la vicepresidenta para defender la reforma, está también que la actual normativa no contempla los muchos avances introducidos por la jurisprudencia del TC relacionados con las condiciones del ejercicio del derecho a la libertad de conciencia en un Estado aconfesional El catedrático, sin embargo, considera que no tiene por qué contemplarlos ya que para eso precisamente está la labor de la jurisprudencia ordinaria y la del TC En puntos clave, como la enseñanza religiosa o la asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas, el TC ha declarado abiertamente la perfecta constitucionalidad de la situación legal existente indica. Por ejemplo, en una sentencia de mayo de 1982, el tribunal reconoció que no era contraria a la laicidad del Estado la presencia de capellanes en las Fuerzas Armadas. Palomino insiste en que el ámbito para resolver los posibles conflictos entre la libertad religiosa y otros derechos fundamentales, como el derecho a la vida, a la educación y al trabajo debe ser el de la jurisprudencia y no necesariamente el parlamentario como pretende el Ejecutivo socialista. La ambigüedad de los argumentos que viene utilizando el Gobierno socialista a la hora de justificar la reforma, lleva a los especialistas a pensar en dos opciones: o que pretende equiparar todas las creencias independientemente tengan o no un carácter religioso, o establecer un nuevo código de laicidad al estilo francés. La segunda posibilidad supondría la supresión de toda manifestación religiosa en los espacios públicos. Una decisión que no ayudaría en nada a la convivencia y al diálogo intercultural que hasta ahora venimos resolviendo, a diferencia de nuestros vecinos franceses, bastante bien advierte. VADE MECUM Jorge Trias Sagnier EL CARDENAL CAÑIZARES a radio nos tenía muy distraídos, y como quien no quiere la cosa se nos ha colado una noticia importante y de largo alcance: es muy probable que el cardenal don Antonio Cañizares se vaya a Roma a ocupar uno de los ministerios del orbe católico, que ahí se llaman dicasterios Dicasterio viene de la palabra griega dicasterion que significa tribunal, y hoy es la denominación genérica de los grandes organismos de la curia romana. Ya han empezado las especulaciones sobre este nombramiento, pero ninguna apunta a la más elemental: el Papa Benedicto XVI quiere a Cañizares tenerlo cerca porque es uno de los cardenales de su más absoluta confianza. No es que con los demás no la tenga, pero con don Antonio habla en ese lenguaje llano que uno sólo utiliza en su propia casa. Toledo perderá un gran cardenal. Y la Iglesia española ganará un magnífico representante en el enclave estatal menos poderoso- -en el sentido material- -pero más influyente del mundo. El Gobierno quiere modificar la Ley de Libertad Religiosa intentado consensuarla con todas las confesiones. Y la católica es abrumadoramente mayoritaria. El reciente nombramiento de José María Contreras, catedrático de Derecho Eclesiástico del Estado, como director general de Asuntos Religiosos, apunta en esa dirección. Y la buena sintonía que parece que han tenido Cañizares y la vicepresidenta Fernández de la Vega podría abrir, desde Roma y Madrid, un nuevo escenario en las maltrechas relaciones entre el Gobierno socialista y la Conferencia Episcopal. Antonio Cañizares es, esencialmente, una persona buena y muy receptiva. Simpática y abierta al mundo. Un hombre de su tiempo. Recuerdo cuando le recogí en la calle Añastro, un mediodía, para traérmelo a almorzar a estacasacentenariacuandoABC lo dirigía Ignacio Camacho. Fue una reunión memorable en la que sehablódetodoydetodos. Conrespeto y por su orden. Desde hace un tiempo, un grupo de amigos nos reuníamos con él mensualmente, más o menos. Confío, si se confirma el nombramiento, que aunque no con esa frecuencia, lo sigamos haciendo en Roma. L No corresponde al Parlamento ABC están obligados a declarar a poder optar al igual que el resto por la casilla de la Iglesia. Se nos dice que no es importante la aportación económica que supone el 0,7 por ciento de los que pagamos menos, porque no llegamos a los 1.000 euros mensuales. Pero en esto no podemos estar de acuerdo. No tanto por la cantidad, que también, cuanto por la responsabilidad que se nos quita a muchos españoles que queremos contribuir con el 0,7 por ciento de lo que ya pagamos al Estado por lo que nos retienen. En el fondo y en la forma, se nos impide ejercer un derecho ciudadano establecido en las leyes señala Algora. Entre esos 10 millones de ciudadanos se encuentran paradójicamente los sacerdotes- -más 20.000- -y los obispos- -más de 100- cuyos salarios oscilan entre los 600 y los 800 euros mensuales. Sabemos de la buena voluntad del Gobierno y de los técnicos de la Agencia Tributaria para resolver el caso, pero una información veraz, nos hace a todos vivir más serenos los problemas; y más, cuando esos no son fáciles de resolver apunta Algora. Los argumentos esgrimidos por el Gobierno para justificar esta reforma siguen sin convencer El Papa recuerda a las radios católicas su misión de informar respetando siempre la realidad EFE ROMA. El Papa Benedicto XVI recordó ayer a los responsables de las emisoras de radio católicas su función de informar y entretener, pero siempre respetando la realidad Benedicto XVI se dirigió a los participantes del congreso internacional de radios católicas que se ha celebrado durante estos días en el Vaticano para afirmar que la radio tiene como función informar y entretener, anunciar y denunciar pero también la de formar a los oyentes en el respeto a la verdad y el cultivo de la esperanza. Asimismo, el Pontífice alabó la misión consoladora de la radio, que llega a quien se encuentra sólo y también a quienes pertenecen a otras religiosas y nunca han oído hablar de Jesucristo Destacó además el deber de cooperación en la misión apostólica de las emisoras católicas mediante una siembra paciente, continúa, día tras día, hora tras hora Por ello, el Papa pidió a las emisoras que hagan atractiva la Palabra de Dios para poder tocar el corazón de los hombres y las mujeres de nuestro tiempo, y participar en la transformación de la vida de nuestros contemporáneos Instó a las radios a no desanimarse ante la competencia con otros medios de comunicación más ruidosos y más poderosos