Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA XVI CONGRESO DEL PP EL ADIÓS DE ACEBES SÁBADO 21 s 6 s 2008 ABC Edurne Uriarte MUJERES RAJOY Y LAS e le fue la mano con el ministerio de Igualdad y el nombramiento de Bibiana Aído, pero no hay duda de que uno de los aciertos de Zapatero desde que llegó al poder ha sido su énfasis en la igualdad de las mujeres. Y uno de los flancos débiles de Rajoy, su descuido de ese mensaje. Con el resultado de que las mujeres han favorecido con su voto al PSOE y han perjudicado al PP Las diferencias no son abrumadoras pero significativas si tenemos en cuenta el escaso margen de la victoria socialista el 9 de marzo. Y también si recordamos que desde fines de los años ochenta ya no hay diferencias de género en el voto en los países más desarrollados. Las hubo antes. Las mujeres votaban a la derecha algo más que a la izquierda. Ahora, depende. Otra cosa es saber de qué depende. En el caso de Zapatero, no hay que descartar el efecto del factor Aído. Me refiero al otro factor Aído, a los muchos hombres que han excusado a la ministra sus miembras y sus teléfonos porque, dicen, es muy mona También hay bastantes mujeres, los gustos son caprichosos, que encuentran muy mono a Zapatero. Pero sin menospreciar el elemento anterior, parece más razonable atribuir el mayor éxito del PSOE entre el electorado femenino a su mejor propaganda. A la incansable insistencia con la que Zapatero ha mimado en sus mensajes y en sus gestos al electorado femenino. No sé si Rajoy ha pensado en el voto femenino en su elección de Cospedal y Mato, y antes de Sáenz de Santamaría, o ha pensado simplemente en sus capacidades tan unánimemente elogiadas. Pero su nuevo equipo tiene dos rasgos que lo hacen muy diferente del anterior. Que es enormemente mediático, por su capacidad de comunicación y su imagen de dinamismo y modernidad. Y que es llamativamente femenino, y lo es en posiciones de poder real. Mariano Rajoy quiere quedarse con el voto del centro. Y con este equipo puede quedarse, de paso, con el voto femenino, el que le faltó el 9- M. El impacto que ha causado en la izquierda hace pensar que Zapatero necesitará ahora un golpe de efecto para su próximo congreso. José Blanco se ha quedado repentinamente anticuado. S Ángel Acebes y Cayetana Álvarez de Toledo suben en las escaleras mecánicas camino del plenario ALBERTO SAIZ Acebes se despide con la petición de desterrar intrigas y camarillas Aboga por un PP fuerte y de centro que no haga dejación de principios s Dice a los delegados que vosotros debéis seguir siendo los únicos dueños del PP C. DE LA HOZ VALENCIA. Fue el discurso más emotivo de la jornada porque Ángel Acebes no sólo se despedía de la secretaría general del partido sino, también, de la primera línea política para quedarse como un simple militante señaló. El secretario general saliente reivindicó el trabajo desarrollado en estos cuatro convulsos años, al tiempo que hizo un llamamiento a la unidad y a no desdibujar las líneas esenciales del PP. Acebes, que tuvo un recuerdo para la todavía presidenta del PP vasco, María San Gil, ausente de la cita, así como para la alcaldesa de Lizarza, Regina Otaola- -menciones que fueron recibidas con una salva de aplausos del plenario- defendió que si no hubiese sido por el PP no habría habido quien defendiera a los ciudadanos de un Gobierno sectario e ineficaz. Fuimos un dique contra los abusos sentenció. Con un claro tono de despedida que provocó lágrimas en muchos de los asistentes, señaló que tras tantos años de dedicación al partido se sentía con el derecho de pedir dos cosas: que se votara a favor del informe de gestión del partido y que el PP no perdiera la que considera su columna vertebral; esto es, la unidad interna. La primera petición la hizo como justo reconocimiento al trabajo desarrollado por Rajoy y el resto del equipo. La segunda porque cree llegado el momento, después de tiempos tan conflictivos como los que han jalonado la etapa precongresual, de que desterremos prácticas perniciosas como las camarillas, las bandas y las intrigas A su juicio, el PP es el paraguas bajo el cual todos nos hemos sentido representados y seguros y cursó recomendaciones tanto a unos como a otros. A nosotros no nos ha unido LA DESPEDIDA UNIDAD A nosotros no nos une ni un barón ni una corriente ni una sensibilidad. Lo que nos une son nuestras siglas PRINCIPIOS No nos votan a pesar de nuestras ideas, sino gracias a ellas. Nos votan porque tenemos principios GESTIÓN Recomendaciones a todos Fuimos un dique frente a los abusos nunca un barón, ni una corriente, ni una sensibilidad, ni por supuesto la pertenencia a una determinada generación. Lo que nos han unido son nuestras siglas y así debe ser en el futuro manifestó. Bajo el paraguas popular hay jóvenes y veteranos, pata- negra y recién llegados en definitiva, sentenció, en el PP nunca ha sobrado ni sobra nadie Tuvo una mención especial a su sucesora, María Dolores de Cospedal, de la que fue jefe en el Ministerio del Interior. Dijo estar convencido de que cometerá menos errores que yo y que será más constante, más justa y valiente Pero la unidad no es a costa de la dejación de principios. Acebes, que atesora veinte años de trabajo en el PP, antes AP, cree que menos PP no es igual a más votos Los electores nos votan porque tenemos principios y los defendemos con coraje y claridad Una última recomendación antes de abandonar la primera línea: Quiero un PP fuerte y de centro. No hay nada más de centro y moderno que defender los principios constitucionales y extender la libertades Además, vosotros debéis seguir siendo los únicos dueños del PP dijo a su auditorio, formado, entre otros, por el ex presidente del Gobierno José María Aznar y por el ex vicepresidente Rodrigo Rato, con los que se fundió, probablemente, en los abrazos más efusivos, sin contar, lógicamente, con los que dispensó a su esposa y dos hijos, llorosos y emocionados como buena parte de los delegados allí presentes.