Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 21- -6- -2008 Egibar defiende a las Nekanes ante el Supremo para evitar su ilegalización 15 muchos, entre ellos la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, atribuyen la cocina del nuevo equipo popular, está llamado a ser el interlocutor con las baronías territoriales del partido. Tiene experiencia y autoridad explican sobre su figura y, también, que no permitirá desmanes de ninguno de los presidentes autonómicos de Comunidad y de partido después de haber adquirido tanta relevancia durante este periodo precongresual por ser el principal sostén de Rajoy. De Ana Mato, destacan su vinculación con Madrid, lo que interpretan como un mensaje a la dirección regional del partido. De hecho, hay pocos que apuesten por la continuidad del número dos de Aguirre, Ignacio González, en el comité ejecutivo nacional. En todo caso, la lista de 35 de nombres debe atender también a criterios territoriales, por lo que Madrid no puede dejar de estar representada. En este sentido, es más que seguro que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, entre en esa lista a la ejecutiva- -bien como miembro electo o en el cupo de cinco nombres que puede proponer el presidente del partido sin someterlo a votación- Además del resto de organigrama de Génova, que terminará de conocerse hoy, no se sabe cuál será el futuro de los llamados maitines una costumbre que instauró en su momento Manuel Fraga, heredó José María Aznar y continuó Mariano Rajoy, aunque al final le produjera más inconvenientes que otra cosa según fuentes del partido. Dirigido a diseñar la estrategia de la semana, maitines estaba formado por los portavoces parlamentarios, la cúpula de Génova, además de presidente regionales como Javier Arenas o Josep Piqué y el alcalde madrileño. Salida de Ignacio González LAS CLAVES Arenas asumirá la coordinación de los barones para dejar clara la unidad de acción del partido por encima de las divisiones territoriales Los discursos de la sesión inaugural giraron en torno a la necesidad de unidad del partido Aznar ha anunciado su intención de permanecer en el cónclave popular los tres días Rajoy se plantea la continuidad de la reunión de maitines que podría ampliar para favorecer los equilibrios internos Emotivos hola y adiós Ángel Acebes dejó ayer oficiosamente la secretaría general entre la emoción de los suyos, que no pudieron contener las lágrimas en el adiós a quien ha sido el número dos del partido. Le pasó el testigo a Cospedal, que hizo una entrada triunfal POR PALOMA CERVILLA VALENCIA. Si hubo ayer una despedida emocionada en este congreso popular fue la que los compromisarios le tributaron al secretario general, Ángel Acebes, que se va con la satisfacción de haber concitado la primera ovación unitaria en el salón plenario. No faltaron las lágrimas de sus colaboradores, de su mujer e hijos, que contuvieron la emoción en los momentos más intensos que hasta ahora se han vivido en esta cita congresual. Su discurso, de hondo calado ideológico, no dejó indiferente a los que han vivido esta dura etapa, en la que Ángel Acebes se quedó al frente de la nave popular. Cuatro años difíciles, después de la pérdida de las elecciones y del éxodo de una gran parte de los cargos del partido, en los que Acebes recordó la presencia constante de Ana, su mujer, a la que agradeció profundamente que haya compartido con él estos duros momentos. Su marcha fue el termómetro de los afectos. Mariano Rajoy se levantó de su asiento y salió a su encuentro para fundirse con Acebes en un entrañable abrazo cuando éste abandonó el atril desde el que pronunció su último discurso como secretario general. Un abrazo que dejaba entrever muchas cosas, quizás, como así lo reconocen otros miembros de la ejecutiva, el papel tan discreto que ha jugado durante la crisis popular. Ni una palabra más alta que otra y con una actitud de permanente lealtad, que todos le reconocen. En su despedida, abrazos tan significativos como el de Rodrigo Rato y Alberto RuizGallardón, especialmente éste último, que subió la intensidad de los aplausos de los compromisarios. No se olvidó de los medios de comunicación y, como hiciera por la mañana Mariano Rajoy, se acercó a la sala de prensa para despedirse, uno a uno, de los periodistas que han seguido día a día la actualidad del Partido Popular. Tan emotiva como la despedida de Ángel Acebes fue la acogida a la que será nueva secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Entró en el recinto ferial de Valencia al filo de las cuatro de la tarde, entre el aplauso de los asistentes, y acompañada de sus compañeros de Castilla- La Mancha. Una nube de fotógrafos, periodistas y compromisarios rodearon a Cospedal. Este caluroso recibimiento sólo fue comparable a las palabras que le dedicó Ángel Acebes ante el plenario, cuando le pasó oficiosamente el testigo del cargo.