Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA www. abc. es SÁBADO 21- -6- -2008 ABC La presencia de Aznar y Rato restaura la unidad del PP en torno a la nueva dirección El ex presidente dispensó a Rajoy un frío saludo que compensó con un encuentro privado propiciado por Camps C. DE LA HOZ Á. COLLADO VALENCIA. El XVI congreso del Partido Popular echó a andar ayer con una inédita escenificación de unidad en torno al líder que sirvió como bálsamo después de tantas heridas. José María Aznar, que hizo una entrada triunfal, y Rodrigo Rato, mucho más discreto, pero no por ello menos agasajado, acudieron a la sesión inaugural del cónclave. Es cierto que el de ayer era el día grande de Ángel Acebes, que se despedía de la primera línea política y ponía fin a la ejecutoria de un amplio equipo que nació, precisamente, a la sombra de los dos invitados de excepción. Pero la presencia de ambos también venía a apuntalar un poco más el cierre de filas que se precipitó con la designación de María Dolores de Cospedal como nueva secretaria general del PP. En torno a la unidad se habló, y mucho, en la primera sesión del congreso. La intervención de Acebes se centró en esta idea, pero no fue el único. Desde Rita Barberá, presidenta de la mesa del congreso- no hemos venido a ganarnos los unos a los otros, sino a los socialistas dijo- -pasando por Federico Trillo- algunos hemos intervenido para que no hubiese enfrentamientos -todos los intervinientes abundaron en la necesidad de restañar las heridas internas. El portavoz del Grupo Popular en el Senado, Pío García Escudero, apeló, por su parte, a la necesidad de que el patido salga reforzado para afrontar los problemas y los retos que España tiene por delante, reforzado para generar un grado de confianza de los españoles en nuestro proyecto político que sea electoralmente decisivo Tanta unidad maltrecha hizo que todos los ojos se desviaran hacia los saludos que dispensó Aznar a los miembros del comité ejecutivo del partido, entre los que tenía reservada una silla en calidad de presidente de honor. Y ahí fue donde dejó el sinsabor de un cruce de manos desganado con Rajoy, aunque luego ambos pudieran despachar un rato en privado Salir reforzados Acebes, Cospedal y Rajoy, ayer, en la primera jornada del XVI congreso del PP propiciado por el presidente de la Comunidad Valenciana y anfitrión, Francisco Camps. Precisamente, Camps comió con Rodrigo Rato antes de su entrada al plenario. El caso es que Aznar tampoco fue demasiado efusivo con la portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, aunque, en su caso, se habían visto la noche anterior durante la entrega de Premios Mariano de Cavia, que se celebró en la Casa de ABC. Tampoco pareció reparar el ex jefe del Ejecutivo en la mujer que está llamada a ser la nueva secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal- -los compromisarios no votan hasta hoy, pero todo apunta a que Rajoy no tendrá problemas para ahormar una holgadísima mayoría- -aunque luego subsanó el error con una segunda ronda de saludos. José María Aznar llegó con voluntad de quedarse. El pasado martes comunicó al PP su decisión de permanecer los tres días de congreso, detalle con el que sin duda, pretende lanzar un mensaje de unidad reconocen fuentes próximas al ex líder del PP. También desde el entorno de Rajoy entienden que tras la elección de Cospedal se ha producido un movimiento de cierre de filas Pero el mérito no JAIME GARCÍA es sólo, apuntan, de la figura de la número dos sino de un equipo formado por dirigentes muy consolidados como el nuevo vicesecretario de Territorial, Javier Arenas. A diferencia de lo que pasó con el Grupo Parlamentario, formado por neófitos, esta vez Rajoy puso un escrupuloso cuidado en que el equipo fuera los menos cuestionable posible. El también presidente de los populares andaluces, al que