Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 OPINIÓN SÁBADO 21 s 6 s 2008 ABC AD LIBITUM LOS JÍBAROS CATALANES L catalán es un bello idioma que los catalanistas tratan de convertir en jerigonza, en un lenguaje gremial y separador que marque las distancias suficientes para poder mantener a salvo sus privilegios y bicocas. Saber Microbiología, por ejemplo, no debe de ser cosa sencilla. Ser el que más sepa sobre tan concreta especialidad entre los seis o siete mil millones de habitantes que hoy somos en el mundo es una quimera. Serlo entre los más de cuatrocientos millones de hispanohablantes, aunque más asequible, continúa marcando un alto grado de dificultad; pero, si se limita la muestra a los seis o siete M. MARTÍN millones que se expresan FERRAND en catalán bastará, supongo, con saber algo sobre la especialidad para entrar en el cuadro de los mejores La esencia de los nacionalismos, su naturaleza más profunda, es esa: acotar un territorio con cualquier instrumento eficaz, como hacen los perros con sus micciones, para ser en él amos indiscutibles. En esa insensata carrera de miniaturización que ha emprendido Cataluña se pretende ahora que, salvo excepciones específicas y concretamente autorizadas por los rectores de las Universidades, todos los docentes de la enseñanza superior deben desarrollar su labor en catalán. Puede garantizarse sin riesgo de error que, dentro de un par de generaciones, el nivel científico y técnico, incluso el humanístico, del área que hoy cubre el Consell Universitari Catalá se habrá empequeñecido tanto como la cabeza de un misionero audaz en el territorio de los indios jíbaros de hace un par de siglos. Como siempre que se crea una barrera difícil de franquear, conviene tener presente que resulta inexorable su dificultad; lo mismo para atravesarla de aquí para allá que de allí para acá. Cataluña, encantada de cocerse en su propio jugo, no padecerá invasiones del conocimiento de quienes no hablan catalán; pero, ¿podrán los catalanes, en virtud de su propia y exigida limitación idiomática, atravesar la muralla de dentro a fuera? Para que no quepan dudas sobre el particular, el Govern anuncia que moverá cuanto sea preciso para no aplicar el poco exigente decreto del Ministerio de Educación que pretende, desde el próximo curso, que se amplíen a tres las horas semanales de castellano en las Autonomías que, por la fuerza de los hechos, han olvidado el bilingüismo constitucional. Quienes tuvimos el privilegio de vivir en Cataluña en el final de los sesenta, y o el principio de los setenta, conocimos una tierra cosmopolita, abierta, esponjosa, europea, culturalmente atractiva y socialmente cálida. El catalanismo, llevado a los excesos que temía Josep Tarradellas, impulsó Jordi Pujol y han hecho suyos los nuevos caciques del lugar, ha revertido el fenómeno y Cataluña se nos apaleta y disminuye. Era una tierra de domadores de elefantes y van camino de convertirse en domadores de pulgas. Qué pena. E -Don Manuel, José Mari: quizás os apetezca ocupar el puesto de azafatas que os había reservado en este congreso de nuestro partido. HAY MOTIVO MARÍA SAN GIL Y LA DERECHA REVERSIBLE A enmienda más rotunda a la derecha reversible que han puesto de largo en la pasarela de Valencia es la que ha presentado la señora San Gil al no haberse presentado en el congreso. Tutto questo fa schifo. Non parole. Un gesto anotó Pavese en su diario cuando se despidió del mundo y sus miserias. Y María San Gil, lo mismo que el poeta, ha dicho todo lo que tenía que decir sin levantar la voz y sin descomponer el gesto. Sin airear, siquiera, que fa schifo lo que se ha hecho con ella. O sea, que da náuseas, por expresarlo suavemente. La mujer indomable que convirtió el dolor en el más sólido alegato frente al miedo; la que jamás puso los pies en la tibieza; la que ha plantado cara a los matones y ha mirado a los ojos a la muerte; simplemente María, la sonrisa y el fuego, es un modelo que no encaja en la nueva colección otoño- invierno. La moda de la derecha reversible pretende desterrar las transparencias y María San Gil es tan diáfana que no sabe fingir lo que no siente. Non parole. Un gesto Quien quiera entender, que entienda. TOMÁS Sólo Esperanza Aguirre ha denunCUESTA ciado sin tapujos las turbias maniobras de acoso y ninguneo que han puesto a San Gil en el disparadero. María es mucho arroz para los pollos peripuestos que pululan por Génova. Demasiadas cornadas lleva encima para dejarse empitonar por un ternero. Y, sin embargo, la han vencido; o, mejor, la han vendido, al no poder vencerla. La han puesto a barato los brujos de la tribu, los traficantes del poder, los que cargan los dados y los que amañan la ruleta. Decía Albert Camus que en la tragedia griega el que tiene razón es el que paga el pato siempre: Orestes, Edipo, Prometeo... Aunque, a la postre, todos, con razón o sin ella, se acaban encontrando en los infiernos. Pero María San Gil, tras protagonizar el drama, ha dejado a los dioses compues- L tos y sin presa alterando el guión de esa teofanía levantina en la que los levantiscos huelgan. Como Moisés se ha ido a por tabaco y, de momento, ni está ni se le espera, los enanos se crecen y los ratones hacen fiesta. El becerro de oro exige que le adoren con fervor inequívoco, con absoluta entrega, y los que ahora creen (mañana, ya veremos) dudan entre apostar por la fe del converso o envidar la hacienda a la del carbonero. Y, mientras, a tragar, a anudarse el babero, y ésta por tito Camps, ésta por Gallardón, está por el primito Arenas, y, ¡hala! a dejar el plato igual que una patena. Los disidentes, por su parte, disimulan, se acompañan mutuamente en el disentimiento, y hacen suyo aquel consejo machadiano que constituye un modelo de estrategia: Sabe esperar, aguarda que la marea fluya -así en la costa un barco- -sin que el partir te inquiete. Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya; porque la vida es larga y el arte es un juguete Porque lo del PP, según como se mire, en lugar de un problema es un poema. Cómo estará la cosa que hasta los versos sueltos hoy son versos capados y respetan la métrica. María San Gil- -que hizo filología bíblica y maneja el latín, el griego y el hebreo- -ha sido el Azazel, el chivo expiatorio, de la derecha reversible, la ofrenda que inaugura sus tejemanejes. Si alguien- -el que sea, llámenle equis y toquemos madera- -cae en la tentación de que alcanzar el fin justifica los medios, los símbolos morales han de ser alejados del terreno de juego. Es mera cuestión de método: la dignidad es un obstáculo que entorpece el proceso. Y es Kafka- -que desnudaba la política con una lucidez profética- -el que nos sopla la respuesta precisamente en un pasaje de El proceso La condena no es un golpe fulminante, es el procedimiento el que pasa, poco a poco, a ser la auténtica condena María San Gil, a la que nadie ha condenado, ha caído en las garras del procedimiento. Tutto questo fa schifo. Non parole. Un gesto Únicamente un gesto.