Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 20 de Junio de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.788. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno LA CENA estas horas habrá acabado la cena de los Cavia. Es a medianoche cuando entregan esta primera edición de ABC con la fotografía de los premiados, este año junto a Los Príncipes de Asturias. Yo llego a la cena de los Cavia y nunca sé qué hacer. Todo son caras conocidas y no conozco a todos. Y todo el mundo va muy arreglado, de etiqueta. La cena es en la biblioteca. Su madera es con la luz cada año más oscura y más dorada. No hay nada más agradable que cenar entre la madera y los libros. Desde sus retratos grises y azules, los directores nos miran. Y mientras se leen los discursos, me gusta pensar que los vencejos que duermen en el aire también nos sobrevuelan. No sé qué hago yo aquí, me pregunto muchas veces. Me fijo en las flores. Dicen que el año pasado pusieron peonías, mis rosas preferidas. Cada mesa lleva un nombre, y en una ocasión cené en la mesa de Sofía Casanova y fue como si cenara en Culleredo. También el nombre de al lado es lo primero que lees al sentarte y hubo un año en el que creí que iba a cenar por segunda vez con Umbral, pero no apareció, y cuando se llevaron su cubierto tuve un mal presentimiento porque dejaron, sobre la mesa, su nombre junto a la silla vacía. Ya nunca más vino. Después de la cena se hacen corrillos y los más concurridos están en el patio andaluz, en la zona de fumadores. Pero no hay mejor momento que cuando traen el periódico y entiendes por qué estás aquí, todo adquiere sentido: la palabra impresa recién impresa. Un escaparate de pan son las letras. Nunca me da tiempo a saludar a todo el que quisiera. Así que al que lleve esta primera edición bajo el brazo: buenas noches. www. aceytuno. com A Marilyn Monroe, Adolf Hitler y Bruce Lee, tal como eran y tal como el fotógrafo Andrzej Dragan los imagina si viviesen hoy ABC Lo que el tiempo se llevó El fotógrafo Andrzej Dragan, un mago del tratamiento digitalizado de la imagen, recrea los rostros de Hitler, Marilyn o Bruce Lee como si viviesen hoy, como uvas pasas, ruinas de lo que aún son en nuestra mente S. BASCO crea el fotógrafo y músico y doctor en Física Cuántica y... Andrzej Dragan. A sus 30 años recién cumplidos, este polifacético polaco ha creado mediante un complejo proceso de photoshop el aspecto que tendría Adolf Hitler en la actualidad. Se parece bastante al descrito por Fest, pero con los cabellos cubiertos de nieve y el mapamundi de arrugas obligatorio para un personaje tan atareado, y tan tarado. Dragan no es que tenga fijación con el Führer que no se portó demasiado bien con Polonia, dicho sea de paso; además, ha photoshopeado el busto inmarchitable de Marilyn Monroe y el torso amenazador de Bruce Lee, con la tableta de chocolate incluida. Para un mago de la fotografía publicitaria, tanto que el ya conocido como efecto Dragan basado en sus técnicas para el tratamiento digitalizado de las fotos, causa furor en la Red, no es una sorpresa el revuelo tras estas proyecciones vitales de personajes archiconocidos. Ha imaginado a la Monroe, por ejemplo, con unas horribles arrugas que le fluyen desde la raíz del pelo hacia las cejas, como las olas repetidas de una marea que no cesa. Con la piel de Naranjito tapándole los hombros y el nacimiento del busto... Lo que antes fuera insinuante pendiente, sería ahora un pellejo lunar sembrado de cráteres. Una pena. Aunque jamás llegaré a afirmar que la pobre Marilyn haya hecho bien en morir joven y conservar bonito su cadáver. Dragan no se ha atrevido a metamorfosear los fustes gemelos de esas dos columnas dóricas que la rubia nos mostraba en La tentación vive arriba al volar de sus faldas blancas sobre la rejilla del metro. Con lo que sí se ha atrevido, y puede que algunas o algunos se lo reprochen, es con la musculatura de hierro, o de titanio al cromo- vanadio diamantino- -díganme algo más duro, por favor- del incombustible luchador de Operación Dragón Al bueno de Lee, acostumbrado a repartir leches como panes, Dragan nos lo propone como la misma masa revoltijo de músculos imposibles, pero claro, con pronunciadas ojeras. Podría ser el regreso de las momias, pero seamos caritativos y dejémoslo en lo que el tiempo se llevó. A juzgar por el retrato que el historiador y filósofo Joachim Fest hace del Führer -en su magistral ensayo El hundimiento -durante sus últimos días bajo tierra, en el búnker de la Cancillería, Hitler no debía tener muy buen aspecto. Macilento, los ojos hundidos, la nariz afilada que precede a la muerte... Vamos, como nos lo mostraba un muy bien caracterizado Bruno Ganz en el filme homónimo de Olivier Hirschbiegel. Avejentado, en definitiva. Aunque no tanto como lo re- Los fines de semana a lo La revista más leída, cada domingo con al. com abc. xlseman