Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 GENTE www. abc. es gente VIERNES 20- -6- -2008 ABC EN SU PUNTO Beatriz Cortázar FIN RECONOCE SU BODA a costado tiempo, paciencia y más de una lágrima, pero al final el campeón Fernando Alonso ha confirmado lo que sucedió hace ya más de un año, aunque nunca quiso anunciar: su boda con la cantante Raquel del Rosario. El piloto acudió solo al enlace de su fiel amigo Briatore y allí, embriagado por el ambiente que se vivió durante la ceremonia, se refirió a Raquel como su mujer y acabó con este sinvivir que comenzó el mismo día que ellos se juraron amor eterno. Lo curioso de la confesión de Alonso es que, mientras él festejaba la ceremonia en Madrid, su esposa se presentaba ante los medios como jurado del premio Venus Gillette, que cada año elige el mejor diseño de baño realizado por estudiantes. Raquel cogió el testigo de Elsa Pataky, quien a su vez lo hizo de Eva Sannum y Jaydy Mitchel, por citar los últimos casos. Buen ojo tienen los de este galardón a la hora de contratar madrina. En ese evento la señora de Alonso no quiso acabar con el enigma y simplemente aseguró que es muy feliz viviendo en Suiza y que le encanta hacer vida familiar. Como siempre nos deja con la miel en los labios y sin poder aclarar el misterio, Raquel puntualizó a una revista que hace pocos días le adjudicó un titular en el que se refería a Alonso como mi marido Fernando La cantante aseguró que en ningún momento pronunció la palabra marido. Como que se le iba a escapar. Lo que seguramente no imaginaba era que el propio Fernando normalizaba esa situación. Aclarado queda. A cuantos tenían dudas sobre la salud y buena relación de la duquesa de Alba con los ex de sus hijos les diré que el pasado martes estuvo con su nuera Genoveva en el baile de fin de curso del colegio de sus nietos. Disfrutó de lo lindo y regresó a Sevilla en AVE. Días antes se hizo un chequeo médico en Sevilla en el mismo hospital donde se operó la espalda. No para. FERNANDO ALONSO POR H Las chicas del nuevo wonderbrá, incondicionales de la Selección de España El arma secreta de España Wonderbra sacaba ayer a la luz y en tromba su arma secreta contra Italia: el sujetador que aplastará a la squadra azzurra sin aplastar el pecho de nuestra delantera. ¡Tiembla, Luca Toni! POR ZABALA DE LA SERNA FOTO: ERNESTO AGUDO MADRID. Veintidós tetas concentradas en once chicas seleccionadas bajo el sol de mediodía en el centro de Madrid, cuando no hay una sombra en la que esconderse más que la del mástil alargado de Colón. Wonderbra quiere apoyar a España, rá, rá, rá, con el nuevo sujetador Gel- Bra, que permite la máxima invisibilidad bajo la ropa Y qué mejor para demostrar la invisibilidad que despechugar a veintidós jais y enseñar sin escaparate el wonderbrá. Rá, rá, rá. Wonderbra sacaba a la luz y en tromba su arma secreta contra la Italia de Berlusconi: el sujetador que aplastará a la squadra azzurra sin aplastar el pecho de nuestra delantera. ¡Tiembla, Luca Toni! Levantan ya la moral Villa, Torres, Iker, Puyol, Xavi ante la agitación de Wonderbra: ¡arriba todos! España ganará. Rá, rá, rá. Veintidós montes gemelos realzados en once chicas concentradas, nidos calientes tejidos en la rama de un almendro Afroditas de pechos fuera que no necesitan wonderbrá para vencer la fuerza de la gravedad. La publicidad casi siempre es engañosa: no caerían las puntas celestes de las generosas damas aunque desapareciese ese molesto oscuro objeto del deseo del Gel- Bra. Escogen a las flacas para los anuncios de gordas; a las macizas para los de flácidas; a las superdotadas para los de planas; a jóvenes para los de maduras; a las miembras para los de miembros. ¡Aído, igualdad! Y Luis Aragonés sicoanalizando a Sergio Ramos. He aquí su Prozac de la mano del GelBra. Rizamos el rizo para la mujer moderna: gel por fuera, gel por dentro. El mundo es Silicon Valley globalizado. Una rubia al lado de una morena se había tatuado una w roja y gualda, como el hierro de la ganadería, en un pecho que se alzaba y arrasaba las espumas. Remangadas las camisetas, purpúreos los senos, nocturnos los muslos, tapados con el chándal bermuda de la Selección. Donadoni no contaba con esto. Las animadoras de los Lakers se han quedado sin el anillo de Gasol, pero ya habrá quien las quiera; las nuestras de Wonderbra desean la Eurocopa y esperan deseosas a que suenen los cuartos el domingo y las campanadas de boda y comunión entre la afición y el equipo nacional. Rá, rá, rá. Salvo que Italia saque a la Bellucci y de un golpe (de suerte) nos borre del mapa con las veintidós montañas rosáceas arrebujadas en estas once bellezas, que en la tierra de Amarcord no se andan con chiquitas. La ostentación de la carne sucedió al lado del Hard Rock Café de suculentas hamburguesas. Prietas y sujetas las filas, la prenda íntima y la Selección eran la excusa. La publicidad no mentía por una vez: el nuevo wonderbrá es invisible. Rá, rá, rá.