Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 VIERNES deESTRENO VIERNES 20 s 6 s 2008 ABC SEXO EN NUEVA YORK s LA SERIE SALTA A LA GRAN PANTALLA Caos calmo Italia 2008 105 minutos Género- -Drama Director- -Antonio Luigi Grimaldi Actores- -Nanni Moretti, Valeria Golino, Isabella Ferrari Nanni sensible y Moretti rijoso E. R. MARCHANTE Aunque no lo parezca, esta película no es de Nanni Moretti, que la ha escrito, la ha producido y la ha interpretado. Caos calmo es de Antonio Luigi Grimaldi, el director. ¡Y un jamón! Esta película huele a Moretti de arriba a abajo, está impregnada hasta el tuétano de su personalidad, de su estilo, de su modo de ver el mundo, la familia, el trabajo, el cine, la vida... Egocéntrico, arrogante, charlatán, presuntuoso, y con un talento descomunal: Nanni Moretti, un tipo al que quienes lo han tratado de cerca califican de despreciable y desde cierta distancia es fascinante y genial, y que sabe cual es el camino más corto entre sus historias y tu corazón. Carla Goyanes acudió al preestreno de la película de Michael Patrick King, ayer en Madrid PEPE CABALLERO Sexo en Nueva York EE. UU. 2008 145 minutos Género- -Comedia Director- -Michael Patrick King Actores- -Sarah Jessica Parker, Kim Cattrall, Cynthia Nixon, Kristin Davis El tamaño sí que importa E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Exagerado el metraje y exagerado el título. Al primero le sobran al menos tres cuartos de hora, y al segundo, sin duda, le falta la palabra femenino tras la abrupta entrada de Sexo Sexo femenino en Nueva York así podría haberse titulado este capítulo abultado y envanecido de la célebre teleserie. El tamaño es importante. La película está escrita y dirigida por Michael Patrick King, que se conoce al dedillo la talla que visten y calzan sus protagonistas, pues también realizó algunos capítulos de la serie. Cosa curiosa, todo es lo que era, desde autores a actores, pero nada es igual. De lo que se trata aquí es de darle el finiquito a todas y cada una de las cuestiones, porfías y controversias de ese personaje femenino, Carrie Bradshaw, que encarna Sarah Jessica Parker, tan cínica, snob, cool y moderna, y de sus tres mosqueteras. Tal vez funcionara el sarcasmo en esos capítulos directos y rápidos, de apenas treinta minutos, pero entre las varias tramas, los diversos móviles y la enorme cantidad de tiempo de su versión sala de cine, la supuesta frescura se escabulle por completo, las situaciones se alargan o se enredan y los mejores diálo- gos resultan, en el mejor de los casos, procaces. Se conserva intacto, en cambio, todo lo que tiene de superficial, de fatuo, de elogio a lo trivial, a la marca, al envoltorio, al retoque, al sucedáneo y al espejo, que aquí, además, resulta ya un tanto cóncavo... En la trama se reúnen ciertas dosis de amor, de amistad, de infidelidad, soledad, solidaridad, soltería y algo, poco, de sexo oral, en unas cuantas conversaciones levemente escabrosas, especialmente si tienes doce años. Pero es una comedia, y como tal, en varias ocasiones, uno tiene la oportunidad de reírse, o casi. Aunque también es un melodrama (ahí funciona con menos eficacia) Y es, naturalmente, una reflexión sobre la mujer moderna e inteligente, pero eso entra dentro del apartado melodrama. Caos calmo es un drama en estado puro (la madre muere y el padre se enfrasca hasta tal punto en su relación con su hija que se instala en la puerta del colegio desde que entra hasta que sale, día tras día) que sólo un talento como el de Nanni Moretti puede transformar en casi comedia, y sin quitarle ni una raspadura de amargura. El solomillo de la película consiste en esa espera a pie de clase, en un parque, donde la vida transcurre caótica y a la vez plácida, sosegada. Por la escena de ese parque pasan los ejecutivos de su empresa, su cuñada, su hermano, la joven de ensueño que pasea un perro, las mamás del cole, las filias y fobias de Moretti, como una lista completa de líneas aéreas... Todo es Moretti, incluso ese punto de insurrección, de reto, de rijo, de escupitajo, que le lleva a protagonizar una escena de sexo en llamas junto a Isabella Ferrari, con caballito rampante incluido, y que le supuso una protesta formal por parte de los obispos italianos, que no se pierden una película. Lo malo de la escena no es que sea sonrojante, sino que es por competo absurda e innecesaria, y que no tiene ni pies ni cabeza, sólo pubis. Incluso posee apariencia de rara fantasía dentro de esa historia tan bien contada, tan llena de sensibilidad, inteligencia y reflejo de las diversas hormas del amor. Wonderful town Música para recordar la película J. B. MADRID. Dice el director de Sexo en Nueva York Michael Patrick King, que su idea al elaborar la banda sonora de la película- -lo que se ha editado es una colección de canciones, y no se incluye la score que firma Aaron Zigman- -era que al escuchar la música se cree un recuerdo especial para los fans, algo que les ayude a rememorar la película Hay pocos temas originales en esta banda sonora (editada por Decca) y que ha llegado a las tiendas unos días antes que el filme. Se abre con una canción de Salaam Remi (productor del disco) y que canta la californiana Fergie (ex Black Eyed Peas) Labels of love es el título de esta canción, a caballo entre el soul y el pop, y en la que se cuela en ocasiones el popular tema de la serie televisiva. La excepcional Jennifer Hudson (que interpreta a la asistente de Carrie Bradshaw) ofrece un aperitivo de su esperado primer disco con una canción, All dressed in Love que suena en los títulos de cré- Tailandia 2007 92 minutos Género- -Drama Director- -Aditya Assarat Actores- -Anchalee Saisoontorn, Supphasit Kansen Luz prácticamente silenciosa JAVIER CORTIJO En la página 634.784, sección quinta, de la Guía del autoestopista galáctico se habla del último grito en ingeniería pija: una industria, sita en Magrathea, dedicada a la construcción por encargo de planetas de lujo, bien sean de oro, de platino, o de goma blanda con muchos terremotos Es decir, sueños arquitectónicos a la carta, levantados sobre suelo derruido y yermo. Más o menos lo que plantea esta ópera prima de un tailandés con lejano nombre iraní, cosa que extrañamente dito y que es un regalo para los oídos. El resto de esta banda sonora es una ecléctica mezcla de artistas como Nina Simone, Morningwood, Bliss, Duffy y The Bird The Bee, entre otros. se nota. En mitad de un pueblopáramo con espíritu de paraíso perdido, y tras el manotazo brutal del tsunami, sus habitantes intentan salir del aturdimiento apoyándose en los cimientos de un hotel babilónico y casi tan fantasmal como ellos. La sobrecarga poética no es baladí: Assarat amasa el celuloide con patas de araña y parsimonia de plano secuencia. Ahora que están de moda las películas sobre viudos, ésta se centra en la orfandad a gran escala de una comunidad entera con las terminaciones nerviosas groguis. Un estado de desánimo que también pringa a la pareja protagonista, que intenta materializar un romance atmosférico pero, a la vez, auténtico, con ecos y murmullos a Hiroshima mon amour Seguramente un Kar- Wai cualquiera le pondría de fondo un anacrónico bolerazo y unos focos de alta costura. Aquí el medio (ambiente) es el mensaje y al debutante le basta hacernos pasar la mirada por el lomo del oleaje tras la tempestad para decir mucho con casi nada. Hasta que llega el epílogo motero y con él la demostración de que la peor y más absurda fuerza de la naturaleza tiene dos piernas y pulgar prensil. Lo sabemos de sobra pero conviene recordarlo.