Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20 s 6 s 2008 INTERNACIONAL 35 Rami Abu Soerah, militante de Hamás asesinado una hora antes de comenzar la tregua con Israel AFP Más miedo que nunca El brazo armado de Hamás asume a regañadientes el alto el fuego mientras vigila de cerca la frontera. La Yihad Islámica sigue fabricando Kassam. Olmert advierte que es la última oportunidad POR LAURA L. CARO BEIT HANUN (GAZA) En nada se diferencia la calma temporal que se aplica desde las seis de la madrugada de ayer en Gaza a otras anteriores, excepto en la sensación de que el colapso final esta vez será terrible. Para la población, es la misma tregua de siempre, pero hay más miedo al fracaso que nunca. No pedimos una solución, la necesitamos urgentemente para sobrevivir... pero sabemos que lo que viene detrás será muy grave pronosticaba con amargura por las calles de la capital Karam El- Shanti, entre los asentimientos resignados de un grupo de vecinos. Nadie confía en la buena voluntad de Israel, pero tampoco en la contención de los brazos armados más activos, los de Hamás y de la Yihad Islámica, que entrada la mañana, sin que se hubiera cumplido ni medio día del estreno del cese al fuego mutuo, recibían a este diario en sus respectivas guaridas, pertrechados como para una guerra. No en vano, apenas noventa minutos antes de la hora marcada para interrumpir las hostilidades, el Ejército hebreo había apurado sus tiempos matando a un último miliciano palestino, islamista, al parecer mientras se disponía a lanzar un cohete. Y el primer ministro judío, Ehud Olmert, había arrancado la jornada advirtiendo amenazante que ésta será la última oportunidad de Hamás para evitar una incursión a gran escala de las tropas israelíes en la franja. Si falla, caerá la tormenta que con tanto empeño reclama el ministro de Defensa, Ehud Barak. Nosotros estamos comprometidos con esta calma, pero sabemos que serán ellos quienes tarde o temprano romperán lo pactado, y no nos encontrarán viendo la televisión, nos preparamos para una explosión con Israel nunca conocida, la escalada mayor vista hasta ahora... y no la vamos a rehuir tían ayer un comunicado anunciando que sus combatientes iban a dejar de desplegarse a lo largo de las líneas con Israel, él, Abu Halet- -22 años, seis de ellos en las brigadas- -abrazaba ayer su rifle norteamericano Colt AR- 15, robado a un soldado judío en una batalla para mascullar orgulloso bajo la capucha negra que casi nada ha cambiado. Nos hemos comprometido con esta calma y con la orden de no disparar, pero en cuanto Israel la viole, encontrará a todas las organizaciones armadas juntas para responder: por eso vamos a estar hoy, como cada noche y siempre, en nuestros puestos fronterizos de autodefensa amenazaba, dejando entrever su mal llevada resignación ante la disciplina de no apretar el gatillo impuesta por sus líderes bajo amenaza de arresto. ¿Qué más podemos perder? -se preguntaba- Israel ha matado a tres en mi familia, derribó mi casa, nos tienen en Gaza como a animales, se niegan a dejarnos en paz en Cisjordania... si nada mejora y nos atacan, los palestinos uniremos nuestras manos para defendernos con fuerza En el escondite de Beit Hanun dicen que en las Brigadas hay unos 12.000 hombres. Ni una palabra de sus arsenales. Israel se los inventa para justificar sus agresiones espeta Abu Hassan. En el nido de la Yihad Islámica de Al Bureij, donde se fabrican los Kassam, no ocultan sus armas: Seguimos haciéndolos, los cohetes no son parte del acuerdo, ahora no los vamos a utilizar... pero estarán listos para que Israel pague con sangre sus crímenes en cuanto cometa un error Uniformados de negro La voz de Abu Halet resuena en el cuartel de la milicia islamista, las Brigadas de Azzedin al Kassam, donde decenas de uniformados de negro permanecen a la espera de la caída del sol, para moverse arropados por la oscuridad lo más cerca posible de la frontera y vigilar cada paso del enemigo sionista Como todos los días. A pesar de que sus jefes emi- Sabemos que serán ellos, los israelíes, quienes tarde o temprano romperán lo pactado