Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA ANTE EL CONGRESO DEL PP ENTREVISTA VIERNES 20 s 6 s 2008 ABC Rajoy se ha crecido en la adversidad Javier Arenas s Presidente del PP- A y candidato a vicesecretario territorial Acude al congreso de su partido como referente de la coherencia ideológica del PP s Ha sido la voz de la esencia y asegura que Rajoy sale fortalecido de Valencia y que las señas de identidad del PP se van a mantener POR INMACULADA NAVARRETE FOTO ROCÍO RUZ SEVILLA. -El PP abre su con- ¿Qué opinión le merece que dirigentes como Álvarez- Cascos, que protagonizaron el giro al centro en el congreso de Sevilla de 1990, se rasguen ahora las vestiduras ante la posibilidad de que el PP reconstruya sus relaciones con partidos como CIU o PNV? didato para las elecciones del 2012, si no se anticipan, porque cada día es más difícil que Zapatero pueda administrar una situación económica como la que se nos viene encima. -Hemos pasado dificultades propias de las organizaciones fuertes que pierden las elecciones. Creo que el PP sale fortalecido de su congreso y que la señas de identidad del PP se van a mantener con todas las consecuencias, con un proyecto nacional más consolidado. Estoy seguro de que a partir del lunes volveremos todos a remar en la misma dirección. greso con una única candidatura, la de Rajoy, y mucha incertidumbre. ¿Cree que el cónclave cerrará la crisis de verdad o en falso? -Paco Álvarez- Cascos es una institución en el PP. Tuve el honor de sustituirle como secretario general del partido y de él hemos aprendido todos. A partir de ahí, mi experiencia en el PP me señala dos conclusiones: los votantes conservadores del PP apoyaron hace veinte años nuestro giro al centro porque saben que ahí está el éxito y la mayoría de la sociedad española. Es curioso cómo en muchos municipios los militantes más antiguos del PP han apoyado nuestra definición del centro reformista. En segundo lugar, pudimos protagonizar los ocho años mejores de gobierno de la democracia con Aznar por el pacto en el 96 con CIU y PNV El drama de la sociedad española es que los nacionalistas en el País Vasco y Cataluña se han inclinado por la radicalidad y la ruptura constitucional. ¿Estaría más cómodo el PP si existiera en España un partido de ultraderecha, como en Francia? -Va a ser usted vicesecretario de Política Territorial, cargo que ni pintado: podrá influir en la política autonómica del PP, algo vital para Andalucía. -Era el único encaje para colaborar en la política nacional. Estaré cerca de Rajoy y esto me ayudará en el camino a la Presidencia de la Junta. Javier Arenas, durante su entrevista con ABC tido en las últimas semanas a un intento de desgaste sin sentido, precisamente por la carencia de una alternativa. Sin embargo, el mejor Rajoy siempre lo vemos en la dificultades. Cuando estuvimos gobernando en España vimos a Rajoy en un papel muy destacado para afrontar una crisis que le afectaba política y personalmente, como la desgracia del Prestige y ahí salió el mejor Rajoy. En estos días se ha vuelto a crecer ante la adversidad. Saldrá reforzado. Las últimas encuestas han puesto de manifiesto un incremento muy notable de su valoración personal y una cercanía del PP al PSOE que no tuvimos tres meses después de la derrota del 2004. -Todos los partidos necesitan debates profundos. Los debates son más eficaces en la medida en que se dan a nivel interno. Creo que desgraciadamente en los últimos meses se ha podido percibir más un contraste de aspiraciones personales que un debate sobre los problemas de la sociedad española. Y eso es negativo porque los andaluces y los españoles nos exigen que dediquemos poco tiempo a las cosas de casa y que concentremos esfuerzo en ofrecer soluciones a graves problemas que atraviesan los españoles que, por cierto, hoy más que nunca añoran las políticas económicas de Aznar y Rato. -Como experto peperólogo ¿a qué hemos asistido: a una pugna personalista por el poder, aprovechando la derrota electoral de Rajoy, o a un debate ideológico entre centro y derecha? Estos meses se ha podido percibir más contraste de aspiraciones que un debate sobre problemas de la sociedad El PP tiene que ser el partido de la moderación, la ultraderecha no cabe -La elección de Rajoy estará legitimada por el apoyo de los compromisarios. Tendrá un apoyo significativo porque la mayoría es garantía de cohesión y porque será el mejor can- ¿Cree que un alto porcentaje de votos en blanco o abstenciones en el congreso deslegitimaría la elección de Rajoy? -Creo que unodelos grandes activos de España en los últimos 30 años es que, salvo el drama del terrorismo, los extremos han brillado por su ausencia. En Francia, Italia o Alemania hemos visto partidos extremistas o antisistema. Aquí son poquísimos los parlamentarios de opciones radicales. El PP tiene que ser el partido de la moderación. Nuestro reto está en conseguir apoyos en la frontera con el PSOE manteniendo nuestros principios. La ultraderecha no cabe en el PP, pero sí pueden votar al PP con mucha tranquilidad los que se ubican en el centro derecha, sin perjuicio de que esto de las ubicaciones en la vida va cambiando mucho. Hay condiciones para el diálogo con otras fuerzas. En primer lugar, compromiso en la derrota del terrorismo -En los principios y las convicciones. El centro no es una ideología, sino una actitud, una forma de hacer política. No es la equidistancia entre el liberalismo y el socialismo. El límite está en las grandes señas de identidad del PP, que en mi opinión son básicamente cuatro: el pacto constitucional, la derrota del terrorismo, la libertad y desde ahí buscar oportunidades para todos, y la solidaridad. A ello hay que unir ¿Dónde está el límite del centro respecto al PSOE? ¿Rajoy hubiera salido más fortalecido del congreso de existir una candidatura alternativa? -Creo que Rajoy ha sido some- ¿Es Arenas partidario de esas alianzas con los nacionalistas para llegar al poder? nuestro compromiso con el mundo occidental. No tenemos que sacrificar ningún principio, pero sí poner encima de la mesa estrategias ganadoras, un nuevo lenguaje que tiene que ver con la claridad y la cercanía, y convencer a las clases medias bajas de que con el PP les va a ir mejor porque les permite la esperanza del pleno empleo. -Hay algunas condiciones para el diálogo con otras fuerzas. En primer lugar, el com- promiso en la derrota del terrorismo, el gran enemigo de la democracia, el lunar negro de estos treinta años. Segundo, el respeto al Estado de Derecho, y en consecuencia, al pacto constitucional del 78, que fue y sigue siendo un gran acierto colectivo. Las condiciones básicas se tornan imposibles cuando se comprende al terrorismo o se traiciona el pacto de concordia de la transición. Los nacionalismos son incapaces de reconocer que jamás soñaron con que hoy sus comunidades autónomas tendrían el poder político que les ha permitido la Constitución española. España se ha convertido en el país más descentralizado del mundo.