Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN VIERNES 20 s 6 s 2008 ABC TRIBUNA ABIERTA Luis Zarraluqui Abogado LOS JUECES Y LA FAMILIA A transformación de la Justicia que la sociedad demanda es imposible sin un cambio radical en todos los actores que intervienen en los procesos y concretamente en los de familia: abogados y fiscales, secretarios y oficiales. Pero el cambio tiene que empezar por el juez. Él es el eje del sistema: dirige el proceso; admite o rechaza alegaciones y pruebas; resuelve la controversia y ejecuta lo resuelto. Y todo ello con amplísima discrecionalidad. En la base del proceso se encuentra el justiciable, al que en ocasiones deberíamos llamar ajusticiado En la cúspide está el juez. En el orden familiar, determina el destino de los menores, expulsa del domicilio a su dueño, impone cargas eternas, condena a la hambruna o reduce a las personas a la situación de siervos de la gleba según un elocuente voto particular en el Tribunal Constitucional. Aunque hay excelentes jueces que cumplen su misión con dedicación, conciencia, co- L Si los Juzgados de Familia no sirven para nada, que desaparezcan. Pero si constituyen un acierto, extendamos su competencia a todos los ciudadanos. Lo contrario constituye una grave infracción del principio de igualdad. Menos Ministerios y más realidades nocimientos jurídicos y sensibilidad, los males que en general se padecen pueden encuadrarse en tres áreas; selección, formación y actitud. 1 Selección. No entro a valorar el sistema actual, discutido por muchos. Lo que llena de perplejidad es que frecuentemente los litigios los dirima un sustituto, que no ha pasado por este proceso selectivo ni ha alcanzado las oportunas calificación y preparación. Y con desprecio a la ley, ni siquiera se notifica a los interesados este cambio del juez predeterminado por la ley, que garantiza la Constitución. Se juega, una vez más, con el temor de todos a protestar y que ello pueda repercutir, en el mejor de los casos, en la demora del proceso, y en el peor, en la sentencia. 2 Formación. Esta cuestión está muy unida a la especialización, sin la cual no puede existir. La ley contempla ésta en otros campos, pero se rechaza en Familia. Se da la paradoja de que cuando los menores se ven envueltos en un proce- so es preciso que el juez esté especializado. Pero si el proceso, además de menores, envuelve un matrimonio, un hogar y una economía familiar, entonces ya no es necesaria la especialidad. Es más, dependiendo de dónde vivan, las personas tienen derecho a un Juzgado especializado o no, aunque no se le exija al juez nada para acceder al órgano de Familia y su especialización la adquiera sobre la marcha. Si los Juzgados de Familia no sirven para nada, que desaparezcan. Pero si constituyen un acierto, extendamos su competencia a todos los ciudadanos. Lo contrario constituye una grave infracción del principio de igualdad. Menos Ministerios y más realidades. 3 Actitud. Contemplar una abigarrada multitud de litigantes, parientes e hijos pequeños, que esperan hacinados en estrechos pasillos durante horas, porque la agenda judicial no ha sido objeto de análisis previo alguno, y ver llegar al titular media hora después de la hora señalada para el primer juicio... para salir casi de inmediato a tomar café; sufrir resoluciones judiciales fruto de la desidia, que entraña un claro desprecio ha- cia los justiciables, con errores materiales de bulto, que llegan hasta a consignar hechos correspondientes a otro proceso, como único fundamento de la sentencia y, pedida la rectificación, denegarla, para más tarde, reconocer espontáneamente el error, aunque manteniendo el pronunciamiento; negar injustificadamente pruebas, incluso periciales en el caso de menores; escuchar que ya se ha formado el juzgador un parecer en la materia, antes de celebrarse el juicio; asistir a la citación judicial de un testigo, para después rechazar el testimonio del pobre ciudadano que se desplaza muchos kilómetros para cumplir este deber cívico; padecer el rechazo a permitir a las partes el análisis de las pruebas practicadas; éstas y otras parecidas manifestaciones de una actitud cesarista del poder de enjuiciar son por desgracia comunes en nuestros Tribunales. La sagrada función de impartir justicia se ennoblece erradicando estos males y, como se producen muchos, con la exquisitez del trato, el respeto a los intervinientes y la razonada fundamentación de los fallos. CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. El Salvador, por la vida Me lo comunica una amiga americana socióloga: A pesar de la presión internacional, El Salvador es de los pocos países donde el aborto no está permitido Esta semana, 84 legisladores salvadoreños firmaron un compromiso Sí a la vida que es parte de una campaña para el respeto a la vida humana en América Central, condenando el aborto como un crimen abominable y afirmando el deber de los legisladores de defender incondicionalmente la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Me parece una buena noticia para los defensores de la vida. ¡Qué pena que muchos políticos, comenzando por los que tienen autoridad, no defiendan la vida sin fisuras! Defender la vida humana es lo más honroso que podemos y debemos hacer. ¿No es cinismo criticar a los nazis y hacer, con los no nacidos, igual o peor que ellos con los nacidos? (de los comunistas se dice poco, y tienen aún más víctimas que los nazis) La edad de la víctima no disculpa el crimen; por el contrario, lo agrava cuando es indefensa. Apostar por la muerte del niño nonato, es señal inequívoca de degeneración moral. Josefa Morales Valladolid Multas contra la crisis En apenas dos semanas, hasta seis personas de mi entorno han sido cazadas en la carretera- -radares fijos, radares móviles en coches camuflados de la Guardia Civil y agentes motorizados- -y sancionados con multas que oscilan entre los 100 y los 200 euros, según el exceso cometido. Ninguno niega su error ni la legitimidad de la sanción. Sin embargo, siempre circularon por esos lugares a esas velocidades- -nada para volverse locos, no crean- -y nunca fueron apartados al arcén, corregidos, multados ni sancionados. Nunca. ¿Será casualidad? Seis personas a las que nunca se había multado, se les multa ahora en dos semanas. ¿No será que para recibir los 400 euros de Zapatero primero nos los van a sacar del bolsillo de otra forma? ¿Y por qué nunca aparece la noticia de cuánto recauda al año la DGT en multas y cuál es el im- porte respecto a años anteriores? Seguridad, sí. Multas para los irresponsables, también. Voracidad recaudatoria, no. Lourdes González Madrid El abrazo a Chávez Desde luego, podrán decirse muchas cosas de Zapatero, pero no que no es persistente... en el error. No acierta ni cuando rectifica. Nos habla maravillas de cómo va a reconducir en esta legislatura la pérdida de influencia de España en la política internacional, y lo primero que hace es enviar a Moratinos a abrazar a Chávez. Yo, como español, sigo esperando a que me pida perdón. Leonor Heras Elche (Alicante) El optimismo de los sindicatos Es de esperar que los españoles (y españolas) se hayan quedado tranquilos tras la reunión del presidente del Gobierno con las fuerzas vivas de la sociedad. Nada menos que con los defensores de los trabajadores (y trabajadoras) de los empresarios (y empresarias) el experto en desaceleraciones económicas (en crearlas) señor Solbes, y algún que otro ministro (y ministra) de este prodigioso Gobierno. Según dicen estos prohombres (y promujeres) lo que tenemos es un pequeño bache económico. El feroz defensor del proletariado, el señor Méndez, de UGT, dice que no hay que exagerar. Creo que su merecidísimo sueldo le permite llegar a fin de mes Ahora que estoy haciendo la declaración de la renta y, naturalmente, he puesto la cruz en fines destinados a la Iglesia Católica, busco infructuosamente la casilla donde ponga para los sindicatos ¿No hemos quedado en que los seguidores deben mantener sus agrupaciones? Yo pago mi cuota del colegio profesional, de mi confederación de cuadros, de la OCU y de la Federación de Vela. ¿Por qué de mi dinero le pagan el sueldo a los señores Méndez y Fidalgo, cuando tienen miles de afiliados que pagan sus cuotas? UGT y CCOO tienen más de 200.000 liberados y reciben 5.300 millones de euros de nuestros bolsillos y un total de 34.000 millones de euros si incluimos los fondos europeos. ¿A que se explica por qué Méndez y demás liberados ven la economía de forma más optimista que nosotros? Francisco Mateos Madrid