Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20 s 6 s 2008 OPINIÓN 11 CIEN DÍAS DE CRISIS, DIÁLOGO HUERO tirse con los empresarios Deben tener otros datos que los IEN días es el plazo que tradicionalmente se concedemás o haberse quedado anclados en la Memoria Históride a un gobierno nuevo antes de criticarlo sin conca, porque han cerrado más del 50 por ciento de las promotemplaciones. Es una cortesía parlamentaria y petoras y pequeñas constructoras, son innumerables las emriodística más propia de la primera legislatura, pero es el presas en pérdidas y los espectaculares beneficios de las tiempo que le ha llevado al presidente Zapatero descubrir empresas del IBEX son cosa del pasado mientras las cotizaque España estaba en crisis. Ha sido necesario que todos ciones, el patrimonio de sus accionistas, anda en mínimos. los analistas económicos certificasen la gravedad de la siEse discurso confrontacional no es el más adecuado para tuación y que el mismísimo Banco de España alertase de una negociación que ha de centrarse en la austerila frágil salud de las cuentas públicas y del sistema dad, la competividad y la productividad. de pensiones. Cien días ha tardado el jefe del ejecuEl diálogo social es deseable, pero no es el bálsativo en convocar a los agentes sociales al diálogo, el mo de Fierabrás que todo lo cura. De la misma foreje central de su estrategia económica. Es justo rema que las amenazas del terrorismo islamista no conocer que algo hemos avanzado en este plazo, esestán hoy más lejanas porque España haya abanta misma semana Funcas, AEB y IEE han pronunderado la causa de la alianza de la civilizaciones, ciado las palabras prohibidas, recesión y estanflacomo ha tenido ocasión de comprobar el ministro ción, sin que se les haya aplicado la ley de repredel Interior con la reciente detención de un nuevo sión de vagos y maleantes por antipatriotas. Pero FERNANDO comando, la salida de la crisis no se hará a la italiano ha sido un plazo suficientepara que la manoseaFERNÁNDEZ na, mediante la cesión de la responsabilidad de goda ciudadanía tenga una idea clara de lo que se probernar a unos agentes sociales que tienen intereses legítipone el gobierno. Habrá que esperar a septiembre. mos pero particulares y no siempre congruentes con las He leído con atención las crónicas de la reunión del necesidades del país. En economía, como en política, hay miércoles en la Moncloa y confieso que no he encontrado momentos para el diálogo y momentos para la decisión, más que vaguedades y una bonita foto en la que la minisaunque conlleve un cierto grado de confrontación. Frantra de Igualdad cumple el objetivo de adorno en el margen cia y Alemania han superado parte de sus dificultades ecopara el que fue nombrada. Pero gobernar es más que intennómicas gracias a la resolución y firmeza de sus gobernantar manejar la opinión pública y dar señales de tranquilites que han marcado el camino de la negociación sindical dad en tiempos de tempestad. Zapatero se equivoca si cree con propuestas polémicas pero necesarias que se resumen que a estas alturas de la crisis todavía le basta con presenen poner coto a los excesos del Estado de Bienestar. El presitarse sonriendo y bien acompañado. Las temidas expectadente español da toda la impresión de querer repetir con la tivas de crisis, las que retraen el consumo, la inversión y el economía el desnortado proceso de reforma autonómica. empleo, las profecías autocumplidas que todo gobernante Sin objetivos claros, sin propuestas decididas, sin una idea responsable quiere evitar, se han hecho realidad porque el de lo necesario, sin una agenda establecida, convoca a los presidente sigue en su Disneylandia particular mientras agentes sociales para que le hagan el trabajo. Solo le ha falfuera cae la tormenta perfecta. Y tampoco es que el discurtado decirles solemnemente a patronal y sindicatos, me so de los sindicatos haya sido muy esperanzador. Condiciocomprometo a llevar al Parlamento cualquier cosa que usnados políticamente hasta en el lenguaje que utilizan para tedes acuerden Le llamarán talante, diálogo, democradescribir la situación- -era entrañable ver a Cándido Méncia participativa o nuevo republicanismo, pero a mi me dez evitar la palabra crisis- -radicalizan por otro lado los suena demasiado a dejación de responsabilidades y al más mensajes para evitar la deserción de sus bases. Proclaman rancio corporatismo. La economía espera otra escena del así con énfasis encomiable que los trabajadores no puesofá, que se produzca cuanto antes. den ser los únicos paganos, los sacrificios tienen que repar- PERSPECTIVA UNA RAYA EN EL AGUA CONGRESO C FINIQUITADO L XVI Congreso del PP ya ha terminado; lo que hoy arranca en Valencia es su ceremonia de clausura. El proceso congresual se ha decantado y resuelto a lo largo de tres intensos, casi angustiosos, meses de desgaste y lucha interna, de tal modo que lo que resta es apenas el formalismo de las proclamaciones y los discursos, con mínimo margen de sorpresa en un cónclave finalmente desactivado de expectaciones y previsiblemente escaso de entusiasmos. Pero el congreso propiamente dicho ya ha tenido lugar, y lo ha ganado Rajoy por incomparecencia de adversarios. IGNACIO Romo de aspirantes el CAMACHO núcleo crítico, la única incertidumbre de la reunión valenciana reside en los votos en blanco- -el negativo es costumbre mal vista en los partidos, incluso entre la disidencia más acendrada- -que a su pesar coseche la nueva directiva como expresión residual de disconformidad y renuencia. Un dato que en cualquier caso resultará engañoso, habida cuenta de que muchos de los más activos conspiradores de estas convulsas semanas han decidido encubrir sus intenciones en un apoyo formal que no fracture más la ya deteriorada imagen de la marca; entre otras cosas, porque ellos mismos aspiran a hacerse cargo alguna vez de la dirección, y no les conviene devaluar el producto. La letra pequeña de todo congreso- -estatutos, ponencias, enmiendas, etcétera- -sólo interesa a algunos litigantes que buscan adelantar posiciones en el pelotón; la verdadera posición estratégica de un partido la fija su andadura política, y ésa la establecen los que están en condiciones de decidir sobre la marcha. Al final, toda organización partidista es una secta, entregada por entero a su lógica interna y consagrada al principio sacrosanto de unidad. Por eso suelen fracasar los aventurerismos que, como ha ocurrido en esta larga víspera congresual, fían su éxito a la intervención de elementos exógenos, ajenos a las raíces de la tribu. Pocas cosas hay más impermeables que un partido frente a los estados externos de opinión pública. Ése ha sido el éxito de Rajoy: aguantar los embates- -porque envites no ha habido- -manteniendo el control a sabiendas de que la organización genera sus propios anticuerpos. El mecanismo de cohesiónsectaria hadisuadido a los más tímidos, como Juan Costa; ha frenado a los más ambiciosos, como Esperanza Aguirre, y ha aislado- -cruelmente- -a los menos cautos, como María San Gil, que acaso haya sido la única que ha arriesgado, aunquemidiendomallos tiemposy los impulsos. Nadie ha querido exponerse a una batida en campo abierto, y en esas circunstancias de falta de riesgo y galbana pocos se mueven mejor que un conservador nato como Rajoy, que conoce el perfil colectivo del PP bastante mejor que la mayoría de sus detractores. Pero si el XVI Congreso acaba hoy, el XVII empieza el lunes. El candidato que saldrá investido este fin de semana no es todavía el de las generales de 2012; eso dependerá de las parciales que quedan en los próximos tres años. Lo que los críticos no acaban aún de asimilar es que el vencedor de este pulso sordo les lleva más ventaja de la que ahora mismo sospechan. E