Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 DEPORTES NBA s Final JUEVES 19 s 6 s 2008 ABC Kevin Garnett, Ray Allen y Paul Pierce, los Big Three del equipo de Boston, posan con el trofeo de campeones AP El anillo de Pau tendrá que esperar Boston logra su 17 título arrasando a los Lakers s 39 puntos, segunda mayor diferencia de la historia en el choque decisivo MIGUEL ÁNGEL BARBERO MADRID. Que los Celtics tenían ganas de recuperar el anillo de la NBA era evidente. Pero hasta qué punto lo deseaban sólo los interesados lo sabían. Sólo así se puede entender ese plus de motivación que mostraron en todos los encuentros de la final ante los Lakers. Y, sobre todo, en el sexto y definitivo. Una vez más volvieron a arrasar en el segundo cuarto y en el descanso ya habían sentenciado a unos desdibujados angelinos (58- 35) Nunca en la historia un equipo había tenido 43 puntos de ventaja (129- 86) en el choque decisivo y la diferencia final (131- 91) es la segunda mayor en un partido de playoffs Sólo los Celtics del milagro Ainge han sido capaces de conseguirlo. Pasar de 24 victorias en un año a ganar el campeonato el siguiente es casi imposible. A no ser que se cuente con un genio como Danny. El pasado verano consiguió reunir a Kevin Garnett, Ray Allen y Paul Pierce y ahí se gestó todo. Sin embargo, sería injusto centrarse sólo en este Big Three Los tres all stars rechazaron de entrada el término que identificaba hace dos décadas a los míticos Bird- Parish- McHale; a la vista de lo realizado esta campaña, su generosidad debe ampliarlo a Big Twelve La aportación del resto de la plantilla ha sido fundamental para la consecución del anillo. Mas si fue importante el fichaje de las estrellas, no lo ha sido menos la conjunción de veteranía y juventud del banquillo. Desde los prejubilados P. J. Brown y Sam Cassell a los inexpertos Rajon Rondo o Leon Powe pasando por los consistentes James Posey o Eddie House, todos han tenido su parte de mérito en este éxito. Han funcionado como un auténtico equipo y ésa ha sido la clave de los bostonianos para lograr su decimoséptimo título y conver- Boston Celtics Los Ángeles Lakers 24- 20 24- 20 1 c 2 c 3 c 131 92 31- 25 89- 60 42- 32 131- 92 4 c 34- 15 58- 35 Boston Celtics: Pierce (17) Garnett (26) Perkins (2) Ray Allen (26) Rondo (21) -cinco inicial- House (9) Powe (8) Brown (6) Posey (11) Davis (3) y Tony Allen (2) Los Ángeles Lakers: Odom (14) Radmanovic (6) Gasol (11) Fisher (7) Bryant (22) -cinco inicial- Walton (8) Farmar (12) Vujacic (7) Turiaf (2) y Ariza (3) tirse en la tercera franquicia norteamericana más laureada (tras los 26 títulos de los Yankees en béisbol y los de 24 los Canadiens en hockey) Por fin lo hemos traído de vuelta a casa- -gritaba Garnett abrazado a Bill Russell, que ganó los once primeros anillos- -y ya puedo decir que es mío Los lloros del astro después de once años como profesional estaban justificados. Lo mismo que la alegría de Pierce con el MVP en el bolsillo. El verde vuelve a ser el color de moda con todo merecimiento. ABC tocó el trofeo en plena fiesta de los Celtics JORGE LÓPEZ BOSTON. La fiesta de los jugadores locales en la banda a falta de cuatro minutos para el final del partido ya daba cumplida muestra de la euforia que iba a provocar el triunfo de los Celtics. Y no era para menos, pues muchos de los que asistían al Garden han visto los históricos anillos de Larry Bird y compañía sólo por televisión... El Banknorth Garden de Boston es un pabellón muy distinto al Staples de Los Ángeles. Tiene el ambiente de un campo de fútbol británico. Aquí cada canasta se canta como un gol y más si es un triple o sus autores son Paul Pierce o Kevin Garnett... incluso Ray Allen (que ha establecido un récord de triples en esta final) No tiene tanto glamour como la pista de su eterno rival, es más cancha de hinchas y cerveza, pero se puede garantizar que mete canastas Si uno cierra los ojos cree estar en Old Trafford, Anfield o en el mismísimo Dublín. Al acabar el encuentro se desata la rabia contenida. Para muchos, como Garnett o Pierce, es su primer anillo. Además, el Garden ha tenido que esperar demasiado, 22 temporadas, desde el último título. Y se nota. Después de los gritos salvajes de Garnett en la cancha nada más acabar el choque, los jugadores desfilan a la carrera hacia el vestuario para comenzar la celebración. En la acera de los Lakers, Gasol y compañía se marchan en silencio. En el santuario de los Celtics, donde los familiares se han unido al festejo- -las parejas, los hijos, todos tocados con una gorra de Celtics campeones (todo está previsto siempre) -las botellas van de mano en mano. Se produce una explosión de júbilo. Garnett no para de saltar como loco antes de que todos los jugadores se abracen en círculo en una ceremonia de unión e intimidad en medio del bullicio. Dentro huele intensamente a champán mezclado con cerveza ¡estos americanos! un olor penetrante que se percibe desde el pasillo antes de entrar. Bueno, lo de entrar es un decir. Casi no se cabe porque allí hay también gente que se supone afín al club y a los jugadores, además de los periodistas. El trofeo con el balón dorado de campeones de la NBA, hecho como siempre en Tiffanys, es tocado por todo el mundo como si fuera una reliquia. Todos quieren fotografiarse con él. Así que ABC no es menos y también hace lo propio. Lo tocamos, quizá traiga suerte, al fin y al cabo es un título que ha tardado 22 temporadas en regresar a Boston. Champán y cerveza Tener a un genio como Ainge