Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 19- -6- -2008 Javier Bardem, galardonado con el premio Nacional de Cinematografía 79 Fernando Castro Flórez ESTRUCTURALISMO MÁS ALLÁ DEL D espués de la desconcertante noticia, por lo menos para mí, de la concesión la semana pasada del premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades a Google, salgo momentáneamente del estupor gracias al reconocimiento que la misma institución otorga a Tzvetan Todorov. En el gran barullo que supone una zona en la que tienen cabida Fernando Alonso, Barceló o Niemeyer, el pensador búlgaro adquiere el rasgo de lo sutil. Porque no es ni un divulgador que finalmente vuelva banal lo que trata ni un erudito ajeno a la experiencia específica del lector. Todorov se ha guiado, y no es cosa fácil, por el rigor conceptual, el compromiso crítico y la curiosidad intelectual. Es, sin ningún género de dudas, uno de esos europeos integrales que ha conocido, de primera mano, el totalitarismo y el desarraigo pero que, al mismo tiempo, ha estado en condiciones de dialogar radicalmente con el estructuralismo que tensaba un arco entre los formalistas rusos y aquellos profesores franceses que comenzaron a entrever que la lingüística, la antropológica y la filosofía tendrían mucho que decir convenientemente entrecruzadas. Si repasáramos un libro transparente como Poética estructuralista comprobaremos que Todorov es, simultáneamente, un sistematizador y alguien que se despide de las estructuras interpretativas más rígidas. En última instancia, no es posible establecer algo así como una ciencia literaria ni pueden darse reglas para producir la belleza. Resulta que apenas nacida la poética tiene que sacrificarse en el altar del cono- cimiento general. Esa lúcida decisión teórica le ha permitido a Todorov pensar la memoria, el significado de la vida en común, la tradición ilustrada, la búsqueda del absoluto en poetas como Rilke o Tsvietáieva o la emergencia del individuo en la pintura flamenca. Este apasionado amante de la literatura concluía su libro Crítica de la crítica señalando que el sentido de ésta reside en ir más allá de la oposición entre dogmatismo y escepticismo. Nuestra época, piensa Todorov, ofrece una precaria oportunidad para habitar en ese espacio dialógico y, ciertamente, su honesta actitud reflexiva permite que alberguemos esperanzas. Manuel Lucena Giraldo REVELACIÓN DEL OTRO nstalados como estamos en la ansiedad y el furor causado por el movimiento perpetuo que se ha constituido en paradigma único de la modernidad, hemos olvidado los pequeños placeres y las grandes y verdaderas causas. Aquellas que no vienen marcadas por las agendas de la corrección política, sino por el verdadero humanismo, tan desprestigiado y desvencijado- -qué será de estas generaciones que no estudian latín y griego- Uno de sus principios es el de la sofrosine una suerte de tolerancia clásica expresada en el dominio de las vísceras esto es, la vida honesta y la personalidad comprensiva hacia los demás. Todorov estudió en una obra fundamental y nada complaciente con Europa y Occidente, La conquista de América, La cuestión del otro el despliegue de una tecnología imperial que hizo del otro un objeto de explotación y esclavitud, pero mantiene, entre la profecía y la maldición, la obligación moral de buscar la verdad de lo ocurrido y recordar una y otra vez el drama de aquellas conquistas y de todas las que la siguieron, forjando precisamente el significado actual de la palabra tolerancia como ética de respeto en el hallazgo del otro. Para vivir de acuerdo con sus reglas, señala, el hallazgo de esa verdad tolerante y su difusión son imprescindibles, pues marcan la diferencia del carácter occidental: este puede entender a los otros, incluso al precio de cierta empatía o identificación provisional: ya no creemos en los hombres- bestias del bosque, pero hemos descubierto a la bestia en el hombre Eso que hemos ganado: ahora es posible hacer algo para transformarlo. De tal modo, lejos de constituir con su doctrina un pesimismo antropológico, Todorov mantiene que esta certidumbre aporta un principio de realidad, facilita y articula una esperanza global. En El nuevo desorden mundial. Reflexiones de un europeo desarrolla el argumento, apunta la fragilidad del imperio norteamericano y teme por su democracia. Ahora se trataría de salvar un europeísmo global basado en valores universales, no apto para espíritus inmóviles Parece escrito ayer mismo. I -Europa no debe sucumbir a la ilusión del pacifismo. Debe ser un bloque pacífico pero no pacifista. Eso quiere decir que debe garantizar su propia defensa, eso le dará autonomía ante el bloque de los Estados Unidos. que, en estos últimos años, se ha metido en una política de hegemonía mundial. Los europeos no comparten estos objetivos, pero todavía no pueden garantizar su propia defensa ni denunciar esa política. Por esta razón, la condición de su autonomía política está en su autonomía militar. nofobia... Defiende además Europa como un bloque pacífico... ¿Son conscientes las nuevas generaciones de esto? -Los jóvenes europeos no están en condiciones de aceptar esta evidencia y viven con la ilusión de que el mal ha desaparecido de la faz de la tierra y de que nunca más van a haber peligro para ellos. Están acostumbrados a que la guerra resulta imposible en los países europeos. Pero esto sería una mutación que ni se ha producido ni se va a producir próximamente. -La memoria histórica es, sobre todo, una necesidad, aunque no cumple sus propias lecciones. No basta conocer el pasado para sacar consecuencias. La memoria histórica puede servir para los mejores y para los peores objetivos. -Puede servir para la venganza, la revancha o el odio. Pero también para el perdón, la reconciliación y la vida en común. Hay que esforzarse por lograr que tenga este sentido: la reconciliación. -Como historiador, ¿qué tiene qué decir acerca de la memoria histórica? -Por ejemplo...