Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA www. abc. es JUEVES 19- -6- -2008 ABC Sobre estas líneas, eurodiputados alemanes durante la votación celebrada en el Parlamento Europeo. A la derecha, subsaharianos llegados ayer en cayuco a la isla de El Hierro El Gobierno limitará el reagrupamiento de inmigrantes al cónyuge y los hijos menores Endurecerá la ley de Extranjería en 2009 para evitar que el efecto llamada se propague de forma incontrolada S. GUIJARRO MADRID. El Gobierno quiere que esté en vigor en 2009 una reforma de ley de Extranjería que limite la llegada de ciudadanos de países extracomunitarios a España. La ordenación del reagrupamiento familiar sería la clave del proyecto, que el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, quiere llevar a las Cortes en otoño después de buscar el consenso con el resto de los grupos parlamentarios sobre el marco general de la reforma. La iniciativa supone un giro de ciento ochenta grados sobre la política llevada a cabo por el anterior titular del Departamento, que facilitó regularizaciones masivas de inmigrantes y el efecto llamada sobre sus familiares. Se trata de un cambio radical en la política de inmigración, pero hay que hacerlo reconocieron responsables de Trabajo. Hasta el momento, los ciudadanos de otros países que logran residencia legal en España pueden acceder a la reagrupación familiar, es decir, sus parientes pueden instalarse en nuestro país sin ningún tipo de límite. Ello supone que una persona puede llamar a su cónyuge y a sus hijos en una primera fase, que puede ampliarse a sus padres y a sus suegros más tarde. de reagrupación familiar. Si no ponemos orden- -aseguró un alto responsable del Departamento- en cuatro o cinco años tendremos una sobrepoblación de dos millones de personas generada por la reagrupación con su consiguiente gasto en sanidad, educación, servicios sociales, etcétera La reforma legal que impulsa ahora el Ministerio quiere limitar el derecho de reagrupación familiar y para ello distinguirá entre la familia nuclear, es decir, la formada por una pareja y sus descendientes, y la familia extensiva, en la que se incluirían otros parientes en distintos grados. El derecho quedaría limitado a los componentes del primer tipo de familia. Pero la reforma va más allá e impondrá nuevos requisitos para lograr el arraigo en España. Así, uno de esos requisitos serán las condiciones de la vivienda en la que la familia pretende instalarse en nuestro país. Se trata de evitar que una familia de varios miembros viva en una sola habitación subrayaron las fuentes ministeriales. La llegada de jóvenes entre 16 y 18 años, que se encuentran fuera ya del periodo educativo obligatorio, tendrá también nuevos límites según el proyecto del Gobierno, ya que su admisión requerirá la presentación de un permiso de trabajo. Los responsables del proyecto rechazaron, sin embargo, el contrato de integración que se ha propuesto por el Partido Popular y por otros países de la Unión Europea. Las políticas de inmigración no son ni estatales ni europeas, son políticas de proximidad y no se puede adoptar un contrato igual para circunstancias diversas explicaron las fuentes del Ministerio, que subrayaron la necesidad de alcanzar el máximo consenso posible, sin que eso se interprete como un cheque en blanco al Gobierno, en torno al marco general de la reforma. No obstante, subrayaron su esperanza en que se alcance ese consenso a la vista de las manifestaciones que diversos grupos políticos han hecho en las últiams semanas. El Ministerio también podría aprovechar esta reforma para regular la inmigración cualificada, es decir, la de profesionales con titulación académica, que hasta el momento carece de una normativa reguladora clara. Habrá que estudiar cómo se flexibiliza la llegada de estos profesionales. Con equilibrio y con garantías, pero tratando de favorecer el intercambio de estos titulados explicaron. Por otra parte, el Ejecutivo quiere que el llamado decreto Inmigración cualificada Familia nuclear Según explicaron fuentes del Ministerio de Trabajo, estas personas pueden a su vez, una vez obtengan su residencia legal, volver a ejercer el derecho