Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 18 s 6 s 2008 ABC Sánchez Robayna destaca el papel del ensayo en la cultura MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Generalmente, el orden de los factores no altera el producto. Como en el caso del catedrático, traductor, poeta y ensayista Andrés Sánchez Robayna, cuyo último producto es, precisamente, un libro de ensayos críticos, Deseo, imagen, lugar de la palabra (Ed. Galaxia Gutenberg Círculo de Lectores) con el que retoma el hilo ya hilvanado en sus anteriores entregas, Luz negra y La sombra del mundo Dos partes esenciales componen este trabajo. Una, dedicada a la literatura; la otra, a las artes plásticas. En la primera, Robayna, quien considera que el ensayo es imprescindible para una cultura que se quiere fuerte se detiene detalladamente en varios poetas, empezando por Mallarmé figura central y tutelar de la modernidad y continuando por una nómina que incluye a Valery, Juan Ramón, Breton, Seferis, Michaux, Cernuda, Celan, Ángel Crespo y Valente. El ensayo es hoy un género transversal, que atraviesa varias disciplinas- -explicaba ayer Robayna- y para mí significa inspección, reconocimiento y examen del estado de las cosas, como dice el Diccionario de Autoridades. Y es también una reflexión sin certezas absolutas, una forma de pensamiento abierta, una tentativa En la segunda parte del libro, centrada en las artes plásticas, Andrés Sánchez Robayna, hace parada y fonda en la obra de Tàpies, Chillida, Broto y José María Sicilia. Porque, como él mismo explica, las artes deben caminar unidas: Creo en el diálogo de las artes, y ese diálogo debe ser uno de los objetivos de la crítica literaria En cualquier caso, un hermoso y a menudo contradictorio pájaro sobrevuela todo el libro, el ave fénix del debate sobre la modernidad. ¿Qué es la modernidad- -se pregunta Sánchez Robayna- En este sentido, pienso como Jüngen Habermas, ya que creo que la modernidad aún no ha cerrado su ciclo, y la posmodernidad no es sino una fase autocrítica de la propia modernidad, que se cuestiona sus valores, pero que aún no los ha sustituido Finalmente, el poeta y ensayista subrayó que el arte y la literatura no son sólo expresión, son también reflexión sobre lo que significa estar en el mundo, porque a la postre el arte verdadero es una expresión de lo sagrado, de lo mistérico Escribo con brújula, no con mapa Javier Marías, protagonista de la segunda jornada de Lecciones y maestros IRENE G. VARA SANTILLANA DEL MAR. La única forma de que un acontecimiento real resulte verosímil en un relato consiste en pasarlo por la imaginación y contarlo como si en realidad nunca hubiera ocurrido Ésta es para Javier Marías una de las claves fundamentales de la literatura. El filtro de las imaginaciones lo iguala todo aseguró el escritor ayer en la segunda jornada del encuentro Lecciones y maestros que se celebra en Santillana del Mar. Marías pronunció un discurso muy personal, bajo el título Para empezar por el principio lleno de recuerdos familiares, de su infancia y adolescencia, donde su abuela Lola y su tía abuela María (a quienes el autor ha denominado en varias ocasiones mis viejas fueron las protagonistas. Una anécdota sucedida a un bisabuelo del escritor, relatada en algunos de sus libros, sirvió como hilo conductor al autor de Todas las almas para evocar las historias, verdaderas o inventadas, que contaban las mujeres de su familia sobre el pasado. Siempre las mujeres como las principales transmisoras de lo sucedido y de lo inventado destacó Marías. El escritor aseguró que la realidad está llena de personajes planos y detalles tediosos y que es capaz de echar a perder una novela. La realidad es una novelista mala opinó Marías, y añadió que para contar algo verosímil hay que hacerlo bajo el elegante y pudoroso traje de la invención Aunque admitió que si introduces una historia en una ficción, puede terminar convirtiéndose en una invención, y perder así su verosimilitud. Javier Marías, ayer en el curso- homenaje que se le tributó en Santillana del Mar Marías se definió como un autor consecuente con lo que escribe. Al escribir me aplico el mismo principio que rige la vida- -aclaró- Yo escribo en la página cinco sin saber si en la 200 me convendrá, y no cambio nada Procuro que lo que inicialmente no tenía sentido, acabe teniéndolo explicó el autor, que aseguró, además, que escribe con brújula y no con mapa es decir, sin saber cómo terminará el relato. Si tuviera la historia completa en mi cabeza, probablemente no la escribiría dijo. Y concluyó que esto es así porque el primero al que el novelista cuenta su historia es a sí mismo Elide Pittarello, catedrática de Literatura Española en la Universidad de Venecia, fue la SERRANO ARCE Así ven a Marías Jordi Gracia: Negra espalda del tiempo fue una transición necesaria para llegar a Tu rostro mañana una obra maestra Manuel Rodríguez Rivero: Toda su obra está estructurada en torno a ese narrador que él denomina fantasma y que es alguien que sabe qué va a pasar con la historia Maarten Steenmeijer (traductor de Marías al neerlandés) Leerlo en dos lenguas produce dos experiencias distintas Fernando Valls: Su novelas están llenas de retratos literarios. Para mí, su literatura ha sido un trampolín hacia otros autores Detalles tediosos encargada de presentar la obra de Javier Marías. Con un discurso académico, lleno de referencias a textos y personajes del autor, Pittarello opinó que Corazón tan blanco es la obra paradigmática de Marías y aseguró que un pilar de su literatura es la complicidad literaria La jornada concluyó con dos debates entre profesores, traductores y críticos, expertos en la obra de Marías. Hoy, la tercera y última jornada del encuentro, organizado por la Fundación Santillana y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, estará dedicada a la obra de Arturo Pérez- Reverte. Más información sobre el curso: http: www. uimp. es Dante Liano publica una novela de nómadas e inmigrantes ISAAC RISCO MADRID. Los protagonistas de esta novela, como muchos otros inmigrantes que llegaron al Nuevo Mundo, se van a hacer América dijo el autor ayer en Madrid respecto a su último libro. En Pequeña historia de viajes, amores e italianos (Rocaeditorial) el guatemalteco Dante Liano recrea el periplo de tres inmigrantes europeos a comienzos del siglo XX en Guatemala, en busca de un paraíso prometido que acaba desvelándose como falso. La novela- -que el propio Liano definió como una novela de nómades e inmigrantes -se remonta en un primer momento al año 1300, que brinda el trasfondo histórico para la historia. Los protagonistas son herederos de Pietro Valdo, un mercader acaudalado que inició entonces un movimiento evangélico que se reveló contra la Iglesia romana. Sus seguidores se establecieron en Calabria y, debido a la pobreza, decidieron seguir a un vendedor de humo que ofrece conducirles a un país maravilloso a comienzos de 1900, en el que basta con alargar la mano para encontrar qué comer. Si bien algunos inmigrantes en Guatemala hicieron fortuna señaló Liano, otros siguieron siendo muy pobres, aunque vivieron una vida intensa El autor negó por otro lado que su novela estuviera cerca del realismo mágico una definición que no le gusta, porque la idea de que la realidad es fantástica se puede aplicar a cualquier país y no sólo a América Latina. Liano reconoció también que no le interesa tanto la reconstrucción histórica, por lo que en la novela puede haber imprecisiones en favor de la fantasía. Lo que hay destacó, es una historia tras otra, ya que los protagonistas no dejan de moverse por el país