Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA MIÉRCOLES 18 s 6 s 2008 ABC La Audiencia ordena al juez Marlaska reabrir el caso del oso Mitrofan S. S. MADRID. El juez Fernando Grande Marlaska tendrá que reabrir la causa contra los humoristas gráficos Josetxu Rodríguez y Javier Ripa, y el articulista Nicola Lococo, acusados de un delito de injurias graves contra la Corona por el caso del oso Mitrofan Así se lo ha ordenado la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Marlaska archivó la querella al considerar que los artículos estaban amparados por el ejercicio legítimo del derecho a la libertad de expresión Por el contrario, los magistrados Alfonso Guevara, Guillermo Ruiz Polanco y Ángeles Barreiro consideran que el artículo y el fotomontaje se alejan de la sana controversia y se centran en la figura del Monarca, con dosis de difamación También estiman que hay expresiones que podrían suponer un ataque a la autoestima del Moncarca, o incluso indican un hábito tóxico por parte del Rey. Algunos de los acusados en el momento de ser conducidos a la sala de vistas donde se celebra el juicio JAIME GARCÍA El padre de una víctima de Nanysex le propina un puñetazo en la cara Un agente dice que los hechos son la punta del iceberg de los abusos y que el acusado era un ídolo de los pederastas s Las madres reconocen secuelas en sus hijos ABC MADRID. No soportaron la presión y perdieron los nervios. Uno de los padres de los menores víctimas de Álvaro I. G. de 25 años, Nanysex el supuesto canguro acusado de abusar de los niños que cuidaba, le propinó ayer un puñetazo en la cara, visiblemente alterado. El imputado intentó protegerse con las esposas, lo que le causó una brecha. Otra de las madres intentó abalanzarse sobre él en los pasillos de la Audiencia Provincial al final de la sesión y fue reducida por los agentes, explicaron los abogados. En la segunda sesión del juicio, a puerta cerrada, contra Nanysex y otros tres acusados de formar parte de una red de pederastas, se vivieron momentos de tensión y no faltaron los insultos, como malnacidos Ayer testificaban los progenitores de los pequeños, que revivieron la pesadilla. Tras la agresión de Fernando G. la sesión fue suspendida unos minutos, tiempo en el que el tribunal modificó la distribución de la sala, colocando delante de los procesados una barrera de policías, explicaron los letrados. Fernando G. mantuvo una estrecha relación con Nanysex quien se enfrenta a 39 años de prisión por diez delitos de abusos sexuales. En 2003, Álvaro I. G. puso un anuncio en un periódico para subarrendar su piso en Collado Villalba (Madrid) entrando en contacto con los padres de una de las víctimas. Compartieron casa unos meses, periodo en el que el supuesto pederasta se hacía cargo de su hijo, uno de los menores que más vejaciones sufrió, tal y como certifican las fotografías y vídeos incautados, informa Ep. El supuesto pederasta reconoció el lunes los abusos que se le imputan a cinco niños, de entre 1 y 3 años. Además, admitió que grababa en vídeo las vejaciones para difundirlas por internet e intercambiarlas con el resto de miembros de la red de pederastia. Durante su comparecencia, se ofreció a someterse a la castración química si se demuestra su efectividad. Dos madres pidieron declarar ocultas por un biombo cuándo y cómo conocieron que sus hijos habían sido víctimas de un grupo de pederastas, que les sometían a vejaciones inhumanas. Fueron las únicas, pero en todos, tras testificar, sus rostros reflejaban el dolor de verse las caras con los procesados. Muchas salieron llorando y recibieron el consuelo de María del Mar Bermúdez, la madre de Sandra Palo, la joven asesinada en 2003 por tres menores y un adulto. Su asociación se ha personado en la causa. Según Manuel Maza, que representa a uno de los afectados, las madres de los niños más mayores les han notado retraídos, cambiados, recelosos de hablar de lo que les sucedió con ellas, con problemas para relacionarse y como si hubieran perdido la frescura. En la sesión compareció el instructor de la Operación Kova que desarticuló la red. El agente explicó que los hechos que se juzgan son la punta del iceberg de lo que puede haber detrás de los acusados y que Nanysex era considerado un ídolo entre los pederastas por la calidad de las imágenes que difundía. Su clave era reconocida por otros pederastas que operaban en otras comunidades, como en Valencia. Según su testimonio, los integrantes de la red actuaban intercambiándose archivos entre ellos para protegerse. Su avaricia por obtener más material pornográfico llevó a la Policía a dar con ellos. Uno de los miembros del grupo se saltó el círculo para entrar en contacto con otro pederasta, siendo rastreado por la Brigada de Investigación Tecnológica. Por su parte, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, afirmó ayer que la castración química se puede hacer con la voluntad de quien lo pide; y recordó que se está ultimando una reforma del Código Penal para endurecer las penas y establecer mecanismos de control. La alteración del informe del ácido bórico no fue esencial según el fiscal C. M. MADRID. El juicio en el que se investiga la presunta manipulación de un informe pericial para eliminar de él las relaciones entre el 11- M y ETA, introducidas a partir de una muestra de ácido bórico hallada en el domicilio de uno de los condenados por los atentados de Madrid, quedó visto para sentencia en la Sección 15 de la Audiencia Provincial de Madrid después de que la Fiscalía solicitase la libre absolución de los acusados al entender que las alteraciones aplicadas en el documento no eran esenciales y que sólo se trataba de un borrador sin carácter oficial. Las acusaciones populares (AVT, Manos Limpias y la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11- M) elevaron a definitiva su petición de 27 años de cárcel para cuatro altos mandos policiales, suprimiendo tan sólo de su petición inicial la imputación por falso testimonio que, no obstante, no varía la cantidad de la pena solicitada, informa Efe. Los progenitores, que ayer testificaron, no pudieron soportar la tensión y llamaron malnacidos a los acusados Sus hijos tienen problemas para relacionarse con otros, están recelosos y como si hubieran perdido la frescura infantil