Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA El Príncipe, con las tropas en el exterior MIÉRCOLES 18 s 6 s 2008 ABC El Príncipe junto a los militares del destacamento de Qala i Naw Don Felipe, en Afganistán: Nos hacéis sentirnos orgullosos de ser españoles El Príncipe de Asturias hizo una visita sorpresa a las tropas destacadas en este país a los tres días del último ataque ABC MADRID. A todos nosotros nos hacéis sentirnos orgullosos de nuestras Fuerzas Armadas y de ser españoles El Príncipe de Asturias viajó ayer por sorpresa a Afganistán y Kirguizistán para transmitir a las tropas españolas desplegadas en estos países un mensaje de ánimo y apoyo. Quiero que sepáis- -dijo a los soldados- -que, como Heredero de la Corona y como militar, me siento hoy más que nunca muy unido a vosotros La visita- -la primera del Príncipe a un contingente español en el exterior desde la que hizo en 2002 a Bosnia y Kosovo- -se produjo tres días después del último ataque sufrido por la Legión en Qala i Naw, que se saldó con seis insurgentes muertos, y seis meses después de que el Rey pasara el día de Nochevieja con los militares españoles destacados en Herat. Don Felipe viajó acompañado por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, general del Ejército Félix Sanz Roldán, y el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, ya que la ministra de este departamento sigue de baja por maternidad. También acompañó al Príncipe el director general de la Agencia de Cooperación y Desarrollo (Aecid) Juan Pablo de Laiglesia. El Príncipe partió de Madrid poco antes de las siete de la tarde del pasado lunes en un avión de la Fuerza Aérea Española y, después de siete horas de vuelo, una escala en Manas (Kirguizistán) y otras cuatro a bordo de un Hércules, aterrizó en el aeropuerto de Qala i Naw. Vestido con el uniforme de campaña de comandante del Ejército de Tierra y protegido en algunos trayectos con casco y chaleco antibalas, Don Felipe se trasladó a la base militar en un vehículo blindado con el que atravesó buena parte de esta polvorienta y calurosa localidad, lo que le permitió ver la pobreza de sus gentes y también el contrapunto de color de su bazar. Una vez en la base, estrechó la mano a los soldados, se fotografió con ellos y se interesó por sus inquietudes, además de agradecerles su generosidad y profesionalidad. Nuevamente en el Hércules, el Príncipe se trasladó al campamento Arena, en Herat, donde trasladó a los militares un emocionado recuerdo del Rey, tras su reciente visita. Don Felipe visitó los refugios donde los soldados permanecen en caso de ataque, los austeros dormitorios y la biblioteca. En la capilla se interesó por los fallecidos, cuya memoria se recuerda en ella, y en el hospital tuvo oca- Recuerdo del Rey