Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 17 s 6 s 2008 NBA s Final DEPORTES 101 ¿Crees? Lakers en el 7 Pau Gasol, exhausto tras el partido que fuerza el sexto en Boston, dice que es posible el milagro de la remontada, pero sólo si los Lakers son capaces de hacerlo igual que en el quinto, disputado ante una afición enfervorizada POR JORGE LÓPEZ LOS ÁNGELES. Un aficionado de Lakers mostraba una pancarta durante el partido. Su imagen apareció varias veces en el gran videomarcador del Staples Center. Do you believe? Lakers in 7 ¿Crees, Lakers- -vencedores- en el 7? La fuerza de la fe en la remontada puede mover montañas, o no. El caso es que la gente aplaudía a rabiar cada vez que salía el tipo mostrando ese mensaje. Los coches de Los Ángeles pasean todavía las banderas amarillas de su equipo. Debe ser que la gente cree. ¿Y los jugadores? Pau Gasol, exhausto tras el partido, dice que también, pero pensando sólo en hacerlo igual en el sexto. Sentado en una camilla con la toalla en la cintura frente a Kobe Bryant, que está en la camilla de al lado. Ambos, recién salidos de la ducha. Las dos estrellas de los Lakers hablan tranquilamente, es el reposo del guerrero después de una batalla que ha sido muy dura. Kobe no tiene prisa, sabe que le tocará salir a la sala de prensa, es habitual (igual Garnett o Pierce en los Celtics) y la charla con Gasol se prolonga durante 15 minutos. Los otros jugadores van saliendo: Vujacic, Radmonivic, Farmar... atienden a los periodistas delante de su taquilla. Pero Gasol y Bryant siguen su charla en la sala de masaje ¿hablarán de si es posible? Gasol saca la cabeza por la puerta, busca con la mirada a una de las empleadas de comunicación de los Lakers, que le dice que le toca prensa española y después rueda de prensa oficial de la NBA en inglés. El español parece rogar con la mirada y pregunta ¿sala de prensa también? Yes, Pau le responde cómplice y con una sonrisa la responsable de comunicación. Gasol sale del vestuario. Dentro se queda Bryant, con el rostro sereno y su mirada algo perdida. El jugador español se para en el pasillo donde habitualmente charla con los periodistas españoles y con los latinos de Los Angeles, que, por cierto, gritan mucho y cada vez que preguntan provocan media sonrisa de Gasol; como se suele decir, Pau flipa un poco con ellos. Rostro cansado, le quedan pocas fuerzas después de vérselas con Garnett y lograr 19 puntos, 13 rebotes, 6 asistencias, dos tapones y, sobre todo, tras mucha pelea para llegar a todo esto. Está más cansado que otros días, pero infinitamente más satisfecho. Dice que todavía creen. ¿Y qué es de Kobe? Camina despacio por el pasillo del Staples acompañado por su mujer y sus dos hijas, las mismas a las que después de la nefasta derrota del cuarto encuentro estuvo leyendo Harry Potter. Paul Pierce Alero de los Celtics Pau Gasol tira de casta y saca billete a los Lakers para Boston EL ÁNGEL ADORADO EN BOSTON Once puñaladas no pudieron frenar la vida de este todoterreno criado en Los Ángeles y que triunfa en los Celtics POR J. LÓPEZ LOS ÁNGELES. Una camiseta con el 34 de los Celtics colgada en el pasillo de uno de esos restaurantes imprescindibles de Boston, Mortons s. La misma franquicia que le chiflaba visitar a Michael Jordan en Chicago. Sí, en Morton s, 50 dólares la pieza normal de carne, cuelga la camiseta de Paul Pierce, el 34 de los Celtics, el capitán, el ángel criado viendo los partidos de Lakers, el equipo de su ciudad, y adorado ahora en la tierra del eterno rival. Toda la historia de Pierce es increíble; de ahí que este all star no se vaya a detener ante nada ni nadie, porque está, a sus 30 años y tras nueve en Boston, ante la gran oportunidad que llevaba tanto tiempo esperando. Boston, la ciudad tradicional del Este que estos días está que arde, 35 y bochorno. No es extraño ver por la calle aficionados con la camiseta de Pierce, como la que cuelga en Morton s, o la que dice Beat LA el grito de guerra de la afición verde en los duelos ante los Lakers. Pierce ha triunfado en el territorio enemigo porque es un superviviente. Cómo explicar si no que saliera con vida de una brutal agresión en Los Angeles allá por el 2000. Once puñaladas recibió de un delincuente durante un robo. Pero Pierce tenía mucho que hacer en este mundo, y decidió que su sueño de ser feliz y hacer felices a los demás con su juego no se quedarían ahí. Pierce no quiso saber qué tenía en su rodilla antes del segundo partido. Pierce no quiso hacerse una resonancia magnética, tras el tercero, que pudiera apartarle de la final, del gran sueño de su vida. Al fin y al cabo, qué es una rodilla para alguien que ha sobrevivido a once puñaladas. A leer Harry Potter Gasol entra a canasta pese a la oposición de Garnett POOL Pau saca el billete para el sexto duelo MIGUEL ÁNGEL BARBERO No se sabe si por la acumulación de partidos, por los nervios o por qué, pero los Lakers de esta final estaban irreconocibles. No eran ese equipo alegre e imbatible de las fases previas, sino todo lo contrario. Un conjunto roto, dubitativo y que no era capaz de plantar cara a otro compacto en el que todas sus piezas funcionaban a la perfección. En los Celtics desde las estrellas hasta el más oscuro de los suplentes sabe lo que tiene que hacer y cuándo. Así las cosas, el 3- 1 para los bostonianos no extrañaba a nadie y las apuestas preveían la entrega del trofeo en el último partido del Staples Center. Además, el ambiente estaba revuelto en Hollywood. La prensa californiana se había encargado de calentarlo en todos los aspectos: los jugadores recibían palos por sus pájaras (sobre todo Pau Gasol y Lamar Odom) al entrenador ya no se le justificaban sus decisiones y a la afición se la acusaba de no apoyar cuando necesitaba. Vamos, que menos acudir a ver a los famosos y más animar. Que se estaban jugando un anillo y eso era tarea de todos. No se sabe si por esas soflaLos Ángeles Lakers Boston Celtics 39- 22 39- 22 1 c 2 c 3 c 103 98 24- 18 79- 70 24- 28 103- 98 4 c 16- 30 55- 52 Lakers: Radmanovic (7) Odom (20) Gasol (19) Bryant (25) Fisher (15) -cinco inicial- -Walton (2) Vujacic (4) Farmar (11) Mihm, Ariza y Turiaf. Celtics: Pierce (38) Garnett (13) Powe (2) R. Allen (16) Rondo (3) -cinco inicial- -Brown (4) House (6) T. Allen (6) Posey (3) y Cassell (9) No tienen prisa mas o por decisión propia, pero los angelinos se salvaron de la quema gracias a Gasol. El español salió decidido a devolver la final al Garden y no paró hasta conseguirlo. Su producción fue espectacular (19 puntos, 13 rebotes, 6 asistencias, 2 tapones y una recuperación) pero lo mejor fue Gasol sacó su garra y estuvo espectacular, con 19 puntos y 13 rebotes, además de secar a Garnett que se hizo omnipresente en la pista. En su aro le marcó pronto el terreno a Kevin Garnett y le dejó claro que él también sabía pelear. Dejó a la estrella rival en sólo 13 puntos y además le cargó con cinco personales en defensa, lo mismo que a Brown. Ante esta situación, con las zonas perdidas (Kendrick Perkins no se vistió por lesion) Paul Pierce tomó el mando anotador visitante (38) pero no fue suficiente. Kobe Bryant recuperó un balón clave en el último minuto que dio su segundo triunfo (103- 98) a unos Lakers contra las cuerdas. En ese momento ya nadie se acordaba de su recurrente fragilidad en el segundo cuarto (volvieron a desperdiciar una ventaja de 17 tantos) y de su espesura en ataque. Lo importante era que habían recuperado el espíritu competitivo. Gracias a Gasol y su coraje. La próxima madrugada (03: 00 h. sexto partido y nuevo match- ball en Boston. El cansancio del viaje y las lesiones pueden ser un lastre para que los verdes consigan el título fácilmente. Ahora son los californianos los que llevan ventaja. Física y anímica.