Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 17 s 6 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 83 Hoy pensamos en los grandes museos como hipermercados Jonathan Brown presentó en el Prado sus Escritos completos sobre Velázquez A. ASTORGA MADRID. Jonathan Brown celebra este año sus Bodas de Oro con Diego de Velázquez. El primer encuentro del historiador con el artista tuvo lugar en 1958, cuando el Museo del Prado era un lugar poco frecuentado: Hoy en día pensamos en los grandes museos de Europa y América como hipermercados culturales, donde la oferta constante de exposiciones temporales ha tendido a relegar las colecciones permanentes a un segundo plano añora. Los ojos de Brown se posaron sobre los de Velázquez en una búsqueda inacabada. ¿Cómo ha podido producir esta catarata de verborrea? Al fin y al cabo, Velázquez sólo vivió 60 años y pintó unos 120 cuadros, incluidos aquellos que se han perdido- -analiza- Si fechamos el inicio de su carrera en 1615, habría pintado una media de 2,66 lienzos al año, por lo que 994 páginas deberían bastar para decir todo lo que necesita decirse sobre Velázquez, al menos por parte de un solo historiador del arte Mientras corregía las pruebas de sus Escritos completos sobre Velázquez que ayer presentó en la sala de Las Meninas del Prado, Brown se ha sentido como alguien que se precipita al vacío, y ve desfilar en un instante toda su vida como biógrafo del genio sevillano. Prefiere la distancia corta del artículo: La necesidad de llegar a un público amplio, combinada con la presión del plazo de entrega dieron, como resultado una frescura y espontaneidad que todavía hoy dan vida a estos textos breves reconoce. Sobre las atribuciones opina el experto que se ven envueltas en promesas de lucro. Es raro el mes en el que Brown no recibe una foto de un cuadro putativo de Velázquez, con frecuencia acompañado de un grueso dossier de estudios técnicos y cartas de expertos que apoyan la atribución: A los propietarios se les llena la cabeza con sueños de repentino enriquecimiento, y esperan que, de un vistazo, estampe mi sello de aprobación sobre su pequeña mina de oro. Hoy se manejan los estudios técnicos como prueba irrefutable de la autenticidad de un cuadro, olvidando que los ayudantes de Velázquez imitaban la técnica del maestro recuerda. Brown habló de su libro como una autobiografía académica que abriga la insaciable curiosidad por un gran artista, y un deseo inalcanzable de entenderlo. Don Felipe felicita a Alfredo Landa, en presencia de Doña Letizia EFE Los Príncipes de Asturias entregan el Príncipe de Viana a Alfredo Landa ALBERTO LARDIÉS LEYRE (NAVARRA) Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias y de Viana entregaron ayer a Alfredo Landa el Premio Príncipe de Viana de la Cultura de 2008 en el Monasterio de San Salvador de Leyre. Al acto asistieron todas las autoridades de la Comunidad foral. Asimismo, cientos de navarros acudieron hasta Leyre para apoyar al actor y transmitir su cariño a Don Felipe y Doña Letizia. El Príncipe de Asturias y de Viana elogió al intérprete navarro, al que definió como un gran actor, trabajador incansable, genial intérprete y hombre bueno Añadió que Landa ha sido un exponente fiel de la sociedad española en todo este tiempo y cuyo trabajo ha ido evolucionando a la vez que España. Además, agradeció al Gobierno de Navarra que haya mantenido esta convocatoria anual del Premio- -se entrega desde hace 19 años a los navarros más destacados en el mundo del saber- Tras recibir el galardón de manos de Don Felipe, Landa pronunció un emotivo discurso en el que recordó algunos de los personajes que ha interpretado- -como el Sancho Panza de la serie El Quijote o el detective Germán Areta de El crack honró a su Navarra natal y saludó a sus familiares y amigos por todo el apoyo que le han prestado en su vida. Además, el actor afirmó que de todos los premios que ha conseguido en su dilatada trayectoria el de ayer es el que más le ha gustado y emocionado. En el acto también intervino el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, que glosó los casi cincuenta años de carrera del actor navarro- -con tres premios Goya y uno al mejor actor en Cannes- y destacó su personalidad alegre, llana y campechana