Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍA Conflictos sociales por la crisis MARTES 17 s 6 s 2008 ABC Los consumidores denuncian la irresponsabilidad e insolidaridad de los transportistas SERVIMEDIA MADRID. Las organizaciones de consumidores coincidieron ayer en asegurar que los transportistas convocantes del paro han tenido una conducta irresponsable que han pagado los consumidores. La portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) Ileana Izverniceanu, explicó que el temor a quedar desabastecido provocó que muchos consumidores hicieran una gran inversión con la que no contaban De este modo se ha adelantado el fin de mes a costa de estas compras superiores a las habituales y a costa de la especulación que ha elevado el precio de muchos productos. En este sentido, Izverniceanu apuntó muchos comerciantes no asumen que estamos en crisis e instó a los consumidores a comparar precios y a castigar a quienes se quieren enriquecer a costa de la crisis Por su parte, el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, dijo que los huelguistas han sido irresponsables e insolidarios ya que no les han preocupado los graves perjuicios que han causado Entre estos perjuicios, se refirió a los trabajadores y estudiantes que no pudieron llegar a tiempo a sus puestos de trabajo y hacer los exámenes de Selectividad, debido al bloqueo de las carreteras. Para Sánchez, los huelguistas se intentaron imponer a una mayoría que no secundaba el paro y los piquetes eran ilegales, porque eran coercitivos, no informativos Por ello confió en que el peso de la ley caiga sobre quienes actuaron ilegalmente Por último, el vicepresidente de la Unión de Consumidores de España (UCE) José Ángel Oliván, precisó que esta situación desgraciada es consecuencia de una falta de responsabilidad colectiva y, por lo tanto, es condenable Para conseguir sus reivindicaciones han recurrido a amenazar y a amedrentar con el desabastecimiento, y a llamar al acaparamiento de alimentos y carburante dijo. Además, denunció la ausencia de escrúpulos de algunos comerciantes que han aprovechado esta psicosis colectiva para subir sus precios. También el Gobierno incurrió en una dejación de sus obligaciones en los primeros días del paro porque, añadió, es necesario que la Administración regule los paros empresariales Los supermercados perdieron 130 millones en la semana de paro La red de mercas se vuelve a abastecer de todos los alimentos frescos s Las movilizaciones en Francia perjudicarán la exportación de productos españoles MAITE VÁZQUEZ DEL RÍO MADRID. La semana de paro de los transportistas ha ocasionado unas pérdidas de 130 millones de euros a los supermercados, según las estimaciones de la patronal del sector, Asedas, que representa a más de 17.000 establecimientos en todo el país en los que trabajan más de 220.000 trabajadores. En estas estimaciones se incluyen los daños directos a flotas de transporte e instalaciones, ocasionados por actos vandálicos; la pérdida de los productos, especialmente los más perecederos, que han quedado inservibles en camiones o almacenes los costes de personal imputables a la alteración de los procesos normales de suministro, que ha exigido un esfuerzo extraordinario para asegurar, en lo posible, el servicio a los clientes y, por último, las pérdidas directas de ventas, causadas por la falta de determinados productos en las tiendas. Asedas reiteró ayer su rechazo a estas movilizaciones que han impedido el ejercicio del derecho al trabajo de quienes no las secundaban y han causado tan graves pérdidas a las empresas de distribución alimentaria y tan graves perjuicios a los ciudadanos. Tras la desconvocatoria del paro por parte de las organizaciones mayoritarias de los transportistas, la normalidad comenzó a notarse en el sector de la distribución. Así, la red de mercas comenzó a recibir los productos abriendo sus puertas a todos los camiones cargados de mercancías. Por ejemplo, Mercamadrid duplicó ayer su actividad para reabastecer el mercado madrileño con problemas de suministro de determinados productos en grandes superficies. Más 268 camiones entraron en las dependencias del polígono desde altas horas de la madrugada, ya que los responsables de la central de abastos madrileña decidió cambiar los horarios (habitualmente los lunes no entran frutas y verduras) De esta forma, a lo largo de la jornada entraron 4,6 toneladas de mercancía, un 241 más que la semana anterior al paro. También otro de los sectores perjudicados, el lácteo, comenzó a realizar las entregas de leche con regularidad, según la Federación Española de Empresarios Productores de Leche (Prolec) que valora las pérdidas de los ganaderos en 7,3 millones de euros, dado que tampoco salían animales para los mataderos. Pese a esta relativa normalidad, una mala noticia ha vuelto a preocupar, sobre todo a las empresas exportadoras españolas, ya que los camioneros franceses bloquean desde ayer las carreteras del país vecino en protesta por los elevados precios del combustible y en demanda de ayudas por parte del Gobierno. Entre estas empresas exportadoras, nuevamente los agricultores verán paralizada la salida de sus productos en la frontera, algo que sin duda será denunciado en la manifestación que están preparando agricultores y ganaderos para el próximo jueves, 19 de junio. El paro, convocado por las principales asociaciones francesas del sector del transporte, incluye el bloqueo de carreteras a través de camiones que ralentizan su marcha, entorpeciendo la circulación, especialmente en las autopistas. Para evitar el rechazo de los ciudadanos, los camioneros decidieron comenzar el paro a las 9 de la mañana y finalizar a las 4 de la tarde, para no perjudicar a cerca del medio millón de estudiantes que se examinaban. Aún así, el tráfico aumentó significativamente en las carreteras de las principales ciudades. Cabe destacar un convoy de ambulancias privadas en el centro de París y otro de camiones próximo a Burdeos, que provocó retenciones de más de 20 kilómetros. Francia agranda el problema