Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 16 s 6 s 2008 DEPORTES 103 EL PERSONAJE EL MUNDO ES UNA HISTORIA Super maratón man Tiago Dionisio corrió ayer el ultra maratón de Durban, en Sudáfrica, y ya suma 100 participaciones en pruebas de más de 42 kms. Este economista portugués de 34 años tuvo cerca la muerte, tras una fuerte deshidratación, pero no hay quien le aparte de su gran objetivo y afición: correr. TEXTO Y FOTO BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL LISBOA. Hablar con Tiago es agotador. Y no porque resulte aburrido, todo lo contrario, pero pocas veces se encuentra a un corredor amater que dedique tantas horas a este deporte. Si hay una palabra que resuma su vida es la de correr y no parece que en sus planes a corto plazo haya espacio para otro hobby: Estoy viciado, lo reconozco Correr le hace sentirse bien consigo mismo y a su familia no le ha quedado otro remedio que entenderlo, pese al esfuerzo económico y personal que les ha supuesto esta afición. Tiago trabaja en el Banco Espíritu Santo y su día comienza temprano, a las 7 de a mañana. A la hora de la comida se acerca a su gimnasio, el Clube VII, para ir a una clase de cycling, y antes de cenar corre una hora. Los fines de semana entrena entre 35 y 50 kms por día, repartidos entre mañana y tarde. Pesa algo más de 60 kilos e intenta mantener una alimentación equilibrada. Las vacaciones las utiliza para correr pruebas por todo el mundo. La palabra descanso parece estar fuera de su vocabulario; únicamente los lunes no sale a correr, pero hace otros ejercicios para mantener su forma física. años, es el mejor maratón Cuando empezó a trabajar fue saliendo a pruebas en el extranjero, ya que él se paga todos los gastos. Tiago decidió probar en carreras mayores, y en el 2000 recorrió los 88 kms entre Londres y Brighton. Hacia falta un coche de apoyo y yo estaba completamente solo. Compré una pizza, la partí, y la fui comiendo a lo largo de toda la carrera. Me encantó En el 2001 viajó hasta Durban (Suráfrica) donde descubrió la carrera que más le gusta, y un país que le fascina. Dos meses y medio después estaba ya de vuelta, para correr 160 kms. Tardé 23 horas; me gustó pero resulta muy largo Su gran desafío, que casi le costó la vida, llegó en el 2006. Tras la carrera de Durban participó una semana después en una prueba de 100 millas (160 kms) en California. Con Tiago son cuatro las personas de todo el mundo que han acabado las dos carreras en el mismo año. Corrió a tres mil metros de altitud, y con 40 de temperatura, un calor nada normal, tuve mala suerte Objetivo cumplido, mi madre estaba conmigo y lloraba más que yo cuando acabé Se quedó una semana más descansando y al regreso a Lisboa se sentía mal, la deshidratación fue grande. Fui al hospital y me quedé ingresado tres semanas. Tenía el nivel de creatina en 22, cuando lo normal es 1. Los médicos me dijeron que estaba vivo por mis excelentes condiciones físicas y por mi juventud Lección bien aprendida, la mente es más fuerte que el cuerpo Casi le costó la vida pero nueve meses después ya estaba corriendo un maratón. Es lo que le da empuje y donde ha encontrado muy buenos amigos. A veces le acompañan, aunque sea únicamente para dar apoyo, como ahora en Suráfrica, donde estaba su amiga española María Riveiro. Cien carreras son pocas, así que quiere seguir probando nuevas aventuras. Vivo de milagro El alcalde de Los Ángeles regala una camiseta al primer ministro israelí AP La final más rentable de la NBA La venta de camisetas y la audiencia de TV se dispara con la soñada final Lakers- Celtics JORGE LÓPEZ LOS ÁNGELES. David Stern, el mandamás de la NBA se frotaba las manos días antes de la final, cuentan que incluso ya en las finales de conferencia. Su sueño de una final CelticsLakers 21 años después de la última que protagonizaron las dos franquicias con más títulos (16 Boston por 14 Lakers) y lo era por muchas razones: nada como ese enfrentamiento para revitalizar la final de la NBA que el año pasado con San Antonio y Cleveland había registrado los peores índicees de audiencia. Si por un lado existe la coincidencia generalizada de que se esperaba algo más del espectáculo y nivel técnico de la final, por otro el negocio está siendo redondo. Basta con señalar el dato de venta de camisetas durante este playoff, que ha superado en un 100 el de la pasada temporada. Y el ranking de audiencia está siendo el mejor de los últimos años, frente a un share de 6 2 del año pasado tenemos el 9 2 del tercer partido o el 8 7 del cuarto de esta serie. La histórica rivalidad entre las dos franquicias más laureadas, sin ninguna duda comparable a un Real Madrid- Barcelona, ha relanzado el negocio. No hay como darse una vuelta por las tiendas del pabellón durante los descansos e intentar comprar una camiseta para darse cuenta de que el negocio es redondo. Hay camisetas conmemorativas de la final, en negro, blanco y gris; hay camisetas, por supuesto, de Lakers, del MVP Bryant, de campeones de conferencia oeste en el caso de Lakers y este en el caso de Celtics; hay camisetas que rememoran el pasado y presente de Lakers, donde aparecen Jerry West, Magic Johnson y Kobe Bryant, camisetas con el tríángulo Bryant, Odom, Gasol. Hay de todo, y las colas enormes en cada tienda del Staples; están a 28 dólares, 35 o 105 si lo que se quiere comprar es la camiseta oficial de partido del conjunto angelino. Pero curiosamente un celta encabeza la venta de camisetas en la NBA, Kevin Garnett. Lógico, porque es fichaje de este año de los Boston. Le siguen Bryant, James, Iverson... mientras que Gasol es el décimoquinto. En cuanto a los equipos, Celtics superan a Lakers. Curiosamente, San Antonio, el campeón del año pasado, sólo es décimo de este ranking. Así se entiende que no fuera negocio otra final con el equipo tejano, y que Stern haya suspirado aliviado. El portugués, que paga todos los gastos de su bolsillo, corrió en el mismo año dos pruebas de 160 kilómetros La afición, en EE. UU. El gusto por este deporte le llegó en EE. UU, donde pasó cinco años de su vida (de los 13 a los 18) con su familia. Allí jugaba al fútbol, con buena técnica pero falta de velocidad. Me aconsejaron correr y empecé a participar en pruebas de 200 a 1.500 metros De vuelta a su país, ingresó en la Facultad de Economía y se puso a correr cerca de su casa de Lisboa. En 1993 formaba parte del Clube Stress, que ayuda a entidades benéficas con patrocinios que reciben de empresas, y en el que hoy también está el primer ministro luso, José Sócrates. Un año después participó en el maratón de Lisboa y en el 98 uno de sus compañeros del club desafió a varios para correr el de Londres. Desde entonces participo todos los Dionisio corre todos los fines de semana entre 35 y 50 kilómetros