Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES Eurocopa 2008 LUNES 16 s 6 s 2008 ABC MAL RATO, BUENA CARA Sin pipas ni cervezas fresquitas me preparé para lo peor. Tenía la certeza de que perdíamos, sobre todo después de leer que somos favoritos FUERA DE JUEGO cuando me crucé con una legión de individuos que llevaban la bandera española como si fuera la capa de Supeman. Deambulando en la así llamada feria del Libro había perdido el norte de esa selección que ahora califican como la roja. Sin pipas ni cervezas fresquitas me preparé para lo peor. Tenía la certeza de que perdíamos, sobre todo después de leer que somos favoritos Además acababa de escuchar el lema del Podemos (eco lejano del yes we can de Obama) y, en una imagen delirante, a unos presentadores haciendo vudú con un muñeco vestido con la indumentaría sueca, lo que me mantenía en la angustiosa duda de si entregarme al morboso placer de la siesta o permanecer en el pantano de la impotencia futbolera. Pero de pronto, jugada ensayada en un corner y gol. Me la estaba envainando cuando enfocaron el careto de Luis Aragonés. No presagiana nada bueno: la mandìbula desencajada, la barba de varios dìas, el poco pelo grasiento, los belfos caídos, una selva de pelos en las orejas. Petrificado por el rostro depresivo de este ser emparentado con la Gorgona consideré que el gol del empate era el mero cumplimiento de nuestro destino. Se veía venir. En ese momento fatal ataqué frontalmente la nevera y me hice dos bocatas. En el pozo de la ansidad surge la voz de Camacho (memorables sus sudadas en el banquillo) que explica la cantada por el momento, la tensión y toas (sic) esas cosas Amorcillado mentalmente solo acierto a escuchar frases deshilachadas: España está empezando a dejarme de gustar hemos fallado hasta los saques de banda Menos mal que, en un rapto filosófico, Camacho lanza una consigna incuestionable que nos permite contener la hemorragia de la herida: El fútbol no es fácil Cuando ya estábamos preparados para entregarnos a las letanías del crepúsculo se produce el milagro. El gol es un golazo sentencia el mismo que casi se declaró apátrida. Que pite ya esto se ha acabao apostilla un colega dispuesto a pactar con Mefistófeles incluso a costa de su vida. Lo malo, apunta Camacho, cuando te meten un gol de estos es la cara que se te queda. Lo que hay que hacer es aprender a poner la sonrisa de Follet o, si fuera posible, ficharle porque con un tipo tan rápido como ese no pasaríamos tantas agustias. Fernando Castro Flórez Un gesto divertido de Xavi, durante un entrenamiento de España FÉLIX ORDÓÑEZ Ni nos sentimos favoritos ni lo somos Fernando Torres destaca el nivel de compañerismo respecto a otros campeonatos porque hay trabajo y fe JULIÁN ÁVILA INNSBRUCK (AUSTRIA) El día siguiente a la clasificación de España para los cuartos de final de la Eurocopa no fue muy distinto a los anteriores. Los jugadores se han blindado de la euforia que se vive en el exterior porque arrastran una experiencia negativa del último Mundial de Alemania. Es el libro de cabecera de los internacionales en el valle de Stubai. Así lo refrendó Fernando Torres ayer en su comparecencia frente a los medios. Ni nos sentimos favoritos ni lo somos. Nos hemos visto en otras situaciones similares y no acabó bien. El ser favorito se lo gana una selección dentro del campo, y hasta ahora hemos visto a equipos que han estado a nuestro nivel. Nuestra idea es la de mantenernos como en estos dos partidos. Algún día puede ser, porqué no. El potencial hay que demostrarlo a partir de ahora. Hemos cumplido el objetivo y ahora no podemos fallar porque nos encontraremos selecciones muy fuertes manifestó del delantero. Está muy bien que la gente esté enchufada en España. En este equipo no hace falta motivación extra. Este equipo tiene trabajo y fe. Detrás de todo esto hay mucho trabajo y hemos aprendido mucho en la fase de clasificación del Europeo. Ya sabíamos la cara que se queda cuando pierdes y ahora sabemos lo que es disfrutar de un triunfo en el último minuto. Estos son los partidos que nos esperan a partir de ahora y vamos a sufrir dijo Torres. El éxito de salvar el primer contratiempo ante los suecos y de alcanzar los cuartos de final tiene muchos padres. El grupo al completo. Luis y los jugadores han logrado fundir veteranía, juventud, ilusión y trabajo para alcanzar una aleación, de momento, impermeable a la derrota. La comunión entre todos se vio en la celebración de los goles, sobre todo en el de David Villa. Yo lo celebré como cualquier otro, porque los goles de la selección son los de todo un país. Se ha visto un grupo muy unido en todas las celebraciones añadió el delantero del Liverpool. Unas palabras interpretables. En la retina de todos está la celebración grosera de Raúl y de Míchel Salgado en el segundo partido del Mundial de Alemania frente a Túnez. El sábado, no. Todos se abrazaron, incluso Iker Casillas abandonó la portería para participar en la piña. Y Luis Aragonés se emocionó más de la cuenta. Aunque queda un partido de la liguilla, el fantasma de los cuartos de final vuelve a cruzarse con la selección. Pero ahí están Villa y Torres para intentar romper la barrera de la desesperación. Suecia nos apretó mucho y se ha demostrado que España se puede adaptar a cualquier rival. Que tenemos variantes ofensivas. España tiene una calidad que puede adaptarse a cualquier estilo de juego. Y tenemos a David Villa. Va a ser el pichichi del campeonato. Lo tiene de cara y eso significaría que hemos jugado muchos partidos más. No me sorprende su nivel y es un futbolista importantísimo para nosotros concluyó Torres. Los padres del éxito e visto, en carne y hueso, a un héroe. Estaba dentro de una pequeña carpa en el Retiro firmando libros como un condenado. Era, nada más y nada menos, que Ken Follet in person. La cola de admiradores, formada desde las seis de la mañana, causa pasmo a propios y extraños. Pero allí estaba, aplicando una mecánica celestial, el autor de unos mamotretos que, según parece, funcionan como best sellers. Llegaba, en trance, el admirador, un propio abría el tocho, otro sujetaba las pastas, momento en el que el sublime autor estampaba su firma sin dejar de administrar una sonrisa y una mirada de inmensa cordialidad. El lector fervoroso tomaba las de Villadiego no sin que antes una mano profesional a tope colocara un marca libros donde procede. Desde unas vallas de seguridad contemplábamos literalmente embobados a este fenómeno cuando comprendí, a pesar del calor inhumano, que eso no era un acto cultural sino un récord deportivo. Ante la mistérica revelación gritamos en un inglés macarrónico una serie de elogios a Follet al que calificamos de más rápido que Alonso (cosa que, todo hay que decirlo, no es muy difícil este año) y, sobre todo, en plan gruppies pronunciamos la frase del millón: You are the best En otras casetas penaban en soledad escritores de distinto pelaje si bien a algunos de ellos, por ejemplo, a un ratón de felpa no les faltaba trabajo. Los esforzados de la firma hacen, sin tener conciencia de ello, deporte, aunque unos lo hagan en regional preferente y otros en la Champions. Seguía pensando en la mano sudoroso y fatigada de Follet, del que no pienso leer una línea ni aunque me torturen para ello, H Los jugadores se han blindado de la euforia del exterior tras su experiencia negativa del último Mundial Lo malo, apunta Camacho, cuando te meten un gol de estos es la cara que se te queda