Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 16 s 6 s 2008 ABC CLÁSICA Waltraud Meier Obras de Franz Schubert y Richard Strauss. Intérpretes: Waltraud Meier (mezzosoprano) Josef Breinl (piano) Lugar: Teatro de la Zarzuela. Madrid. Bob Dylan, dos puntos Jonathan Cott, uno de los capos de Rolling Stone recoge en Dylan sobre Dylan 31 entrevistas memorables, concedidas por el cantor de Minnessotta, entre 1963 y 2004. Aunque no sea muy hablador, es la palabra de Bob POR MANUEL DE LA FUENTE MADRID. A estas alturas de su vida (se calzó los 67 tacos el pasado 24 de mayo) y de su carrera (el día 23 comienza en Zaragoza su gira española) nadie tiene la menor duda de que Bob Dylan, además de uno de los creadores más influyentes de los últimos cincuenta años, no es uno de los tipos más dicharacheros del planeta, y quién sabe si, gira que te gira como un jovenzuelo, no habrá vendido su alma al diablo como Robert Johnson en busca de la fuente de la eterna juventud de la música. Sabido es también que a Bob lo de las entrevistas no le pone, por lo cual las ha ido concediendo con cuentagotas. Pero existen, como lo atestigua Dylan sobre Dylan. 31 entrevistas memorables (Ed. Global Rhythm Press) un libro cuya edición ha corrido a cargo de todo un experto, Jonathan Cott, uno de los capos de Rolling Stone Las entrevistas abarcan desde 1963 hasta 2004 y, generalmente, las respuestas de Bob, además de estar en el viento, son inclasificables. Con ustedes, Bob Dylan, dos puntos. Veamos. Y oigamos. Para empezar, de dónde salía el discurso torrencial del trovador de Minnessotta. De la calle. Se puede averiguar mucho de Isolda, de nuevo en Madrid ANDRÉS IBÁÑEZ Una gran voz operística no tiene necesariamente por qué ser una gran voz para el lied. En el caso de Waltraud Meier, cantante querida y admirada, de quien el público madrileño todavía guarda un cálido recuerdo de su reciente Isolda en el Real, parece que hay algo más que un problema de géneros: cierto cansancio e inestabilidad de la voz y un timbre no tan bello cuando canta piano o mezzo piano, aunque glorioso en la plena voz. Meier aparece envuelta en un vestido color verde esmeralda que parece ser, en un primer momento, lo que suscita el espontaneo, largo aplauso de bienvenida. Pero no es el vestido, claro está, sino la leyenda y el amor que rodean a la cantante. Es un poco como Celibidache: se le aplaudía casi tanto antes de empezar como después de terminar. Es como decir: no nos importa si cantas bien o mal esta noche, nosotros te amamos de todas formas. El aplauso final tuvo también parecidas características. Era uno de esos aplausos que no estallan como ovación, sino más bien discretamente, pero que duran y duran y no terminan nunca. La cantante dio montones de propinas, entre ellas un Abschied de Hugo Wolf que nos reveló, verdaderamente, lo que es capaz de hacer Meier en el terreno del lied. Pícara, sensual, irónica, teatral, casi hablando a ratos, casi murmurando, actuando la canción (es una gran actriz- cantante) tanto como cantándola, acariciando las notas y finalmente abandonándose a la magia lírica del vals, que aparece y se desvanece en seguida. Lástima que Meier no lograra tanta variedad expresiva, por ejemplo, en El rey de los elfos No podemos decir que Josef Breinl nos pareciera un gran acompañante. Sin duda, es un pianista muy dotado técnicamente, y los trinos finales de las Cuatro últimas canciones ponían los pelos de punta, pero su acompañamiento en Margarita en la rueca no parecía una rueca, sino una trituradora industrial, y su caprichoso sentido del tempo hacía que muchas veces perdiéramos la noción de la estructura, incluso en obras que duran apenas unos minutos. Bob Dylan, en una imagen de archivo un pueblo, frecuentando los billares del lugar según recogió Nat Hentoff de The New Yorker (24- 10- 64) destrozar? ¿Mi ego? Ni siquiera existe le decía a Joseph Haas del Chicago Daily News (27- 11- 65) La verdad es que ese día de noviembre Dylan estaba sembrao. Haas le comenta: En el último disco de Joan Baez casi la mitad de las canciones son de Dylan Que Dios la ayude le suelta el de Minnessotta. Y de paso, le echó un poco de leña al fuego del folk. No. No es folk- rock. Lo llamo sonido matemático. Algo así como música india Haas continuó metiendo el dedo en alguna llaga: ¿Qué hay de cierto en que cambiaste el nombre de Bob Zimmerman por Bob Dylan porque admirabas la poesía de Dylan Thomas? No por Dios, me quedé con Dylan porque tengo un tío que se llama Dillon El 26 de enero de 1978 dictaba otra sentencia ante el propio editor de este libro: El rock and roll terminó con Phil Spector. Los Beatles tampoco era rock and roll. Ni los Rolling Stones Ha costado, pero a lo largo de los años, Dylan ha ido dejando escapar algunos apuntes sobre su vida personal. Como sobre su accidente de moto en el 66, que recodaba para Ron Rosenbaum en marzo de 1978. Mira, estaba apurando mucho, y no podía seguir así más tiempo. El hecho de que saliera de aquello resulta bastante milagroso. Pero ya sabes, a veces te acercas demasiado a algo y tienes que alejarte para ser capaz de ver Bueno, Bob se bajó de la moto, pero ante el muchacho de Playboy sacó algún co- ABC Dylan, del que un colega dijo que su sonido era igual que el de un perro con la pata atrapada en una alambrada electrificó el folk el verano del 65, en un paso decisivo para la historia de la música popular. Es muy complicado tocar con electricidad. Te quita mucha energía le explicaba a Nora Ephron y Susan Edmiston ese mismo verano. Que a los puristas no les molase el invento, tampoco le importó. No me sentí deshecho por aquel abucheo. No lloré. Ni siquiera lo entiendo. Vamos a ver, ¿qué van a Tocar con electricidad nejo más de la chistera, como el de las drogas: Ser músico significa sondear las profundidades de donde te encuentras. Y la mayoría de los músicos intentaría cualquier cosa para alcanzar esas profundidades En gira permanente GOBIERNO DE ESPAÑA MINISTERIO DE FOMENTO SE CONVOCA LICITACIÓN PARA LA CONTRATACIÓN POR PROCEDIMIENTO ABIERTO CON VARIOS CRITERIOS DE ADJUDICACIÓN DEL SIGUIENTE CONTRATO: MANTENIMIENTO INTEGRAL Y CORRECTIVO DE LOS EDIFICIOS E INSTALACIONES EN GENERAL DEL COMPLEJO LOGÍSTICO FERROVIARIO DE MADRID- ABROÑIGAL Y LAS DEPENDENCIAS DE LA ESTACIÓN DE SANTA CATALINA. Expediente: 2.8 4800.0515 9- 00000 Presupuesto de Licitación: 134.270,54 euros (sin IVA) Valor estimado del contrato: 402.811,62 euros (sin IVA) Vigencia: 12 meses. Presentación de las ofertas: Hasta las 13: 00 horas del día 27 de junio de 2008. Apertura de ofertas económicas: A las 9: 30 horas del día 7 de julio de 2008. Disponibilidad de documentación (hasta el día 23 de junio de 2008) presentación de ofertas y apertura: En el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) Jefatura de Gabinete de Contratación y Compras de Terminales de Mercancías. Dirección General de Explotación de la Infraestructura. C Agustín de Foxá, s n, Estación de Chamartín, edificio 21, 2 planta. 28036 Madrid. Teléfono: 91 300 75 32, Fax: 91 748 88 96, e- mail: mjcano adif. es. La información de esta licitación se encuentra en la página web de ADIF: http: www. adif. es Los gastos de publicidad del presente anuncio serán con cargo a la s empresa s adjudicataria s. ADMINISTRADOR DE INFRAESTRUCTURAS FERROVIARIAS Como el Judío Errante, historia que sin duda conoce bien, Bob Dylan lleva años y años en una gira permanente sobre la autopista del rock and roll. El 16 de noviembre de 1978 le insistía a Jonathan Cott: Pregúntale a Muhammad Ali por qué vuelve a pelear. Ve y pregunta a Marlon Brando que por qué hace otra película. Pregúntale a Mick Jagger. ¿Resulta tan sorprendente que salga de gira? ¿Qué otra cosa debería estar haciendo en esta vida? ¿Meditar en la montaña? Casi veinte años después (28- 9- 1997) seguía con la misma cantinela ante John Pareles, del New York Times: Me mortifica estar en el escenario, pero también resulta que es el único sitio donde soy feliz. Es el único lugar donde puedes ser quien eres. La vida diaria te va a decepcionar. Pasar por el escenario se convierte en la panacea A Dylan no se le soltaba mucho la lengua. Él mismo asegura a Karen Hughes, de Rock Express, el 1 de abril de 1978: Raramente hablo. A veces es mejor estar callado que hacer mucho ruido, porque cuando callas sueles estar mejor sintonizado con los pájaros, las abejas y los fantasmas de la vida