Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL Europa busca salidas al desastre irlandés LUNES 16 s 6 s 2008 ABC Alberto Sotillo El Gobierno irlandés traspasa a la UE cualquier solución al no de su país Los ministros de Exteriores europeos se reúnen hoy en Luxemburgo para desbloquear la situación creada tras el no irlandés del Tratado de Lisboa EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. El problema lo crearon los irlandeses, pero no está claro quién debe adelantar la solución. La Unión Europea espera que el Gobierno de Dublín acuda hoy a Luxemburgo, a la reunión de ministros de Exteriores comunitarios, con alguna idea sobre una posible salida del atolladero. Pero el primer ministro irlandés, Brian Cowen, indicó ayer que desearía que la UE provea de algunas soluciones y no se limite a sugerir que es sólo un problema de Irlanda Cowen participará en el Consejo Europeo de este jueves y viernes, en el que los jefes de Gobierno analizan la situación generada por el rechazo al Tratado de Lisboa en el referéndum de Irlanda de la pasada semana. Los Estados miembros podrían alcanzar el compromiso de seguir con las ratificaciones nacionales que quedan mientras se encuentra la fórmula para resolver el problema. Algunos capitales, como París, desearían que Irlanda avanzara su disposición a celebrar un nuevo referéndum después de que en el texto se introduzcan algunas modificaciones (nadie tiene ganas de una completa reelaboración) El secretario de Estado francés para Europa, Jean Pierre Jouyet, ha indicado no hay otra solución que una nueva consulta popular en Irlanda. El premier irlandés ha advertido que no existen soluciones obvias Además de que en Dublín varios partidos que apoyaron el sí ya han anunciado que se oponen a otro referéndum, es difícil pensar que los ciudadanos votaran de otra manera. Y un segundo no sería aún más dañino para la UE. Por otra parte, aunque caben enmiendas del Tratado que salgan al paso de las objeciones irlandesas- -reconocimiento explícito de que no se perderá el veto en determinadas áreas, como la fiscal, y garantías de disponer de tener miembro en la Comisión- todo vuelve a toparse con la exigencia de la Constitución de la isla de someter a referéndum cualquier cesión de soberanía. El eje franco- alemán ha comenzado a movilizarse para evitar el colapso comunitario. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se reunirá hoy con dirigentes checos para insistir en la necesidad de que el Parlamento de la República Checa proceda a la ratificación del Tratado de Lisboa. El presidente de ese país, Vlaclav Klaus, ha dado por acabado el Tratado tras el no irlandés. La ratificación fue asegurada de nuevo desde Londres, donde estos días está en tramitación parlamentaria. El titular del Foreign Office, David Miliband, declaró ayer que es correcto que respetemos la decisión irlandesa, pero también es correcto que tomemos nuestra propia decisión La canciller alemana, Angela Merkel, se entrevistará con el primer ministro polaco, Donald Trusk, que quiere a todo precio evitar la configuración de una Europa de dos velocidades. Esta posibilidad, rechazada también por otros países como el Reino Unido, ha sido planteada este fin semana por el presidente del Parlamento Europeo, el alemán Hans- Gert Pöttering. Necesitamos un debate sobre el futuro de Europa. En ese debate cabe el concepto de una Europa con dos velocidades, en la que un núcleo de miembros marche a la cabeza indicó. El ministro de Interior alemán, Wolfgang Schäuble, sugirió que la manera de salir al encuentro de las ansias de los ciudadanos europeos es dar mayor transparencia democrática a la UE, y planteó la conveniencia de que la UE tenga un presidente elegido por sufragio universal. REINVENTEMOS EUROPA a Unión Europea tal y como se nos presenta en la actualidad no tiene futuro. Lo que no quiere decir que no haya futuro para una Europa más unida, pues no deja de ser curioso que incluso los que votaron no al Tratado en el referéndum de Irlanda se declarasen europeístas Esta victoria del no puede ser el revulsivo para que Europa se reinvente, como hizo tantas veces en el pasado en tiempos de crisis. Es el momento. Imaginemos que, en vez de ir organizando referendos de aldea en aldea, siete u ocho países- -Alemania, Francia y España incluidos- -anuncian que se han puesto de acuerdo en aplicar una política común de Justicia e Interior, que incluya el control de la inmigración ilegal y la lucha contra el terrorismo y las mafias, en la que para agilizar las decisiones ya no cabría el veto. Al día siguiente habría tortas entre los demás países para entrar en ese grupo, con referéndum o sin él. Las masas que se quedan en casa preparando una barbacoa en vez de ir a votar en la consulta se desgarrarían las vestiduras por haber sido tan cruelmente discriminadas. La misma reacción seguiría con el resto del Tratado. Es el modelo del euro o de Schengen, el de la Europa que funciona. Claro que, para dar ese paso, se necesitan líderes que sobrevuelen la chapuza. Y sinceramente, no imagino a Sarkozy, ni a Zapatero o Berlusconi en el papel. No anda sobrada Europa de líderes imaginativos cuando más los necesita. Puede argüirse también que Europa es incomprensible y las decisiones que se toman en Bruselas, lejanas y burocráticas. Y parte de verdad hay en ello. La Comisión Europea ha perdido el arrojo, la capacidad de provocar de tiempos más constructivos. Es ésta una Comisión cobarde. Si quiere la Comisión que en España sepamos que existe, basta con que asuma sus competencias y diga si se ajusta al Mercado Interior la cacicada de imponer el uso del catalán en sus vuelos a Baleares o la rotulación en la lengua de Verdaguer en todos los productos y establecimientos catalanes. Pero no hay narices, no hay liderazgo. Y así, claro, niseconstruyeEuropanisesale del letal aletargamiento actual. L Evitar el colapso El problema de Irlanda lo crearon los irlandeses, pero no está claro quién debe adelantar el arreglo REUTERS Tropas irlandesas, en Chad bajo bandera europea Los soldados de las tropas de paz de la Unión Europea EUFOR se vieron inmersos en un tiroteo durante un ataque de rebeldes chadianos a la ciudad de Goz Beida, cercana a la frontera con Sudán. Los rebeldes tomaron la ciudad de forma transitoria y después fueron rechazados por la tropas chadianas. En el incidente se vieron implicado soldados de la EUFOR, como los irlandeses de la imagen, cerca del campo de refugiados de Djabal