Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 s 6 s 2008 Eurocopa 2008 DEPORTES 107 Luis: Me he emocionado más de lo normal con el gol El seleccionador reconoce que España fue superior, pero que abusó del juego en largo J. ÁVILA INNSBRUCK. Luis se quitó un peso de encima cuando David Villa logró el tanto de la victoria. Saltó del banco como un muelle y gritó como uno más de la grada norte. Apretó los puños y se abrazó a todo el que pasó por su lado. La celebración no es muy habitual, pero cuando se marca un gol en el último minuto hay motivos para ello. Me ha extrañado que lo haya celebrado así. Me he emocionado un poco más de lo normal. Pero por encima de todo lo más importante es cómo lo han celebrado todos los jugadores que estaban sentados a mi lado en el banquillo dijo el seleccionador. No se mostró nada efusivo en su comparecencia frente a los medios de comunicación. Estaba tranquilo, incluso taciturno. Había en su interior la sensación de que España las pasó canutas para doblegar a una Suecia muy aguerrida. Salvo quince o veinte minutos de la primera parte hemos sido superiores. El equipo ha sido superior cuando ha tocado porque en el fútbol largo teníamos todas las de perder Efectivamente, España se contagió del jugado directo de los nórdicos porque no encontraba huecos en la tupida defensa y porque el rival nunca se desajustó en el balance ataque- defensa. La selección abandonó momentáneamente su estilo y lo pagó. Xavi recibió una dura entrada y no pensaba tan rápido como en él es habitual. Con los pelotazos largos que pegaban a las torres de ataque era muy difícil defenderlos y llevarnos los rechaces dijo el técnico. Quizá nos contagiamos de ese juego tan directo y parecía que nuestro equipo era demasiado largo. Más bien nos hicimos largos los dos equipos. Nosotros no podemos ganar un partido por arriba porque los rivales, como el de ayer, nos sacan quince o veinte centímetros añadió. El cambio de Ibrahimovic fue un respiro para la defensa española, pero Luis Aragonés destacó la labor en grupo del rival: Rosenberg también ha hecho una labor muy importante. Ibrahimovic es un jugador que parece que está disperso pero a la mínima te monta un lío. ¡Hace unas cosas! Ha jugado bien, pero nosotros también hemos sabido defender sus acciones. Sabíamos que Suecia nos lo pondría muy difícil y así ha sido. Aquí hay que sufrir para ganar a cualquier rival porque aquí se encuentran las mejores selecciones. ¿El rival del cruce? Me da lo mismo. Unos van bien por arriba, otros tocan mucho, otros defienden... Lagerbaeck: El árbitro estuvo haciendo el paripé en la segunda parte J. ÁVILA INNSBRUCK. El técnico sueco se acomodó en la silla de la sala de prensa con cara de pocos amigos. Quizá porque vio otro encuentro. Se quejó de la labor del colegiado en lugar de reconocer que el señor Pieter Vink se había tragado un clarísimo penalti de Elmander a David Silva en la penúltima jugada de la primera parte. Se resignó a su suerte y se lamentó por la mala fortuna que tuvo su equipo en el tiempo de prolongación: ¡Qué manera de perder un partido! Es muy amargo para cualquiera Pero enseguida desenfundó y apuntó al árbitro: Se habla mucho de juego deportivo. Nos meten en reuniones y más reuniones para respetar y resulta que cuando se acabó la primera parte un grupo de jugadores españoles le rodearon con continuas protestas Luego, en la segunda parte no ha parado de pitar y pitar faltas en nuestra contra. Nos cortaba el ritmo y estuvo haciendo un poco el paripé añadió. Respecto al desarrollo del partido dijo que hicimos una buena primera parte, aunque ellos crearon más ocasiones en la segunda. Felicito a España, pero mis jugadores estuvieron muy sólidos en defensa y controlamos al rival en buena parte del partido Sobre el gol a balón parado señaló que fue un fallo de concentración. No estuvimos atentos para sacar la pelota Y sobre el de Villa dijo que el delantero lo hizo muy bien. Es un futbolista con mucha destreza y tendríamos que rendirle homenaje por lo bien que lo ha hecho Ahora, Suecia se jugará el pase en la última jornada frente a Rusia y con la duda de Ibrahimovic. Apagón de Xavi por una entrada Juan Manuel de Prada Escritor EL CORAZÓN DE En su análisis vio a España superior al rival, salvo en quince o veinte minutos de la primera parte LA ALCACHOFA E l juego de la selección española ante los suecos ha sido como la alcachofa en el plato del comensal. Antes de hincarle el diente, uno tiene la im- presión de hallarse ante un manjar muy vistoso con el que espera colmar su apetito. Entonces empieza a deshojarlo y se tropieza con que cada hoja, apenas la ha comenzado a masticar, se convierte en un amasijo de hebras; y esta decepción se repite una y otra vez, hasta que a uno le entran ganas de abandonar. Así hasta que, de repente, cuando ya uno empieza a exasperarse, cuando ya tiene las muelas atoradas de hebras y la mandíbula dolorida de tanto trajín, se tropieza con el corazón de la alcachofa, que es el regalo escondido e impremeditado que nos deja una impresión suculenta. La impresión suculenta nos la dio Villa in extremis, con un gol que en cierto modo fue una refutación del juego desplegado por la selección española en los noventa minutos anteriores. Un juego dominante, pero estéril: sin desmarques, sin velocidad, sin aperturas por las bandas, enfrascado en un tiki- taka inoperante que ante un adversario menos romo hubiese resultado fatal. Pero enfrente estaban los suecos, unos tíos con horchata en las venas que entienden el fútbol como la democracia: una ceremonia del so- por, muy ordenadita y burocrática que, allá en el otoño de la vida, les garantiza una jubilación dorada. Mientras estuvo Ibrahimovic en el césped, aún se permitieron alguna alegría; pero luego se dedicaron a hacerse los suecos, esto es, a remolonear. Enfrente, la selección española seguía chuperreteando las hojas de su alcachofa, erre que erre, hasta que Villa nos permitió saborear su corazón de rechupete. Convendría que, para próximos partidos, pelásemos la alcachofa antes de salir al campo, para ahorrarnos escupir tanta hebra.