Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo DOMINGO 15- -6- -2008 ABC Este verano hará más calor que el pasado, sobre todo en Levante, Baleares y Canarias El resto de España presentará valores normales, aunque no se descarta que se produzca alguna ola de calor ARACELI ACOSTA MADRID. Tras un mes de mayo muy húmedo prácticamente en todas las regiones de España y con temperaturas relativamente frescas, el verano ya está a punto de entrar, con un ascenso en los termómetros que ha empezado a notarse en buena parte del país. Según la predicción estacional de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) lo que resta de junio, más julio y agosto será caluroso y seco, como son los veranos en España, según explicó a ABC Fermín Elizaga, jefe del Área de Predicción de Aemet. Aunque esta predicción está realizada en mayo y habrá que afinarla a finales de junio, de los datos que proporciona el modelo del Centro Europeo de Predicción a Medio Plazo se desprende que las temperaturas se situarán en los valores normales sobre la media de 1981- 2005, a excepción de en el Levante, Baleares y Canarias, donde es más probable que las temperaturas se sitúen por encima de los valores normales explicó Elizaga. La anomalía térmica en estas zonas será de alrededor de 1 C (de media para todo el periodo) por encima de los valores considerados normales para esas áreas. Aunque en el resto de España y sobre todo en el tercio oeste- -incluyendo parte de Extremadura, Andalucía occidental, Galicia y zonas de la Cornisa Cantábrica- -las temperaturas estarán en los valores normales, esto no quita que estos próximos meses serán más calurosos que los mismos del año pasado, toda vez que el verano de 2007 fue anormalmente fresco para lo que la meteorología nos tiene acostumbrados en los últimos años. El de 2007 fue más bien un verano de los de hace doce o quince años y, por tanto, típico si lo comparamos con los valores medios entre 1961 y 1990 o incluso entre 1971 y 2000. Pero en cambio fue fresco si la comparación se hace sobre 1981 y 2005, periodo en el que se han producido los veranos más cálidos en nuestro país. Por tanto, un verano normal, con los habituales rigores de la estación, y algo más caluroso en el Levante, Canarias y Baleares. Aunque la anomalía térmica para estas zonas será de 1 C, y no de 3 C de media como ocurrió en el tórrido verano de 2003- -el más caluroso desde que se tienen registros- desde Meteorología no se descarta que a lo largo de la estación tengamos alguna ola de calor de entre 4 y 6 días, dice Elizaga, ni que vivamos, o suframos, noches tropicales. Como valores normales del verano para las temperaturas máximas, y en líneas generales, Elizaga pone como ejemplo superar los 40 grados en el sur peninsular; los 38- 40 de la parte interior de la meseta sur, y valores en el norte entre 25 y 30 grados. Las noches tropicales, por su parte, son aquellas en que se alcanzan o se superan los 20 C. La predicción estacional para España está en línea con la que hace el Servicio Meteorológico del Reino Unido (Met Office) que depende del Centro Hadley de Investigación Climática, para Europa. Así, se espera que la temperatura media en buena parte del continente esté por encima de la media de 1971- 2000, con la mayor probabilidad de que esto se produzca en las regiones mediterráneas. No obstante, Elizaga matiza que las predicciones se basan en la existencia de anomalías, que en las latitudes medias, como es el caso de España, producen señales muy pequeñas al tiempo que en nuestra latitud estamos sujetos sobre todo a borrascas y perturbaciones de tipo extratropical con un ciclo de vida muy corto y, por tanto, más difíciles de predecir a medio plazo, al contrario de los fenómenos tropicales de El Ni- Rigores típicos de la estación El transbordador espacial de la NASA aterrizó ayer en Cabo Cañaveral (Florida) sin problemas y a la hora prevista REUTERS El Discovery vuelve sin novedad pese a perder una pieza de su escudo térmico ABC MIAMI. El transbordador espacial Discovery y sus siete astronautas aterrizaron ayer en Cabo Cañaveral (Florida) -a las 17.15 hora española, como estaba previsto- -después de una misión de quince días durante la que han instalado en la Estación Espacial Internacional (ISS) el módulo presurizado del laboratorio japonés Kibo. Después de recorrer más de 9 millones de kilómetros y efectuar 218 órbitas en torno a la Tierra, el momento sin duda más delicado y angustioso de la misión STS- 124 de la NASA tuvo lugar el viernes, apenas a veinticuatro horas del regreso, cuando la nave perdía el remache de la protección térmica de uno de los tres frenos aerodinámicos de deriva. Los técnicos de tierra se apresuraron a quitar importancia al incidente, pero sobre el centro de control de Houston planeaba el recuerdo de las tragedias del Challenger, en 1986, y del Columbia, en 2003, con siete muertos en cada una. No obstante, el reingreso en la atmós- fera y la toma de tierra, con un cielo parcialmente cubierto, se desarrollaron sin novedad. Desde que el comandante del transbordador recibió el permiso para abandonar su órbita, en la que volaba a 27.300 kilómetros por hora, hasta que tomó tierra en Florida a 350 kilómetros por hora, transcurrieron apenas cincuenta minutos. La nave entró en las capas superiores de la atmósfera a unos 120 kilómetros de altitud sobre el sur del Pacífico, desde donde voló en descenso en dirección noreste hasta su destino.