Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 15 s 6 s 2008 ABC Pedro Ruy- Blas emerge con un nuevo trabajo discográfico: Ample JULIO BRAVO MADRID. Pedro Ruy- Blas es una de las voces inmarcesibles de la música española. Pasó por Los Gringos, por Los Canarios... Creó el grupo Dolores, cantó en solitario; probó el escenario en musicales como Jesucristo Superstar Los miserables supuso un punto de inflexión en mi vida y en mi carrera La Maja de Goya o Cats Pero la música que corre por sus venas es el jazz, y a él ha vuelto en un nuevo trabajo discográfico titulado Ample En él juega con su apellido- -en realidad, se llama Pedro Ample; su nombre artístico lo tomó, precisamente, del personaje de Los miserables la novela de Víctor Hugo, mucho tiempo antes de protagonizar el musical- -y también con varios significados y acepciones de la palabra. En Ample Pedro RuyBlas ha trabajado junto a Horacio Icasto y ha contado con la colaboración de músicos de la talla de Jorge Pardo, Antonio Serrano, Rubem Dantas y Mariano Díaz, entre otros. Para un cantante- -dice, refiriéndose a Icasto- -es tener al lado a un gran músico Ruy- Blas conoció el jazz- -lo cuenta él- -gracias a un familiar estadounidense que le descubrió a los doce años, en un magnetofón Grundig la música de los grandes de aquel estilo. Percibí muy pronto que el rock and roll era un invento de los malos músicos de blues dice con cierto aire provocador. Aquellos gustos le valieron en su barrio el sobrenombre de Pedro, el americano y ése es el que ha recuperado ahora en este disco. No me hubiera importado cantar junto a Ray Charles- -dice seguro- soy un cantante más a lo negro que a lo blanco y añade que ahora ya ha aprendido a cantar. Pretender cantar jazz con veinte o treinta años es imposible. Se precisa de una lírica que sólo te da la madurez Y basa su estilo en la personalidad. Soy de una generación que tenía como lema ser siempre uno mismo, y que ha batallado por encontrar su propio sonido Es Ruy- Blas hombre de palabra fácil, y en su conversación se pasa sin solución de continuidad de la política a la música y a la sociedad. Vivimos- -diagnostica- -en una cultura de masas, y todos formamos parte de ella. Pero mi alimento espiritual no depende del criterio general, tengo mis consejeros, mis amigos, y no sigo las vallas publicitarias ÓPERA Siegfried Música: R. Wagner. Intérpretes: L. Zakhozhaev, G. Siegel, J. Uusitalo, F. -J. Kapellmann, S. Milling, J. WiIson, C. Wyn- Rogers. O. de la Comunitat Valenciana. Dirección: Z. Mehta. Dir. de escena: La Fura dels Baus. Lugar: Palau de les Arts, Valencia El infantil Siegfried de La Fura dels Baus PABLO MELÉNDEZ- HADDAD Como un adolescente tontorrón. Así ha dibujado Carles Padrissa, de La Fura dels Baus, a Siegfried, el héroe wagneriano de El anillo del Nibelungo que el grupo teatral catalán está revisando en el Palau de les Arts de Valencia, esta segunda jornada dentro de la oferta del primer Festival de Mediterrani. Una vez más, el peso estético del espectáculo de La Fura se llevó la palma del montaje, mucho más allá que la discreta y convencional dirección de escena, de actores y de movimientos; sobre todo conquistan las impresionantes imágenes de las proyecciones de Franc Aleu y los artefactos e imprementos escenográficos, todos muy en la línea furera Pero si el bosque metalizado o el pájaro del bosque con pinta de insecto son detalles que podrían haber estado más pulidos, sin duda se trata de un gran espectáculo teatral que tuvo en el foso a otro de sus pilares. La Orquesta de la Comunitat valenciana volvió a coronarse como una de las mejores del sur de Europa, firmando un trabajo arrebatador bajo el mando de un Zubin Mehta siempre atento a sus cantantes y que en nungún momento descuidó la gran carga sinfónica -perdón, padre Wagner- -de esta obra maestra. Voces como las del tenor Gerhard Siegel (Mime) siguen la estela de ese maestro que es Franz- Josef Kapellmann, impresionante Alberich, lo mismo que la sorprendente Jennifer Wilson, una soprano joven, con un vozarrón e ideal como Brünnhilde. Muy convincente, el trabajo de la reverencial Erda de Catherine Wyn- Rogers, pero los agudos de Olga Peretiatko podrían haber sido mucho más brillantes. Al final de este esperado estreno, el tenor ruso Leonid Zakhozhaev (Siegfried) obtuvo un gran triunfo personal después del impresionante esfuerzo que significa interpretar a este protagonista. Lamentablemente le quedaron muchísimas aristas por pulir en el apartado vocal, incapaz de la más mínima matización. Una escena de El caso Makropulos con King Kong al fondo ABC Janácêk, recreado por los inmortales de Hollywood El Teatro Real estrena mañana El caso Makropulos con puesta en escena de Warlikowski y bajo la batuta de Paul Daniel SUSANA GAVIÑA MADRID. ¡Pero en mí la vida se ha detenido, Dios! Y no puede continuar... ¡Qué terrible soledad! Krista, es tan vano cantar como callar. Una se cansa de ser buena y se cansa de ser mala. Una se cansa de la tierra y se cansa del cielo. Y entonces el hombre se percata de que el alma ha muerto en él. Éste es el canto del cisne que entona Emilia Marty, una cantante de ópera que gracias a un elixir (el documento Makropulos) ha alcanzado a cumplir 337 años. La inmortalidad y el deseo de perder ese codiciado tesoro de vivir eternamente es el argumento sobre el que gira El caso Makropulos que supone el regreso de Leôs Janácêk al Teatro Real, donde ya se han podido ver con anterioridad títulos como La zorrita astuta Osud y Desde la casa de los muertos (está previso que suban a su escenario en temporadas sucesivas Katia Kabanova y Jenufa Con música y libreto- -inspirado en la obra homónima de Karel Kârek- -de Jánacêk llega esta ópera ahora a Madrid- -por primera vez en versión escenificada (sólo se ha representado en nuestro país en el Liceo de Barcelona, en 1999) -en una coproducción con la Ópera Nacional de París. Krzysztof Warlikowski- -asistente de Krystian Lupa, Peter Brook y Giorgio Strehler, entre otros- -ha sido el responsable de la puesta en escena de esta historia, a la que ha querido dar una lectura muy cinematográfica. Por ella transitan grandes iconos del cine, desde King Kong a Marilyn Monroe, pasando por filmes como Sunset Boulevard Para el director de escena, el mensaje de la ópera es claro: Vivir más de 300 años no ha valido la pena. Marty abandona la idea de la inmortalidad porque no le compensa Para reflejar esa inmortalidad, Warlikowski ha echado mano de otros iconos que han trascendido los años y han alcanzado la inmortalidad en la memoria colectiva como Marilyn Monroe, una actriz que ha vivido muchos personajes distintos a lo largo de su vida y está muy cansada de vivir tantas vidas. Al final se suicida, como muchas actrices lo hicieron... afirma Warkikowski. El director también se ha inspirado en este mundo para rodear al personaje de Marty del glamour y el entorno que tuvo la actriz: productores, directores, amantes... Tanto Angela Denoke Tannhäuser y Wozzeck como Anna- Katharina Behnke Wozzeck que se alternan en el papel de Emilia Marty, coinciden en definir su personaje como fascinante pero que está cansada de no ser normal por lo que quiere destruir el elixir. Ser eterna no le aporta nada. Ya lo ha vivido todo Paul Daniel, que ya dirigió en el Real L Upupa de Henze, se enfrenta por primera vez a El caso Makropulos una partitura en la que Jánacêk explora su propia vida. En ella hay música muy compleja, con mucha velocidad, lo que provoca una sucesión de caos en la relación entre los propios personajes, que, sin embargo, van definiéndose a medida que se desarrolla la obra Daniel subraya cómo el compositor plasma todas sus ideas a través del lenguaje, de las palabras. En su obra no se puede buscar un leit motiv, no hay temas. Se basa en el lenguaje insiste. Más información sobre la ópera: http: www. teatro- real. com El director de escena se ha inspirado en Marilyn Monroe, King Kong y el filme Sunset Boulevard