Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CULTURAyESPECTÁCULOS Feria del Libro de Madrid DOMINGO 15 s 6 s 2008 ABC Francisco Gallardo retrata en su primera novela la Sevilla de los años 70 ISAAC RISCO MADRID. El médico sevillano Francisco Gallardo celebra en estos días su debut como novelista. Con El rock de la calle Feria- -publicada por la editorial Algaida y presentada ayer en la Feria del Libro de Madrid- Gallardo saca a a la luz, a sus 50 años, un quehacer literario que empezó a la edad de 12 y que ha acompañado constantemente su trayectoria profesional desde entonces. Ésta es una novela de viaje, de iniciación a la vida dice Gallardo, que llegó a jugar en la selección juvenil de baloncesto y fue después médico asistente de la selección española en los años 90. El rock de la calle Feria es una ficción que regresa a la propia juventud del autor y recrea el ambiente de los años 70 en Sevilla, marcado especialmente por la mítica banda de rock Triana. Vista desde la juventud y los 20 años, Sevilla era entonces una ciudad mágica, y Triana era la banda sonora de esa generación dice el autor. El mismo título de la novela- -tomado de una canción del disco El jardín eléctrico de 1997- -intenta recoger esa ubicuidad de la banda, que consiguió mejor nadie la fusión entre nuestra propia cultura y el rock que venía de fuera agrega Gallardo. Otra influencia fundamental para el libro fue la lectura de Rayuela, de Julio Cortázar. La novela es una de las referencias más profundas en las charlas pobladas de literatura, música y rebeldía de los protagonistas y, en especial, para las figuras de Lola y Camus. Su particular historia de amor está especialmente marcada- -y salpicada con sugerentes guiños a la Maga de Cortázar- -por las búsquedas metafóricas y existenciales de una vida que apenas empieza. Nunca me imaginé que escribiría una novela en la que Rayuela fuera tan importante dice Gallardo al destacar su admiración por el escritor argentino. El libro utiliza un viaje de los protagonistas a Amsterdam para un concierto de Bob Marley como eje central para la historia, en cierta forma como un viaje metafórico iniciado en la juventud, dice Gallardo. La narración se detiene por último el 31 de diciembre de 1978, de cara al primer año de la democracia española. Yo quería hacer una novela con un final abierto para la imaginación del lector dice el autor sevillano. Ken Follet firmó ayer más de dos mil ejemplares de sus libros, sobre todo de Un mundo sin fin en la feria madrileña CHEMA BARROSO Ken Follet incluirá la Guerra Civil en la trilogía del siglo XX que está escribiendo El galés de oro arrasó ayer en el Retiro y firmó 2.050 ejemplares en tres horas y media ANTONIO ASTORGA MADRID. El galés de oro se levantó a las tres de la mañana en su mansión londinense. Café y camino del aeropuerto de Heathrow. A las seis y veinte voló a Madrid. Llegó a la capital pasadas las ocho de la mañana. De ahí al Retiro, donde ya le aguardaba una riada humana sin fin con Un mundo sin fin bajo el brazo. Encabezaba la mesnada de fieles un matrimonio de Valladolid que se despertó, también, a las tres de la mañana, y que a las seis ya tomó sitio en el Retiro. A las diez y media, medio millar de personas esperaban a su Godot literario. Lo de Follet ayer fue apoteósico. Como lo de José Tomás en las Ventas. Random House Mondadori tuvo que edificar una jaima desde los mismísimos pilares de la tierra del Retiro a imagen y semejanza de las de los emperadores antes de la batalla. Observado por una copa medio llena de agua, Follet rubricó sin parar desde las once de la mañana hasta las dos y media de la tarde 2.050 ejemplares, superando su propio registro (1.500 en Italia) Con boli negro, firma rápida y el siguiente, firma rápida y el siguiente... Ni fechas ni dedicatorias para satisfacer al mayor número posible de lectores. Pasadas las dos y media Follet se trasladó del Parque del que es alcalde honorario Antonio Mingote al Ritz, donde la editorial había reservado una habitación al escritor de Cardiff para guarecerse del calor madrileño. Almuerzo con una bandeja sin fin de jamón de cinco bellotas presidiendo la mesa. No hay vino porque me duermo confesaba el escritor. Sobremesa y salida hacia Barajas a las cinco menos cuarto de la tarde. A las seis y media retorno a Londres. La tourneé del Midas Follet- -vestido impecable como un príncipe de Gales traje azul marino, camisa clara, corbata a rayas, y sin rastro de arrugas- -dejó el Retiro sin aliento. Ni dragones, ni césares, lo único que le hizo sombra a Follet en el Retiro fue la cubierta de su jaima. Con tanto éxito me siento como uno de los Beatles confiaba en un receso un Follet sonriente y dicharachero a los periodistas que nos acercamos a pedigüeñear una palabra. Estoy encantado con mis fans españoles. No lo entiendo, como tampoco por qué vendo muchos libros en Noruega y no tantos en Suecia La faena literaria de Follet ayer en el Retiro podría llevar el mismo encabezado con el que Rosario Pérez titulaba la crónica de ambiente tras el triunfo de José Tomás en las Ventas: Una Fiesta sin fin con el Follet de los ruedos... Una marea humana se citó en el acontecimiento del año Le preguntamos al escritor si le suena José Tomás, pero el novelista reconoce que jamás ha visto una corrida de toros en su vida y, por tanto, no puedo pronunciarme Lo que sí recuerda son las 300 páginas que ya lleva escritas de su nueva trilogía: Es lo que hago durante todo el día: escribir. Me levanto por la mañana, me siento en mi despacho, y escribo. Y si uno hace eso todos los días pues al final uno acaba teniendo 300 páginas ¿Qué es lo que más le gusta a Follet del contacto con los lectores? Sin dudar responde que las críticas: La mayor parte de los lectores, cuando los conozco en persona o me envían mensajes electrónicos, me dicen que les gustan mis libros, y eso es muy agradable evidentemente, pero en otras ocasiones también me cuentan cosas que no les han gustado, y eso me ayuda más que lo anterior. Porque si yo sé lo que no les gusta entonces la próxima vez puedo hacer las cosas de otro modo ¿Se replantea volver a tomar el punto final de Un mundo sin fin Sí, probablemente habrá una tercera parte- -augura- Quizás dentro de diez años escribiré otra historia de Kingsbridge porque yo lo disfruto, y los lectores también. Es que tengo otro proyecto entre manos. Estoy escribiendo una trilogía ambientada en el siglo XX que me llevará siete años. Después de eso volveré a la Edad Media ¿Abordará la Historia de España? Sí, en mi trilogía voy a incluir la Guerra Civil española concluye. ¿Y qué lee Follet? Justo ahora, la nueva novela de James Bond. Evidentemente no es de Ian Fleming, pero es una imitación muy buena de Fleming, y la estoy disfrutando muchísimo Hay vida (incluso literaria) más allá de Follett. Más información en: http: www. ferialibromadrid. com Soy como uno de los Beatles Los fieles del escritor galés formaron colas desde las seis de la mañana en la Feria del Libro para ser firmados